mar. Sep 17th, 2019

Los multimillonarios esperan el fin del mundo en casas ‘bunker’

 

 

Según un artículo publicado en el diario estadounidense New York Times, el cambio climático, la inestabilidad geopolítica y los evangelios catastrofistas de muchos predicadores, hacen temer que esté próximo el fin del mundo anunciado por muchos profetas a lo largo de los siglos, desde San Juan a los Mayas.

Un temor que, en el caso de algunos personajes muy ricos les lleva a buscar alternativas para sobrevivir al fin del mundo, lo que aparte de ser una contradicción mayúscula es algo que no se corresponde con el sentido común.

Entre los muchos ejemplos, el periódico menciona a un tal Peter Thiel, fundador de PayPal y director general de Wikipedia, quien ha comprado tierras en Nueva Zelanda: alguien le ha explicado que en caso de cataclismo planetario la «isla del fin del mundo» podría ser un remanso de paz y tranquilidad.

«Otros no han buscado tan lejos». Durante la guerra fría, Estados Unidos gastó miles de millones de dólares en la construcción de refugios antiatómicos, bunkers y silos para misiles; lugares que ahora se «han transformado en lujosos refugios para superricos, a quienes persiguen los agentes inmobiliarios».

«El miedo vende más que el sexo», ha dicho al New York Times el antropólogo John W. Hoopes, quien ha estudiado la cuestión del fin del mundo en las profecías que lo situaban en 2012: «Si se puede espantar a la gente, entonces se le puede vender todo tipo de cosas, incluido un bunker».

El periódico de Nueva York proporciona algunos ejemplos: el del cantante Larry Hall, quien en 1959 tuvo un gran éxito con la canción «Sandy», fallecido de un cáncer en 1997, a los 57 años, que transformó un «agujero» para misiles de Kansas en un inmueble de quince alturas, con doce apartamentos bunkerizados que vendió inmediatamente. También un bunker construido en Las Vegas por la firma de cosméticos Avon, en venta por 18 millones de dólares, y centenares de metros de túneles subterráneos en Colorado, tasados en 4,2 millones de dólares,  «preparados para convertirse en inexpugnables fortalezas».

Otros, como los «preppers» (personas que se preparan para cualquier tipo de desastre), compran vastas extensiones de terreno y se preparan para «sobrevivir, en comunidad o en solitario, a esta civilización que se dirige al caos». Están de moda las concentraciones de supervivientes y los campamentos de entrenamiento para la supervivencia.

En un artículo sobre los « superricos ansiosos », el semanario The New Yorker cita a Steve Huffman, fundador del sitio de internet Reddit inc., quien se ha operado de la vista con laser «no por comodidad o coquetería, sino para que el apocalipsis le coja dispuesto: si llega el fin del mundo será un verdadero calvario encontrar gafas o lentillas».

Como señala la revista, Hoffman no es el único multimillonario de Silicon Valley que se prepara para el fin del mundo: «Una parte de las personas que llevan décadas diseñando el futuro del mundo parece creer que ya está todo perdido, quizá debiéramos sugerirles que dediquen sus cerebros y sus fortunas a evitarlo».

 

Puedes dejar tu comentario con Facebook

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Translate »