Los efectos devastadores de la gota fría continúan azotando al sureste de la Península. Este sábado se ha encontrado el cadáver de un hombre de 41 años vecino de Orihuela en la pedanía oriolana de La Matanza. Este fallecimiento se suma a las otras cinco víctimas mortales que han provocado las inundaciones.

Según han informado fuentes de la subdelegación de Alicante el hallazgo de esta sexta víctima se ha producido tras el episodio de fuertes lluvias en La Vega Baja del Segura. El hombre estaba siendo buscado desde el viernes, cuando se comunicó su desaparición, y es ya la segunda víctima de la Comunitat Valenciana por la gota fría más virulenta en los últimos años.

En Los Alcázares, Murcia, 15.000 vecinos han tenido que ser desalojados mediante helicópteros, lanchas y vehículos de alto tonelaje. El pueblo ha quedado aislado, no se puede acceder a él por tierra porque las calles han sido cubiertas por el agua. Los vecinos han comentado que en la pasada noche quedaron atrapados, esperando la ayuda de los Servicios de Emergencia.

Molina de Segura, también en Murcia, ha sido otro de los municipios más castigados por la lluvia. Allí han tenido que rescatar a varias personas que aguardaban en un tejado, entre ellas a un bebé. La fuerza las lluvias sumada a la de los tornados que se han producido en esta zona han inundado las calles y han reventado la canalización del trasvase del Tajo Segura.

En Santomera se han visto obligados a desaguar el embalse después de que alcanzara el límite de su capacidad. La apertura de compuertas ha obligado a evacuar a los vecinos de La Matanza y de El Síscar, dos pedanías de más de 1.000 habitantes.

En Murcia capital han caído más de 160 litros por metro cuadrado. Allí la Dana ha hecho de las suyas, provocando un enorme socavón y reventando varias alcantarillas. Y, aunque el nivel del río Segura se ha estabilizado, sigue siendo muy peligroso y se esfuerzan en limpiarlo para que no acabe desbordado por las fuertes lluvias.

Comunidad Valenciana

Un hombre de 58 años y vecino de la localidad de Redován, en Alicante, ha fallecido al ser arrastrado por las aguas cuando salía de su vehículo e intentaba cruzar una calle. El cuerpo ha sido localizado hacia las 20 horas, según ha confirmado a Europa Press la Guardia Civil.

En Callosa de Segura, en Alicante, la imagen desde el aire describe a la perfección lo que ha ocurrido: cultivos arrasados, casas innaccesibles y calles inundadas. En Orihuela la situación es similar, ha quedado todo arrasado y decenas de coches han sido arrastrados por la corriente del Segura.

La UME ha ido puerta a puerta rescatando a todos los vecinos que llevaban horas atrapados en sus casas. Las carreteras no han aguantado y se han partido en dos por la fuerza del agua, que ha arrastrado todo lo que estaba a su paso.

Pocas localidades de la provincia de Alicante se han librado del agua. En Almoradí la rotura de un muro en el cauce cel río ha dejado al pueblo inundado. Allí aseguran que no habían visto una situación así en décadas.

Andalucía

Los estragos del temporal también han llegado a Andalucía, sobre todo a Almería y Granada. En estas dos provincias han fallecido dos personas tras quedar atrapadas en el interior de su coche.

En Baza, en Granada, el cuerpo de un hombre de 36 años ha sido hallado semienterrado en el río, así como su vehículo, que estaba a dos kilómetros del lugar en el que fue visto por última vez.

Las autoridades comenzaron el dispositivo de búsqueda cuando el hijo de la víctima denunció la desaparición en la mañana de este viernes, al ver que su padre no había regresado a casa.

Además, en Almería un hombre ha fallecido tras quedar atrapado en un túnel inundado. Los Servicios de Emergencia no pudieron hacer nada por salvar su vida y tardaron unas cuatro horas en recuperar el cadáver.