A pesar de contar con el apoyo del núcleo duro del vestuario de la selección nacional de fútbol, Luis Enrique no seguirá al frente del banquillo del combinado español en 2023.

Tal y como informa la Real Federación Española de Fútbol mediante un comunicado publicado en su página web, el técnico asturiano no renovará un contrato que finalizaba al término del presente mes, una vez concluido el Mundial de Qatar.

«La dirección deportiva de la RFEF ha trasladado al presidente un informe en el que se determina que debe arrancar un nuevo proyecto para la Selección Española de Futbol, con el objetivo de continuar con el crecimiento alcanzado en los últimos años», arranca el comunicado.

«El entrenador asturiano consiguió dar un nuevo impulso al combinado nacional desde su llegada, en 2018, a través de una profunda renovación que ha consolidado un relevo generacional en el equipo y en el fútbol español», añade.

La debacle de la Selección frente a Marruecos en octavos de final, consumada con una tanda de penaltis para olvidar, ha supuesto el punto y final de Luis Enrique al frente de ‘La Roja’.

Su sustituto apunta a ser Luis de la Fuente, hasta ahora entrenador de la selección española sub-21 y artífice de la medalla de plata lograda en los Juegos Olímpicos de Tokio.

De esta manera, la RFEF apostaría por una política continuista ya que el técnico conoce a la inmensa mayoría de los integrantes que han acudido al Mundial por su paso previo por las inferiores de la Selección.

Tan solo David Raya, Rubén Sánchez, Busquets, Laporte, Jordi Alba, Koke y Morata no han estado bajo las órdenes de De la Fuente, lo que le confiere cierta ventaja en el vestuario.

Marcelino, exentrenador del Athletic Club de Bilbao, es la otra carta que baraja la Federación para dar relevo a Luis Enrique, pero su estilo, opuesto al del asturiano, puede resultar un escollo.