Frases XVI de Juan de Portoplano

0 0
Tiempo de lectura:3 Minutos, 59 Segundos

Siempre se les llena la boca de buscar la esencia del ser humano, pensaba-meditaba el de Portoplano, pero quizás la esencia humana sea la naturaleza de la que está hecho, más los cambios que esa misma naturaleza va sufriendo. Es algo en sí y algo en movimiento-cambio constante… Es vivir en una oleada inmensa de cambios de todo y de permanencia de multitud de realidades. Una nueva idea o dato o percepción, puede cambiar todo, ser un pequeño o gran seísmo.

– Qué lenguaje tenemos que aplicar o inventar o inventar hoy, para resolver todas las cuestiones que nos acucian o preocupan, no solo las cuestiones naturales, sino las humanísticas y filosóficas y teológicas…

¿O, no necesitamos hoy un nuevo lenguaje o nuevos conceptos para explicarnos en la realidad, que todavía la ciencia no explica…?

– No hay que buscar la muerte, ni el sufrimiento, aunque muchas ideas y prácticas que tenemos, nos llevan al sufrimiento y a la muerte. Pero si viene el sufrimiento, sin buscarlo, habrá que afrontarlo lo mejor posible y solucionarlo con el saber y la práctica ortodoxa, y si viene la muerte, sin buscarla, pues también habrá que aceptarla con sosiego…

– Intentas aprender de todos, menos de ti. O, solo aprendes de ti, y no de los demás…

– ¿Existen circunstancias buenas y menos buenas y malas? ¿Qué hacer o qué pensar o qué pensar hacer en cada una de esas circunstancias…?

– ¿Qué me ha llevado a ser un escritor-pensador-filósofo-pintor? ¿Y, además sin ninguna resonancia social y cultural, ni académica, ni educativa…?

¿Mejor hubiese sido haberse dedicado a alguna de esas cientos de vocaciones y profesiones existentes en el mundo, liberales o medio liberales…?

– Creo que la virtud evita muchos males en la vida, creo que la virtud hace reducir los azares males de la existencia. Hoy, casi nadie habla de la virtud y de las virtudes, es decir, los hábitos buenos y positivos y verdaderos de la vida moral. A veces, pienso, que mi papel, es hablar de ellos, no solo en libros de filosofía, que nadie lee, sino en los medios de comunicación…

– Las ideas o conceptos o datos o argumentos que usted cree que yo tengo equivocados o erróneos, tiene usted la obligación de indicar e indicarme cuales son los verdaderos… No escribo para enseñarle solo a usted, sino también para aprender de usted. No tengo la suma sabiduría y conocimientos, debo de aprender de usted, no solo de libros, sino de personas normales que incluso no son especialistas en esos temas… Mi cabeza no puede abarcar todo el universo humano…

Mañana cinco conceptos nuevos, pueden cambiar el resto, es decir, modificar cientos o miles de conceptos aceptados hasta este momento. Pero mañana, quizás yo, ya no exista, o existiendo, ya no he tenido conocimiento de esos nuevos conceptos, o ya, ya no tengo ganas, ni voluntad, ni ánimo de renovar mi propio pensar. Porque existe también una tristeza y cansancio profundo del pensar.

Después de toda la vida estando pensando y analizando, y, siempre siendo ignorado, uno, créame se cansa. Uno, uno puede aceptar no tener talento, ni conocimientos, ni ingenio, pero tanto fracaso, una tonelada de fracaso sobre la espaldad de un ser humano, es demasiado…

– Yo, no me dedico a vender ideas, es decir, libros, aunque me hubiese gustado vivir de ello. Solo intento encontrar nuevas verdades-bondades-bellezas…

– Tener ilusiones e ilusiones realistas es bueno, es como el aire claro y fresco de la mañana en agosto.

– Las ilusiones son la sal de la vida, las ilusiones realistas son los caminos de la vida.

– Tanto fracaso y silencio cultural he recibido durante tantas décadas, que ya, sin engañar, ni engañarme, ya no sé si soy un filósofo-pensador-escritor-pintor, ni siquiera el último de la fila, el último del mundo. Porque dice el Evangelio que te pongas el último dentro de la iglesia, pero no dice que te echen a la calle fuera del templo.

– Siempre pensé, en estos pequeños artículos o columnas, que fuesen cuestiones de filosofía, aunque se tratasen temas de la realidad existencial, incluso rutinaria. Es aplicar la filosofía a lo pequeño y no solo a lo grande.

– La realidad es tan grande y tan inmensa que nos supera, supera todos los conocimientos y conceptos que tenemos…

– No humilles a nadie, así no serás humillado… Raramente, alguien que se siente humillado, olvidará la humillación…

– No busco frases de autoayuda, sino de autoverdad y autobondad y autobelleza y autoracionalidad y autoprudencia y autoeficiencia, y de ese modo, quizás, alguien sea como un espejo, que se haga alguna nueva pregunta, y quizás, le ayude a aliviar un poco su corazón-alma-mente. Quizás, entonces será de una verdadera autoayuda…

http://twitter.com/jmmcaminero            © jmm caminero (27 octubre 2020-17 marzo 2021 cr).

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Translate »