06/12/2020

Iniciativa Popular Canaria alerta sobre campañas para ocultar la complicidad hispano marroquí

En Canarias estamos acostumbrados a que, con cierta frecuencia, se informe en los medios de comunicación sobre cuestiones relacionadas con la delimitación, exploración o explotación de los espacios marítimos que rodean nuestras Islas. Tales espacios marítimos, como la zona económica exclusiva y la plataforma continental, están aún sin delimitar, al contrario del mar territorial de 12 millas naúticas (mn) en torno a cada isla, careciendo de la cobertura jurídica necesaria, principalmente debido a la falta de acuerdo sobre las medianas que los separan con Madeira (Portugal), Marruecos y Sáhara Occidental.

Dicha indefinición jurídica es fuente permanente de todo tipo de bulos y sensacionalistas serpientes de verano, muchas veces difundidos como maniobras de distracción o cortinas de humo para ocultar todo tipo de problemas, sobre todo sociales y políticos. En los últimos años, ha sido recurrente el sensacionalismo informativo en torno a las solicitudes de ampliación de la plataforma continental de Canarias, Madeira y el Sáhara Occidental, ya que Marruecos como tal sólo puede ampliar su plataforma en una pequeña zona al suroeste del Estrecho de Gibraltar, que además debe compartir con Portugal.

Pero como quiera que Marruecos ejerce en el Sáhara como potencia ocupante de facto, gracias a la vergonzosa entrega del territorio hecha por el Estado español en 1976, está maniobrando a su conveniencia para inscribir a su nombre la ampliación de la plataforma continental del Sáhara Occidental, que produce una pequeña zona romboidal de solapamiento con la ampliación de la plataforma canaria. Y es en esta zona donde se ubica el nombrado monte submarino Tropic, tan rico en telurio que, al trazar la bisectriz del rombo, queda del lado saharaui.

La última noticia sensacionalista que ha surgido se refiere a una campaña de prospección minera del buque oceanográfico británico James Cook en dicho monte Tropic, que ha dado lugar al anuncio de Ecologistas en Acción de que un diputado de Unidas Podemos en el Congreso preguntará al Gobierno español si ha autorizado dichas prospecciones y bajo qué amparo legal, lo que viene a ser como pedirle peras al olmo, ya que mientras las solcitudes de ampliación de la plataforma no sean informadas favorablemente por la Comisión de Límites de la Plataforma Continental (CLPC), dichos fondos marinos no están bajo la jurisdicción de ningún Estado y pertenecen a la Zona internacional de lo fondos marinos, como patrimonio común de la Humanidad, gestionada por la Autoridad de la Zona, con sede en Kingston (Jamaica), que es con quien los armadores del James Cook , el Centro Nacional Oceanográfico (NOC) británico, han tenido que suscribir el correspondiente contrato.

Desde la IPC nos resulta asombroso cómo se especula con las solicitudes de ampliación de la plataforma continental, habiendo presentado el Estado español la relativa a Canarias en 2014 ante la CLPC y estando pendientes de la emisión de recomendaciones que se resuelven por riguroso turno de presentación, teniendo España 60 países delante en la cola. Como quiera que son estudios de una gran complejidad científica, la CLPC está resolviendo una media de 3 solicitudes por año, con lo que el proceso de autorización puede durar de 15 a 20 años para la solicitud española. No está de más recordar que España presentó su solicitud de la ampliación para la zona de Galicia en 2009, ya que los países desarrollados tenían un plazo de 10 años a partir de la aprobación de la normativa por la CLPC en 1999 o de la fecha de ratificación posterior de la Convención de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar (CONVEMAR), pero se acogió para la solicitud relativa a Canarias a una prórroga excepcional de 5 años concedida a los países subdesarrollados y coloniales, para la presentación de sus solicitudes, lo que hizo en 2014. Tomen debida nota.

