dom. Oct 20th, 2019

La Carta Europea de Turismo Sostenible en La Gomera: Cinco años de turismo sostenible

El título del encabezado coincide con el del documento de evaluación que la oficina técnica de la Carta Europea de Turismo sostenible (en adelante CETS) elaboró hace aproximadamente un año para «valorar el significado de la CETS, su utilidad y los logros alcanzados» durante su ejecución desde el año 2008 hasta el 2012.

A pesar de este documento, y de otros más extensos y prolijos que se pueden consultar en la web www.turismososteniblelagomera.com, es posible que aún no se haya conocido en debida forma -no al menos en modo generalizado – el alcance y la impronta de la ejecución de la CETS en La Gomera. Me refiero a que a este programa plurianual de ejecución colectiva, con cuyo método de trabajo muchos nos sentimos plenamente identificados, le cuesta alcanzar una merecida visibilidad y resonancia y ello a pesar de su amplio efecto benefactor tanto en la economía productiva, como en la sostenibilidad local.

Cabe señalar que tras veinte años de trabajo la CETS es la mayor red de destinos turísticos en Espacios Naturales Protegidos de Europa (107 áreas protegidas en las que transitan anualmente unos 73 millones de visitantes). Para ampliar la información: www.europarc.org.

En nuestra isla la CETS ha servido, para mejorar la participación de los agentes locales en el diagnóstico del ámbito turístico así como para que 19 entidades de índole básicamente pública hayan llevado a cabo 133 acciones que giran en torno a la gestión del uso público y del turismo. El grado de ejecución global del Plan de Acción previsto en 2008 fue del 73%. El volumen de inversión final fue superior a los veinte millones de euros y el Ayuntamiento de Vallehermoso resultó uno de las entidades con mayor compromiso inversor durante estos años.

Más importante que lo reflejado a nivel de cifras lo es aún el modo en qué se alcanzaron los logros, me refiero al método elegido por AIDER Gomera y por la oficina técnica de la CETS para trabajar en común basado en la toma de decisiones y la adquisición de compromisos estables a partir de unas estructuras de participación operativas: mesas de coordinación, comisiones de seguimiento y foros generales. Y es que un nivel alto de colaboración repercute en compartir objetivos, en generar confianza y en coordinar acciones, todo lo cual a su vez genera menos gasto así como una mayor efectividad en la financiación tanto pública como privada.

Ninguna otra isla, por extraño que parezca, tiene en marcha un proceso similar y considerando que La Gomera tiene igualmente el reconocimiento de Reserva de la Biosfera, nos encontramos ante un óptimo y amplio abanico de posibilidades para generar actividades productivas en el ámbito digamos de la «economía verde».

Lo que hasta ahora se ha reflejado recoge tan sólo una parte del trabajo que hasta ahora ha sido realizado, ya que únicamente se ha escrito sobre una de las dos fases que han sido implementadas a nivel insular. Es intención tratar en próximos artículos, entre otros temas, sobre la segunda fase de la CETS, en la que el Parque Nacional de Garajonay acredita y colabora con los empresarios que ejecutan actividades turísticas sostenibles; así como del siguiente periodo de programación de la CETS que ya está en ejecución toda vez que la Federación Europarc (www.redeuroparc.org ) confirmó recientemente la renovación de la acreditación otorgada.

Estamos ante programas y procesos abiertos, dinámicos, cuya continuidad en la actual coyuntura socio-económica, puede facilitar oportunidades a proyectos innovadores, ilusionantes y compartidos.

Manuel Fernando Martín Torres

Puedes dejar tu comentario con Facebook

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Translate »