Mié. Dic 11th, 2019

La ONCE oculta el «maltrato laboral» a las personas con discapacidad, denuncia CCOO

Tras su imagen de empresa que da trabajo a personas con discapacidad, oculta una enorme lista de irregularidades y arbitrariedades laborales sobre su plantilla, denuncia la Federación madrileña de Comisiones Obreras.

La Dirección de la ONCE en Madrid «se permite expulsar de plantilla a quien ha tenido la posibilidad y la suerte de recuperar vista o curarse de su discapacidad», denuncia Comisiones Obreras de Madrid. Esta “abominable” práctica obedece a que la ONCE en Madrid da hoy más importancia a las subvenciones y ayudas por el empleo de personas con discapacidad que a su estabilidad e inserción laboral.

A quienes tienen en plantilla les “esclavizan” y, a pesar del reciente decreto sobre el control de jornada, siguen forzando a hacer más horas o trabajar sin descanso, porque si no se llega a la rentabilidad que se exige, muy por encima de los 210 euros diarios de convenio, los trabajadores y trabajadoras no llegarán a ser indefinidos, y ni siquiera a contar con nuevo contrato.

La ONCE en Madrid da hoy más importancia a las subvenciones y ayudas por el empleo de personas con discapacidad que a su estabilidad e inserción laboral.

La Dirección de la empresa en Madrid obliga a personas con ceguera, o gran discapacidad, a patear la calle, a la caza del cliente, para obtener la recaudación diaria, pese a que compite deslealmente con su plantilla, dando sus juegos a establecimientos de todo tipo, y hasta a oficinas de Correos.

Estas normas regulan que a los ciegos totales o grandes discapacitados hay que darles quioscos cerca de su domicilio, pero luego llega el delegado de turno, como el de Madrid, y a un vendedor que no tiene movilidad en las piernas, y muy limitada en los brazos, le alejan de su domicilio, con cuatro desplazamientos que suman cinco horas diarias. A quien tiene un quiosco ya al lado de su domicilio, se le quita el quiosco, a pesar de tenerlo como derecho consolidado.

A personas ciegas que tienen la venta como empleo les condenan, como en recientes casos, a más de diez años de contratación temporal, con periodos incluso de desempleo sin prestación, y al término del contrato en la calle les dejan. Ídem a una compañera que terminó su contrato en situación de baja, maternidad y vacaciones. La única justificación es que no son rentables.

Que esta ONCE se comporte como una empresa de carácter lucrativo tiene responsables: el Gobierno, por no ejercer la tutela que tiene encomendada, y las personas responsables políticas, por quedarse siempre con el “buenismo” que trasmite la publicidad, y con la frase “que bien nos pastorea la ONCE a la discapacidad”.

Para el sindicato madrileño, «es inaceptable que la ONCE vulnere derechos desde su vertiente empresarial, con la excusa de que bastante hace con dar trabajo a personas con discapacidad».

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Translate »