Jue. Dic 12th, 2019

España necesita situar la innovación en el debate del país

  • Es urgente que las instituciones articulen nuevas políticas, estímulos al mercado de trabajo, a la formación continua y al sistema educativo universitario y de formación profesional
  • Una acertada política de formación ayudará a limitar el volumen de empleo afectado por la digitalización y la desigualdad
  •  CESIN se centrará en el estudio y evaluación de las políticas públicas de fomento de la I+D+i en las empresas, y el impacto real que tienen en su comportamiento tecnológico, estratégico y competitivo

 

El Foro de Empresas Innovadoras (FEI) presentó en el día de ayer la publicación “Innovación Tecnológica y Empleo” y la Cátedra extraordinaria de Estudios de la Innovación (CESIN), creada conjuntamente entre el FEI y la Universidad Complutense de Madrid. Tras el acto, entregó sus Reconocimientos anuales en las categorías de: Investigador Innovador, Empresa Innovadora y Organismo/Institución de apoyo a la Innovación.

Luís Fernando Álvarez-Gascón, Presidente del FEI y Director General de Secure e-solutions de GMV, apeló en su intervención a la innovación como herramienta para asumir los grandes retos de nuestra sociedad. “La innovación no está en los primeros temas de debate de la política española, y cuando lo está, aparece de forma desarticulada de los desafíos que tenemos por delante. La innovación es la solución al empleo de calidad, al progreso y el bienestar social, a nuestro sistema de pensiones, es el conocimiento puesto en acción”.

El FEI considera que es una acción necesaria y urgente. Por ello, propone la puesta en marcha de un pacto de estado, en donde la innovación ocupe el lugar que le corresponde, así como la reindustrialización del país. El sector público tiene en ello un papel fundamental pero no se circunscribe solamente a la financiación. Ha de tener un rol de liderazgo en la sociedad española, al que debe también concurrir el sector privado y la Universidad.

Con frecuencia, -prosiguió Álvarez-Gascón-, los mensajes que escuchamos alrededor de la innovación empiezan con el mantra de la insuficiencia de la financiación, y es cierto. Tenemos que rescatar ese esfuerzo inversor por parte de los agentes públicos y privados, pero ello no es suficiente. Es también clave el cómo se hacen las cosas. Lo importante son los resultados, el impacto. Si no hay impacto, no hay innovación”.

 

 

“Innovación Tecnológica y Empleo”

Como introducción a la presentación del libro “Innovación Tecnológica y Empleo”, Luís Fernando Álvarez-Gascón, Presidente del FEI, insistió en la apuesta por la innovación para mejorar en competitividad y generar empleo de calidad sostenido en talento.

La tecnología ha traído siempre prosperidad. Algunos economistas atribuyen el 80% de la diferencia entre países ricos y pobres al uso del conocimiento. Si bien la irrupción de la tecnología en la sociedad es siempre positiva, estaríamos ciegos si no contempláramos otros fenómenos negativos como es el riesgo de la desigualdad. De ahí la necesidad de presentar soluciones frente al impacto de las nuevas tecnologías en el empleo.” Es urgente-comentó Álvarez-Gascón-, que las instituciones articulen nuevas políticas, estímulos al mercado de trabajo, a la formación continua y al sistema educativo universitario y de formación profesional”.

Como mencionó Cándido Méndez, autor del prólogo del libro, “Ante la revolución tecnológica debemos tener en cuenta el factor de la velocidad de los cambios y su expansión. Para mí el aspecto más relevante de la innovación es cómo reconducimos la revolución digital en el bienestar de las personas, sin perjuicio de la productividad”.

El libro “Innovación Tecnológica y Empleo” cuenta con la voz de sindicatos y empresa. Los autores —Gonzalo León, José Varela y Jaime Laviña—, analizan tanto el impacto que la robotización y digitalización de los procesos del trabajo están ejerciendo y ejercerán de forma directa en un futuro próximo en el empleo, como en el diseño de políticas gubernamentales para abordar esta realidad, y proponen soluciones a debatir.

El FEI ha editado este ensayo, en colaboración con el sistema educativo e investigador, como herramienta de análisis, proponiendo soluciones para aprovechar las oportunidades de desarrollo económico y social de esta transformación, minimizando sus riegos.

Los trabajadores españoles se enfrentan a un mercado laboral de creciente complejidad tecnológica, y resulta inevitable el temor a que el balance del proceso de digitalización y robotización implique destrucción y precarización del empleo, si no se acompaña de medidas. El despliegue masivo de las tecnologías disruptivas va a traer consigo una transformación del puesto de trabajo y mejoras de la productividad del trabajador y la organización, que son claves para la competitividad de las empresas. Por ello, es importante anticiparnos a la transformación del puesto de trabajo tipo, así como del empleo en las organizaciones.

