19/10/2020

La pintura, buscando la magia: misterio y pasión de un italiano mundano

Menato vivió en África su infancia y su juventud, estudió geología y química, viajó, vivió también en Estados Unidos y un día, hace ya muchos años, rompió con todo y recibió en una navidad unos pinceles de regalo.

Su vida se volvió hacia la pintura y la filosofía, hacia la búsqueda del ser auténtico, desnudo de conceptos cartesianos, el ser mágico, el que transita en el camino misterioso de la vida, donde la magia permite la confluencia real del ser con la naturaleza.

La música y las ideas de los setenta, Neil Young, Joni Mitchell y la psicodelia de Pink Floyd le parecen un intento inacabado de cambio real de la humanidad y que hoy con los problemas del cambio climático y la pandemia podemos retomar y comenzar el camino para su desarrollo y su conclusión.

Un artista maduro, con la intensidad y la energía de un niño, que mira  casi todo con la ansiedad del recién llegado, del que por primera vez ve tus ojos, oye tus palabras y se para en tu pensamiento, lo recorre, lo curiosea y comparte con pasión cómplice,  ahí surge el acento italiano, más fuerte y sonoro, más musical.

En una conversación sobre el dolor y el amor, decía Marco que el dolor no existe cuando viene de lo ajeno, cuando no lo provocas tú.

Y se le ve feliz en La Gomera, admirado del paisaje, encantado con los vecinos. Vive en Alojera y convive con todos. A la introspección que supone su lucha interior, su debate a través de la pintura en ese tortuoso camino de lo místico y el color (reconoce la búsqueda y complicidad con Mark Rothko sobre el color), no le suma el aislamiento ni el ser huraño. Es generoso y cómplice con los isleños, sus ojos brillan hablando de los distintos tonos de las piedras y de las hierbas según estén en el sur, en el norte o en el oeste donde vive, donde cada tarde contempla el ocaso.

Es un italiano elegante y cautivador, en ocasiones tiene gestos de galán clásico o de aventurero en una ópera de Verdi pero en la intimidad se dulcifica, se ablanda como el bizcocho en el café y cuando hablas de él y de su expresionismo o del surrealismo de algunos de sus cuadros te mira y sonríe con un gesto profundo, suspira y mueve sutilmente la mano grande, vuelve a mirarte a los ojos y entonces la sonrisa se abre y la mirada se vuelve compañera…y ahí enamora.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Translate »