La Gomera: “Tirando pa`lante”

En el segundo semestre del año estamos asistiendo a una serie de actos de precampaña caciquil de cara a las futuras elecciones en mayo de 2023. Cada vez es más frecuente la presentación, con vecinos incluidos, de las mismas iniciativas de siempre (proyectos de obras y arreglos de infraestructuras, equipamientos, incentivos a colectivos de toda índole, etc.), por no olvidarnos de la joya de las actuaciones hasta el momento: los nuevos parques eólicos, mediante los cuales, “La Gomera se podrá convertir en el primer lugar del mundo exportador de energía sostenible”.

En la presentación pública que se hizo en junio de este año del primer parque eólico en San Sebastián (en la que participó el presidente del Gobierno de Canarias Ángel Víctor Torres incluido), se pudo escuchar que “La Gomera se podrá convertir en el primer lugar del mundo exportador de energía sostenible -eólica y fotovoltaica-“; o que con estas obras “la isla se acercará más a la soberanía energética”. Ya subidos al carro de las grandes pretensiones, se hacen manifestaciones que aluden, como de costumbre, al impacto socioeconómico que tendrá este tipo de actuaciones, discurso que suena como una canción de disco rayado de gramola.

Sólo por poner un ejemplo, nos retrotraemos a los argumentos que se dieron en los años del boom de la construcción (2000-2008) para justificar el proyecto de la explanada del Roque de La Hila en el puerto de San Sebastián:

En un comunicado, Curbelo recordó que está proyectada la ampliación y protección de la explanada del Roque de la Hila, y añadió que se trata de “una obra clave para el desarrollo económico insular, a través de la que se duplicará la actual capacidad portuaria”.

Precisó que la actuación supone la construcción de una explanada de 14.000 metros cuadrados, y destacó que “al ganar espacio para los contenedores propiciará el fortalecimiento del tejido empresarial de la isla, lo que repercutirá en el abaratamiento de mercancías”.

Casimiro Curbelo insistió en que “hablamos de un proyecto que viene a potenciar el desarrollo de la sociedad gomera, pues consolidará las comunicaciones marítimas con el exterior e incidirá directamente en la mejora de la calidad de vida de los gomeros”. (El Día, 28/04/2005, p. 41).

La obra concluyó en 2008, y desde entonces, la situación socioeconómica de la isla no ha mejorado nada con respecto al resto de islas: seguimos siendo “la isla más pobre de Canarias”; el puerto jamás ha funcionado como espacio habilitado para el almacenamiento de mercancías, por lo que seguimos “presumiendo” de ser la isla con la cesta de la compra más cara del archipiélago:

Y “alardear” de tener el precio más caro de los combustibles después de El Hierro.

A la luz de estos datos la sociedad gomera podrá presumir gritando fuerte y alto que rompemos techo en Canarias, todo un ejemplo a seguir para el resto de islas. Como decía un paisano gomero: “¡Pobres, pero felices!”. Ahí lo dejamos.

Centro de Estudios e Investigaciones Oroja (CEIO).

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Translate »