Habrán de analizarse los datos sobre pérdida y creación de puestos de trabajo, la calidad del empleo generado, la brecha digital, formación o regulación, etc., para tomar medidas que palíen los posibles efectos negativos. La creación de empleo que irá sustituyendo a la pérdida de puestos de trabajo como consecuencia de la revolución digital y la robotización, no provendrá tanto de profesiones emergentes, como de la evolución paulatina de empleos ya existentes y de los sectores maduros.

 

La importancia de la Formación

Empresas y trabajadores han de asumir que la transformación digital conlleva desarrollar un proceso de formación continua. No basta el impulso inicial que ofrece el sistema educativo reglado clásico. Es necesario crear otros procesos formativos más flexibles y continuados a lo largo de la vida laboral. Una adecuada política de formación contribuirá a reducir notablemente el volumen de empleo afectado por la digitalización y la desigualdad, reduciendo la polarización laboral y mejorando la empleabilidad de los trabajadores.

Las implicaciones sociales, económicas y laborales de la robotización y digitalización de los procesos de trabajo hacen imprescindible, por tanto, conformar una serie de propuestas que hagan posible que sus beneficios reviertan en progreso y prosperidad para todos. Competitividad sí, pero también justicia e inclusión social.

Las recomendaciones del FEI al respecto pasan por: 1) la monitorización desde todas las instituciones del impacto de la tecnología sobre la actividad laboral; 2) un Plan Nacional de Inclusión Tecnológica de todos los ciudadanos/as, para evitar la brecha digital sin dejar a nadie atrás; 3) establecer por parte de las Administraciones Públicas programas de incentivación de la formación continua en habilidades digitales, tanto para las organizaciones empresariales como a nivel individual para los trabajadores, asegurando su empleabilidad futura; 4) la incorporación del derecho y la obligación de formación continua a la legislación laboral, computada dentro de la jornada laboral; 5) la reducción paulatina de la jornada laboral a medida que el empleo se vaya automatizando, compatibilizando por un lado la productividad y competitividad de las empresas, y por otro, la calidad de vida de los trabajadores y sus expectativas de empleabilidad.

Cátedra extraordinaria de Estudios de la Innovación (CESIN)

El FEI presentó también ayer, la puesta en marcha de la Cátedra extraordinaria de Estudios de la Innovación (CESIN), liderada por José Molero Zayas como Director. CESIN es la Cátedra de Estudios de la Innovación, creada por el FEI y el Grupo de Investigación en Economía y Política de la Innovación (GRINEI) de la Universidad Complutense de Madrid, con la perspectiva estratégica de estudiar y fomentar el desarrollo de actividades innovadoras. Une esfuerzos desde el triángulo Ciencia-Administración-Empresa, y es una propuesta única en el panorama de los estudios de la innovación en España. Su misión es impulsar los estudios de innovación, singularmente en lo que respecta a la innovación en las empresas como actores centrales de este proceso. Tiene como objetivo concentrar los esfuerzos en el estudio y evaluación de las políticas públicas de fomento de la I+D+i en las empresas, y el impacto real que tienen en su comportamiento tecnológico, estratégico y competitivo. CESIN está sustentado por una importante red de investigadores procedentes tanto de entidades españolas (UCM, UPM, CSIC, UAM, Universidad de Santiago de Compostela, INGENIO, Universidad de Salamanca, Universidad de Sevilla), como de entidades de otros países. “Lo importante -comentó al respecto José Molero-, es medir el impacto social de las políticas de innovación y reflexionar acerca de si tienen el efecto que deseamos para que la sociedad sea mejor”.

 

Reconocimientos FEI

El Jurado de los Reconocimientos FEI ha destacado en esta edición el trabajo de Paloma Sánchez Muñoz, Catedrática de Economía Aplicada de la Universidad Autónoma de Madrid, así como técnico comercial y economista del Estado, en la categoría de Investigador Innovador. La empresa innovadora reconocida este año es Bitbrain, firma de neurotecnología que combina neurociencia, inteligencia artificial y hardware para desarrollar productos innovadores.  Por último, el reconocimiento al organismo de apoyo a la innovación ha recaído en el Instituto de Bioingeniería de Cataluña, institución dedicada a la investigación básica y aplicada en bioingeniería y nanomedicina.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Translate »