MADRID.- No está claro en estos momentos cuando se producirá la segunda y definitiva votación de Mariano Rajoy en el pleno de investidura que, con toda seguridad, se desarrollará en el Congreso de los Diputados la semana próxima. Todo depende de la convocatoria de la sesión plenaria que debe hacer la presidenta de la Cámara Baja y, sobre todo, de su desarrollo.

El calendario de consultas que celebrará el jefe del Estado con los representantes de las formaciones políticas parlamentarias que ha comunicado el Palacio de la Zarzuela es lo suficientemente ambiguo como para aventurar cuando será la votación que convertirá a Rajoy en presidente del Gobierno en plenitud de funciones.

La ronda de consultas del monarca concluirá con la audiencia con Rajoy a primera hora de la tarde – las 15,30 horas – del martes día 25. Si, como es habitual, el pleno de la cámara se convoca con, al menos, 24 horas – aunque no es una obligación reglamentaria -, el cónclave parlamentario se iniciaría a partir de las cuatro de la tarde del miércoles 25.

La ronda de consultas del rey termina con Rajoy a primera hora de la tarde del martes y el cónclave parlamentario se iniciaría a partir de las cuatro de la tarde del miércoles 25

Si eso fuese así y si se mantiene el modelo de desarrollo de la sesión plenaria empleado en las dos últimas investiduras, esa tarde tan solo intervendría el candidato. Los grupos parlamentarios lo harían a partir de la mañana del jueves, con lo que la primera votación – en la que se requiere mayoría absoluta – no se produciría hasta el mediodía del viernes.

La Constitución señala en su artículo 99 que la segunda votación – en la que tan solo se requiere una mayoría simple, es decir más votos favorables que contrarios – ha de producirse 48 horas después. En consecuencia,

El rey quiere estar en Madrid el domingo

Diferentes fuentes parlamentarias consultadas por Público han informado de que el rey ha trasladado al Congreso de los Diputados su deseo de estar ya en Madrid cuando se produzca la votación que investirá como presidente del Gobierno a Mariano Rajoy.

El monarca tiene previsto aterrizar en el aeropuerto de Torrejón en la madrugada del mismo domingo procedente de Cartagena de Indias, ciudad colombiana en la que se desarrollará la XXV Cumbre Iberoamericana los próximos días 28 y 29. El fed del Estado español acudirá a esta cita por primera vez sin la compañía del presidente del Gobierno de turno.

El monarca tiene previsto aterrizar en el aeropuerto de Torrejón en la madrugada del mismo domingo procedente de Cartagena de Indias, ciudad colombiana en la que se desarrollará la XXV Cumbre Iberoamericana los próximos días 28 y 29

Su lugar lo ocupará el ministro de Economía y de Competitividad en funciones, Luis de Guindos, que no es diputado y por lo tanto no puede participar en la votación de investidura de su jefe de filas. Previamente se descartó que Felipe VI fuera acompañado por el ministro de Defensa en funciones, Pedro Morenés, el otro miembro del Ejecutivo que no es parlamentario.

Otras fuentes parlamentarias consideran esta opción “muy forzada y con alto riesgo” ya que cualquier incidencia – se recuerda que en varias ocasiones, incluso viajando el rey, el avión Airbus del Alza 45 ha sufrido averías que han alterado el programa de vuelo en varias horas, incluso debiendo ser sustituido por otra aeronave. “La imagen sería muy negativa”, agregan esas fuentes a Público.

La votación coincidiría con el cambio de hora

Dado que la Constitución establece en su artículo 99.3 literalmente que la segunda votación se producirá exactamente “cuarenta y ocho horas después de la anterior” se ha suscitado otro interrogante formalista para fijar la hora del escrutinio final: esa madrugada se produce el cambio legal al horario de invierno por el que a las tres de la madrugada los relojes se retrasan una hora, hasta las dos de la madrugada.

Pero si el pleno de investidura que se inicia el miércoles 26 se desarrolla de forma que finaliza a lo largo del jueves 27 la segunda votación se puede posponer al sábado, sea cual sea la hora de la votación. “Así y todo ya dará que hablar”, apunta una veterana diputada.

El plazo máximo para evitar la disolución automática de la legislatura con la investidura de un candidato es el lunes día 31

El plazo máximo para evitar la disolución automática de la legislatura con la investidura de un candidato es el lunes día 31, por lo que el calendario de consultas del monarca y la celebración de un pleno, que requiere al menos cuatro días de duración – dos para el debate y votación inicial más el plazo adicional de 48 horas para la segunda – hace que todo este proceso se desarrolle al filo del límite, una situación que tampoco tiene precedentes.

Todo ello está condicionado a que el comité federal del PSOE convocado para este próximo domingo determine que el grupo parlamentario socialista apueste por la abstención en la segunda votación. Rajoy requiere que al menos 11 parlamentarios se pronuncien – a viva voz – por la abstención para romper el resultado de la anterior investidura , 170 a favor y 180 en contra.