Lun. Dic 9th, 2019

La obesidad crece más rápido en las zonas rurales que en las ciudades

donut on wood dish in hand obese fat boy on gray background, selective and soft focus on donut

  • En contra de lo que se creía hasta ahora, el incremento mundial del índice de masa corporal observado en los últimos 30 años se debe en gran medida a las poblaciones rurales, donde ha aumentado el consumo de alimentos procesados. Este estudio podría tener grandes implicaciones para las políticas de salud pública.

Desde hace años, el problema mundial del sobrepeso y la obesidad se ha considerado más propio de las ciudades que de los pueblos debido al acceso a los servicios de alimentación, las opciones de transporte, las formas de ocio no físico y el tipo de trabajos poco exigentes que se realizan en zonas urbanas.

Sin embargo, las investigaciones que apoyan esta hipótesis tienden a ser pequeñas y de corta duración, y están basadas en cálculos del índice de masa corporal (IMC), que valora si un individuo tiene un peso saludable para su estatura.

Ahora, un artículo publicado en Nature desafía el paradigma predominante y afirma que la subida global del IMC observado en los últimos 30 años se debe en gran medida al incremento en las poblaciones rurales, en las que ha aumentado el consumo de alimentos de baja calidad.

El equipo, formado por la red de expertos NCD-RisC que proporciona datos rigurosos sobre los factores de riesgo de enfermedades no transmisibles (ENCs), analizó 2.009 estudios de más de 112 millones de adultos para evaluar los cambios en el IMC entre 1985 y 2017 en 200 países.

Los resultados revelan que en estos 33 años el IMC aumentó en un promedio de 2,0 kg/m2 en las mujeres y 2,2 kg/m2 en los hombres en todo el mundo, lo que equivale a que cada persona gane de 5 a 6 kg de peso.

Liderado por Majid Ezzati, del Imperial College de Londres, el trabajo muestra que más del 55 % del aumento mundial del IMC desde la década de 1980 proviene de las poblaciones rurales. Es más, en algunas regiones de ingresos bajos y medios, esta cifra alcanza más del 80 %.

Desde 1985, el IMC medio en las áreas rurales ha aumentado en 2,1 kg/m2 tanto en mujeres como en hombres. Pero en las ciudades, el aumento fue de 1,3 kg/m2 y 1,6 kg/m2 en mujeres y hombres, respectivamente.

De igual forma, en 1985 los hombres y mujeres urbanos de más de tres cuartas partes de los países tenían un IMC más alto que sus homólogos rurales. Con el tiempo, la brecha entre el IMC urbano y rural en muchos de estos territorios se redujo o incluso se revirtió.

“Nuestra idea actual sobre la epidemia de obesidad debida a las ciudades no es correcta”, explica a Sinc Ezzati. “A excepción de las mujeres en el África subsahariana, el IMC está creciendo en las zonas rurales al mismo ritmo o más rápidamente que en las ciudades”.

Diferencias entre países

El equipo encontró diferencias importantes entre los países de ingresos altos, medios y bajos. En los países enriquecidos, el IMC ha sido generalmente más alto en las zonas rurales desde 1985, especialmente para las mujeres.

Los investigadores sugieren que esto se debe a las desventajas que experimentan quienes viven fuera de las ciudades: menores ingresos y nivel educativo, disponibilidad limitada y mayor precio de los alimentos saludables, y menos instalaciones de ocio y deportivas.

“Las ciudades ofrecen una gran cantidad de oportunidades para una mejor nutrición, más ejercicio físico y ocio, y una mejor salud en general. Estas cosas son a menudo más difíciles de encontrar en las zonas rurales”, valora Ezzati.

Mientras tanto, las zonas rurales de los países más empobrecidos han experimentado cambios hacia ingresos más altos, mejores infraestructuras, una agricultura más mecanizada y un mayor uso del automóvil.

Esto supone, por un lado, ciertos beneficios para la salud, pero también lleva a un menor gasto energético y a un mayor consumo de alimentos procesados y de baja calidad. Todos estos factores han contribuido a un aumento más rápido del IMC en las zonas rurales.

“A medida que los países aumentan su riqueza, el reto para las poblaciones rurales pasa de permitirse comer lo suficiente a poder comprar alimentos de buena calidad”, añade Ezzati.

La principal excepción a la tendencia mundial fue el África subsahariana, donde las mujeres aumentaron de peso más rápidamente en las ciudades, posiblemente debido a la mayor cantidad de trabajo de bajo consumo de energía, menor necesidad de realizar tareas domésticas físicas, como recoger leña y agua; la reducción de los desplazamientos al trabajo y un mayor acceso a los alimentos procesados.

El análisis más completo hasta la fecha

El estudio actual es el análisis más completo hasta la fecha de cómo está cambiando el IMC en las áreas rurales y urbanas y podría tener profundas implicaciones para las políticas de salud pública.

Así, los autores piden que se adopte un enfoque integrado con el fin de mejorar el acceso a alimentos más sanos en las comunidades rurales y urbanas pobres, desde controles en la comercialización de alimentos en centros de enseñanaza hasta la tributación y etiquetado de los alimentos no saludables y ultraprocesados.

“Nuestra prevención de la obesidad debería cambiar y hacer más hincapié en la nutrición de las poblaciones rurales. Una forma sería aumentar la disponibilidad de alimentos más sanos, especialmente en la lucha contra la desnutrición”, concluye Ezzati.

Hombres, mujeres y masa corporal

El IMC disminuyó ligeramente entre 1985 y 2017 entre las mujeres de doce países de Europa (Grecia, España, Lituania, República Checa, Italia, Portugal, Serbia, Francia, Malta) y Asia Pacífico (Nauru, Singapur y Japón). En el otro extremo, aumentó en más de 5 kg/m2 en las mujeres de Egipto y Honduras.

Entre los hombres, el IMC aumentó en todos los países, con los mayores aumentos en Santa Lucía, Bahrein, Perú, China, República Dominicana y EE UU, en más de 3,1 kg/m2.

Las mujeres rurales de Bangladesh tenían el IMC más bajo registrado en el estudio de 1985, con 17,7 kg/m2. Los hombres que vivían en las zonas rurales de Etiopía tenían el IMC más bajo, 18,4 kg/m2, también en 1985.

Las mujeres urbanas del territorio de Samoa Americana en el Pacífico Sur tuvieron el IMC más alto registrado, con 35,4 kg/m2 en 2017. Los hombres rurales del mismo país tuvieron el IMC más alto, con 34,6 kg/m2 también en 2017.

SINC

Puedes dejar tu comentario con Facebook

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Translate »