Al señalado obstáculo del largo periodo que debe transcurrir hasta que la CLPC emita sus recomendaciones hay que añadir otros dos, no menos importantes, uno referido a su Reglamento (Anexo I.5.e) donde dispone que:En caso de que haya una controversia territorial o marítima, la Comisión no considerará, ni calificará la presentación hecha por cualquiera de los Estados Partes en esa controversia. No obstante, la Comisión podrá considerar una o varias presentaciones respecto de las zonas objeto de controversia con el consentimiento previo de todos los Estados que sean partes en ella; es decir que las solicitudes quedan sobre la mesa hasta que se resuelvan las controversias entre España, Marruecos y Portugal, y pendientes del consentimiento previo de las partes, cuando ya todas han depositado notas verbales en la Secretaría General (SG) de la ONU en disconformidad con las solicitudes de ampliación presentadas por España y Portugal, siendo muy contundentes los rechazos de Marruecos al establecimiento unilateral, no ya de una ampliación, sino de la propia plataforma continental por parte de España y Portugal. El último obstáculo a superar, una vez resueltas las controversias y otorgados los consentimientos de las partes, y emitidas las recomendaciones de la CLPC, sería el pleno acuerdo final entre las partes para las delimitaciones marítimas y su inscripción en la SG de la ONU. “Long and winding road”, que dirían Lennon y McCartney…

En el caso de la intrusión marroquí en la solicitud de la ampliación de la plataforma saharaui, debe tenerse en cuenta que Marruecos ratificó la CONVEMAR en 2007 y le corresponde presentar su solicitud en 2022, lo que explica sus prisas en actualizar su legislación interna con las 2 últimas leyes sobre el mar territorial y la zona económica exclusiva y plataforma continental, en las que incluye las aguas del Sáhara, al pretender que forman parte de su territorio. Pero en cualquier caso, en relación con Tropic, España no tiene nada que decir ya que ahora pertenece a la Zona, por estar más allá de las 200mn de las costas canarias y no estar situado en la futura ampliación de la plataforma continental canaria, sino en la saharaui (ver croquis adjunto), caso de ser autorizada en su momento. Hay que preguntarse entonces a qué viene tanto tragiquismo patriotero con las prospecciones mineras en dicha zona, más allá de la legítima preocupación por preservar la sostenibilidad del medio natural submarino.

Y también debemos preguntarnos qué es lo que se está pretendiendo ocultar con esta nueva cortina de humo. Acaso la complicidad del Estado español con Marruecos en todas sus maniobras y tropelías en el Sáhara Occidental, cuyas relaciones conocen ahora otra nueva luna de miel bajo el inquietante título de “Asociación Estratégica Global”. Nada sabemos, por ejemplo, de cómo se están negociando las consecuencias para nuestras Islas de la aplicación de las 2 nuevas leyes marítimas marroquíesNo deben ser muy favorables a nuestros intereses, pues Marruecos ha depositado ya varias notas verbales en la SG de la ONU, como indicamos, contra el establecimiento de la propia plataforma continental en Canarias, mientras España calla clamorosamente, pese a figurar todavía como Potencia administradora del Sáhara Occidental y sin atreverse reponder a Rabat siquiera con una miserable nota verbal ante la ONU. Por cierto que tampoco se conoce reclamación alguna para que lo haga, por parte de los partidos españoles…

La prioridad ahora para Canarias, tal como defendemos desde la INICIATIVA POPULAR CANARIA-IPC, reside en llegar a ser dueños de nuestros recursos para decidir soberanamente sobre su gestión y ello es posible dotándonos de una Plena Autonomía Interna, reconocida por la ONU, para ser Parte de la CONVEMAR y poder delimitar nuestros espacios marítimos incluyendo las aguas archipelágicas, tal como se contempla en su artículo 305.e, denunciando el expolio de los fondos marinos no sólo por los daños medioambientales que puede producir, sino como expresión de la perpetuación del colonialismo europeo en otros continentes y océanos, contraviniendo lo dispuesto en la Resolución III del Acta Final de dicha Convención de la ONU, en favor de los pueblos que aún no han alcanzado su soberanía.

Comisión Promotora de la INICIATIVA POPULAR CANARIA-IPC. Archipiélago de Canarias.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Translate »