07/08/2020

Hoy era el día. La vicepresidenta económica, Nadia Calviño; el ministro de Finanzas irlandés, Paschal Donohoe; y el luxemburgués, Pierre Gramegna, se medían para suceder al portugués Mário Centeno al frente del Eurogrupo. El primero en caer fue el luxemburgués, tras una votación en la que Calviño logró 9 votos frente a los 5 de cada uno de sus rivales, según varias fuentes europeas. Y, en la segunda votación, Calviño ha caído, como ha anunciado el presidente saliente del Eurogrupo, Mário Centeno.

Calviño llegaba como la mejor situada por su perfil: preservaba el statu quo –una ministra de un Gobierno socialista del sur para relevar a un ministro de un Gobierno socialista del sur–; tiene experiencia de Gobierno y en las instituciones europeas; está muy bien considerada en Bruselas, después de haber trabajado en la Comisión Europea; y sería la primera mujer en acceder al cargo. Es más, Calviño es la única mujer en la sala del Eurogrupo.

Pero los ministros de Finanzas del euro han preferido a un hombre, del Partido Popular europeo, del norte y de un país fiscalmente amigo de las multinacionales, como lo son algunos de sus apoyos: Holanda, Malta, Luxemburgo y Chipre, por ejemplo.

En efecto, no siempre el sentido común se impone. Y más aún cuando hay múltiples factores en juego. Por ejemplo, el hecho de que todos los votos valgan igual hace que el apoyo a Calviño de los principales países de la zona euro –Alemania, Italia y Francia– no se traduzcan en un peso que desequilibre la balanza a su favor.

Así, el factor político, con el apoyo de los populares europeos a Donohoe, hacía llegar al irlandés con un buen número de votos: y el hecho de que Irlanda forme parte de la Nueva Liga Hanseática, reforzaba sus apoyos –Austria, Chipre y Eslovenia, Eslovaquia y Letonia–, si bien dos Gobiernos populares, como Alemania y Grecia, se habían manifestado en los días previos a favor de Calviño.

Y Gramegna, por su parte, llegaba como el tercero en discordia, perteneciente a la familia liberal, minoritaria, perdedor hace dos años frente a Centeno, y con la aspiración de ser la síntesis superadora del choque entre populares y socialdemócratas.

Calviño había conseguido el apoyo de los principales países europeos para presidir el Eurogrupo: Alemania, Francia e Italia –además de España, lógicamente–. El último en dar su respaldo a la vicepresidenta económica española había sido el ministro de Finanzas francés, Bruno Le Maire. Así, la vicepresidenta económica española se aseguraba el voto de los principales países de la UE, pero en tanto que el voto no es ponderado, el de Francia contaba lo mismo que el no de Chipre, por ejemplo. Y Calviño necesitaba al menos 10 síes de los 19 ministros de la sala. Al inicio de la reunión, Calviño entraba con siete votos anunciados: España, Italia, Francia, Portugal, Alemania, Grecia, y Finlandia.

«Francia apoyará la candidatura de Nadia Calviño, la ministra española de Finanzas, a la presidencia del Eurogrupo», había afirmado este jueves Le Maire durante una visita a una fábrica en la localidad de Méru, al norte del país: «Ha demostrado todas sus competencias durante las reuniones del Eurogrupo y durante los últimos meses. Le apoyamos porque compartimos con España la misma voluntad de una integración más fuerte de la zona euro».

El apoyo de Francia llegaba a escasas horas del inicio de la reunión, y después de anunciarlo la otra parte del eje francoalemán. «No es ningún secreto que Nadia Calviño es una candidata que también cuenta con el apoyo del gobierno alemán», dijo la canciller alemana, Angela Merkel, en una entrevista a finales de junio en el Süddeutsche Zeitung y en varios medios europeos: «Pero la decisión final debe ser tomada por el Eurogrupo. También me complace siempre que a las mujeres se les dé una posición política de liderazgo. No ha habido una mujer al frente del Eurogrupo todavía».

Este mismo martes, el primer ministro italiano, Giuseppe Conte, expresó públicamente el apoyo de su Gobierno a la «excelente» candidatura de Calviño, en una rueda de prensa conjunta con el presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Translate »