31/05/2020

Gobierno y Ciudadanos llegan a un acuerdo para prorrogar el estado de alarma

  • Los diputados de Ciudadanos allanan el camino para que Pedro Sánchez mantenga el estado de alarma al menos hasta el 25 de mayo

 

Gobierno y Ciudadanos han alcanzado un acuerdo para prorrogar el estado de alarma hasta el próximo 25 de mayo, según ha informado Moncloa en un comunicado. La negociación por parte del partido de Inés Arrimadas la ha pilotado Carlos Cuadrado y supone un alivio para el Ejecutivo de Pedro Sánchez después de que ERC haya anunciado su voto en contra y de que Pablo Casado mantenga la incógnita, aunque ha dicho que no apoyará la medida.

Arrimadas condicionó su apoyo a la prórroga del estado de alarma a que Sánchez aceptara una serie de requisitos. Así se lo hizo saber en una conversación telemática este lunes. Desde entonces se han mantenido los contactos entre el Ejecutivo y la formación que lidera. La intención de Ciudadanos es que se desvinculen las medidas económicas aprobadas de la duración del estado de alarma.

«El Gobierno y Ciudadanos se comprometen a mantener el diálogo para la adaptación de los ERTEs y las ayudas a PYMES y autónomos para que puedan adecuarse éstas y el resto de las medidas de protección social a las necesidades que se produzcan más allá del Estado de Alarma», señala Moncloa.

«El Gobierno de España y Ciudadanos han alcanzado un acuerdo por el que ambas partes manifiestan la conveniencia de prolongar el actual Estado de Alarma para lograr vencer a la pandemia del coronavirus, así como a mantener las medidas de protección a los españoles en los ámbitos sanitario, económico y social más allá de la vigencia del Estado Alarma», señala el comunicado.

Además, Arrimadas arranca a Sánchez el compromiso de mantener el contacto semanalmente para informarle de la situación de la pandemia: «El Gobierno mantendrá contactos semanales con Ciudadanos para informar sobre la crisis sanitaria, así como dialogar y, en su caso, consensuar medidas para la implementación del Plan para la transición hacia una nueva normalidad, también conocido como plan de desescalada».

Los diez diputados de Ciudadanos son importantes para el Ejecutivo en un momento en el que el PP no ha desvelado si se abstendrá o votará en contra de la prórroga que se debate en el Congreso este miércoles. Entre tanto, el Ejecutivo ha mantenido la negociación contra reloj con otras formaciones políticas. Para que le salgan los números, Sánchez necesita al menos la abstención del PNV si Pablo Casado vota ‘no’.

La negociación con los nacionalistas vascos la ha pilotado este martes la vicepresidenta primera, Carmen Calvo, para intentar atraer su apoyo después de que Iñigo Urkullu dijera que había alternativas al estado de alarma a través de normativas como la ley de salud pública de 1986. El Gobierno sostiene que «no existe alternativa jurídica» que permita limitar la movilidad entre provincias que prevé el plan de desescalada hasta la «nueva normalidad», que no llegará hasta finales de junio.

Los socialistas se muestran confiados en que el PNV apoye, al menos con su abstención, el mantenimiento del estado de alarma. «Carmen Calvo lo ha estado reconduciendo», expresa una fuente conocedora de las conversaciones. El líder del partido, Andoni Ortuzar, se ha mostrado abierto a secundar la prórroga si se permite un mando compartido que, a juicio de los socialistas es la «cogobernanza» a través de la cual las comunidades harán propuestas para la desescalada: «Es interlocución permanente en la aplicación».

Las enmiendas presentadas por el grupo nacionalista vasco van en esa dirección: reclaman que las decisiones de la desescalada se adopten «conjuntamente con cada Comunidad Autónoma» y que sean «aplicadas por quien ostente la Presidencia de la Comunidad Autónoma, como representante ordinario del Estado en el territorio». Además, piden que «la vigencia del estado de alarma no suponga obstáculo alguno» en la celebración de elecciones en la «nueva normalidad». Fuentes socialistas explican que «el estado de alarma no impide la celebración» de los comicios y que en el caso de Euskadi la suspensión se circunscribió a la emergencia sanitaria en la comunidad foral. A pesar de que esas condiciones son asumibles para los socialistas, el PNV mantiene que la negociación con el Gobierno continuará hasta el último momento.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Translate »