Multitud de temas y ningún artículo

En la cabeza cada día, puedes tener multitud de cuestiones, de las que podrías realizar una escultura-artículo, pero el corazón, lo de dentro, no es capaz de dedicarse a uno/ninguno.

El maestro Antonio Mingote, tiene un chiste, que se representa a si mismo, en la viñeta, en la que indica, más o menos, “humorista buscando tema o buscando viñeta para ese día”.

Pueden haber sucedido el día anterior o la semana presente multitud de temas, pero sea porque hayas dormido mal, porque tengas una preocupación galopante y apabullante y angustiante, sea por el inconsciente no se ha puesto de acuerdo con él mismo, sea por mil razones, que desconocemos, ocupaciones y preocupaciones reales y mentales, ese día, el/la autor/a no se siente con ánimo para empezar la primera frase, que será la columna que esculpa ese día.

Columna periodística, estamos hablando, pero supongo será aplicable a cualquier cuestión. Pero supongo si estás detrás de un martillo automático o detrás de una oficina con papeles, el trabajo sea más rutinario, y, por tanto más fácil de empezar/terminar…

Puedes rozar con los labios del lápiz/pluma/ordenador un tema humano, o uno social, o quizás, uno sociopolítico, o uno cultural, o uno económico, o uno de costumbres –que en definitiva, siguiendo a Larra, costumbres es todo, es todo lo que sucede fuera-, o, puedes rozar algo del interior mezclándolo con algunas realidades exteriores. O, quizás, uno del exterior combinado con entidades interiores de la percepción o del recuerdo o de la memoria, o quién sabe qué…

Pero un artículo periodístico, se escribe al menos para otro ser humano. No sabemos, de verdad, de media, cuántos lectores, tiene cada columnista. Pero desde luego, además de no cansar o agobiar o molestar o aburrir al lector que vuela por tus líneas, como nos diría, parafraseando y ampliando al maestro Alcántara –maestro en este oficio-, el artículo, bajo mi modesto comprender y entender, no debe hacer perder el tiempo a nadie…

En esta columna, aunque no lo crea usted, no estamos dialogando sobre articulismo, aunque eso parece que es el tema, estamos narrando aspectos de su interioridad, y, la columna periodística, es solo una excusa. Le estoy mostrando un espejo de usted. Cambie usted el concepto e idea de artículo por el plato que tiene que preparar para su familia, por los cacharros de cerámica que este día debe usted realizar, por las consultas médicas que tiene que asistir, por las clases que hoy tiene que realizar, o por las carreras con su taxi que puede y debe construir hoy.

Cambie usted la palabra-término-símbolo de articulo por cualquier oficio o profesión o vocación, que usted tenga que realizar, véase estudiar, por ejemplo, y, le servirá lo mismo. Porque al final, casi todo tiene denominadores comunes y otros diversos y diferentes… el mínimo común múltiplo de los conceptos, en vez de los números suelo pensar…

Todas las mañanas o tardes tiene usted que afrontar la vida-existencia de modo diferente y diverso y similar e igual. Todas las mañanas, cree que hará lo mismo que los meses anteriores, pero cada mañana surgirán realidades nuevas, pequeñas o grandes. Posiblemente, usted no sea consciente de todo ello. Porque el cerebro-conciencia va simplificando la realidad, para que sea más abordable. Cada uno, con su situación y circunstancia, tiene que llevar-arrastrar-levantar el peso de cada día/hora/minuto…

Los humildes artículos que le ofrezco, cada pocos días. Aunque no lo crea, intentan, siendo consciente, que esos diez lectores/as que pueda tener, pueden tener circunstancias y ocupaciones muy diversas. Siendo consciente, que quizás, solo diez serán capaces de terminar esta bebida de palabras e ideas. Porque el resto, otra decena, lo dejarán a medias, o en el primer párrafo. Lo que intenta es que usted sea más consciente de usted mismo.

No está fabricado/pensado esta columna o ristra de chorizos de palabras/ideas, para que el escribiente se sienta mejor, incluso crea que es superior culturalmente al resto de los humanos. Sino es, algo similar, como un buen café, calentito y humeante, -hace ya tantos años, que me sugirieron que debería olvidarlos, como los amores muy queridos-, una mañana, todavía sin sol, de enero en la Mancha fría, cada vez menos fría. Un artículo es ese sorbo de granizado en una tarde de agosto en la Mancha caliente, cada vez más caliente… ¡Eso s un artículo, algo similar a eso…!

No tengo que escribir, apreciable-estimado-venerable lector/a por dividendos económicos, porque supongo, debo aceptarme como profesional de la palabra escrita en forma de artículo. Pero no recibo ni euros-dinares-dólares, sino solo la pequeña satisfacción, de sentir-desear-querer, que siempre anhelé escribí artículos. Y, y ya que los hago, intento tengan el mayor trozo de realidad-verdad-bondad-bien-belleza-racionalidad-sentido común. Y, que un lector/a que se acerque a alguno de los que firmo, por un lado, unos siete minutos olvide un poco la realidad que le rodea. Y, por otro, durante siete minutos, pueda acercarse a otro trozo de la realidad, que la ha olvidado-omitido-reducido demasiado… Paz y paz y bien…

http://filosliterarte.blogspot.com.es      © jmm caminero (06-08 junio 2022 cr).

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Translate »