La erupción originada en el volcán de Cumbre Vieja dentro del área del cono principal registra este sábado «importantes explosiones» y emisión de lava, según ha informado el Instituto Volcanológico de Canarias (Involcan). A punto de cumplirse un mes desde que comenzó la erupción, este sábado también se ha alcanzado el seísmo de mayor magnitud, de 4,6, en Mazo y a 37 kilómetros de profundidad, circunstancia que, según ha avanzado la portavoz científica del Plan de Emergencias Volcánicas de Canarias (Pevolca), María José Blanco, es posible que vuelva a repetirse.

Según comentó, existe la posibilidad de que en los próximos días se produzcan terremotos de intensidad por encima de 4,5, aunque a mucha profundidad, por encima de los 30 kilómetros, que continuarán siendo sentidos por la población.

También durante el día de hoy las aerolíneas han dejado de operar en el aeropuerto de La Palma debido a la nube de ceniza que se encuentra sobre esta instalación y que podría afectar al espacio aéreo comprendido entre La Palma, La Gomera y el norte de Tenerife.

De momento, el resto de la programación de vuelos en el archipiélago continúa desarrollándose con normalidad.

No obstante, Aena ha señalado que el aeropuerto de La Palma está operativo y que la decisión de operar los vuelos la toman las compañías en función de sus observaciones y parámetros.

Las malas condiciones meteorológicas permanecerán entre 24 y 36 horas, ha precisado Blanco, quien en la rueda de prensa posterior a la reunión del Pevolca ha dado una buena noticia: El nuevo punto eruptivo avistado este viernes ha presentado hoy una actividad menor y sigue expulsando solo cenizas.

No es previsible que este nuevo punto eruptivo emita magma y, en principio, su actividad se basa en crear una columna de cenizas, que alcanza los 4.500 metros de altitud.

Tampoco a lo largo de esta jornada se han producido ni están previstas nuevas evacuaciones, ha destacado el director técnico del Pevolca, Rubén Fernández, quien ha precisado que el nuevo punto eruptivo no ha afectado a la retirada de enseres y al riego al sur de la colada primigenia.

Ha hecho referencia a las coladas que se ubican al sur de la montaña de La Laguna, la más pegada a ésta se ha canalizado en una pequeña vaguada y continúa su marcha a una velocidad mucho más lenta y se encuentra a unos 400 metros del mar.

Más al norte, donde se ha separado un dedo de la colada pegada a la Montaña de La Laguna, la lava continúa su avance a un ritmo también lento y ha destruido el campo de fútbol. Todo este entorno está evacuado, por lo que no corre peligro la integridad física de ninguna persona, ha agregado Fernández, quien ha indicado que esta es la zona más activa en cuanto al avance de las coladas se refiere.

Según los expertos, la existencia de tubos lávicos, y el hecho de que las coladas hayan aumentado en altura y se ensanchen ligeramente hace que el frente de estas apenas avancen. La superficie afectada por la erupción está en torno a las 742 hectáreas, con una anchura máxima de la colada de 2.350 metros. Además, hay 1.923 edificaciones afectadas, de las cuales 1.826 están totalmente destruidas y 97 en peligro o parcialmente.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Translate »