25/01/2021

Epigramas IV de Juan de Portoplano

El de Portoplano, aquella tarde, cuando los fotones se clavan en la sien y en las manos, cuándo sientes que estás no fuera del horno sino dentro, el de Portoplano se preguntaba si había valido la pena dedicar casi toda su existencia a observar, analizar, pensar y escribir. Se preguntaba, que había sido una vida buena, intentando no hacer mal, buscar la realidad y verdad, pero una vida muy solitaria y en silencio, sin casi nadie comprenderte, ni dentro, ni fuera…

– No pongan a las personas, ni a los colectivos, ni a las sociedades en situaciones límites, porque no sabrán como responderán. No jueguen a ser los magos sociopolíticos que puede surgir lo que menos se esperan…

– Hay frases o ideas o palabras o conceptos o enunciados que no conocemos quién los habrá inventado o descubierto, pero que posiblemente hayan tenido una influencia en la historia enorme, siglo tras siglos. Por ejemplo, la frase de las ceremonias religiosas cristianas “en la enfermedad y en la salud, hasta que la muerte os separe”.

Esta idea, cierto que refrendada por la autoridad de una religión, y que viene del Nazareno, y que a su vez, del Antiguo Testamento, habrá influido a cientos, si no a miles de millones de personas…

Supongo que habrá otras ideas y frases, que se transmiten siglo tras siglo, y no conocemos quienes fueron los autores, o conocidos se han olvidado o sepultado en libros. Bien haría algún filólogo o historiador descubrir el origen de estas frases e ideas y enunciados…

– Surge una idea casi perfecta, y si no la materializas en palabras, se olvida.

– En un artículo periodístico o columna, el ethos, que llaman los eruditos de la retórica, se puede mostrar las debilidades y fortalezas de quién rellena hojas en blanco con signos-palabras. Yo, en mi caso, siempre he sido muy púdico con lo personal, no solo lo mío, sino con lo de los demás. Por eso, mi tendencia enorme a la abstracción, que no es lo mismo que la generalización. Pero de vez en cuando confieso y me confieso en alguna característica.

Al final, este tipo de artículo de Juan de Portoplano, sería una mezcla de columnismo con el género aforístico. Es decir, en una unidad de una página, incluir una docena de temas. ¡Hoy, podría decir, hoy igual que ayer, que estoy muy cansado, de tanto esfuerzo en la escritura, tanto escribir en un espejo que apenas a nadie interesa…!

– Me gustaría escribir y publicar para periódicos nacionales, es decir, que tuviesen una cobertura nacional, ya sería mucha soberbia, también internacional. Supongo que usted también sus propios sueños en su profesión. Pero en mi caso, todavía no he ganado económicamente, ni un céntimo, con dos mil artículos o columnas que he dado al público en medios periodísticos de Internet.

– No me gusta reírme de nada, ni de nadie, porque alguien puede tener tres cabezas, y se ofende que se rían de él, pero el que se ríe de él, tiene cuatro orejas, y, también le sucede lo mismo.

– Criticar con tanta radicalidad al estamento de los políticos profesionales, me parece que es un mal que nos estamos haciendo como sociedad. Una, cosa es analizar y criticar, a quién lo merezca, y otra, a la clase política en general. Es un mal que nos estamos haciendo a nosotros mismos, y las consecuencias, pueden ser nefastas a corto o medio plazo de tiempo…

– Llegas a una edad, ya próximo a la jubilación, y sientes, que has fracasado profesional y vocacionalmente, en varios estadíos de la realidad humana. ¿Y, qué haces? ¿Buscas las causas, sin quererlo hacer, pero te viene a la cabeza, borbotones como volcanes, de efluvios y piedras, razones y hechos y datos y causas…? ¿Y, tienes que vivir y sobrevivir, no solo con el fracaso profesional, a y en varios campos, sino además con el recuerdo casi constante…?

¡Y, no puedes decir nada a nadie o a casi nadie, a quién vas a contar tus fracasos profesionales o laborales, tus sueños y tus sueños rotos…1 ¡Es más, ni siquiera te atreves a escribirlos…!

¡Luego estarían el campo de los fracasos y éxitos personales, a esos, ni siquiera te atreves a mencionarlos, ni deseas recordarlos…!

– Si no existe Dios, el mundo está regularmente hecho, porque entonces, la maldad no se sancionará o juzgará, ni aquí en esta tierra, ni tampoco en el Otro Mundo, nunca personas que han o hemos hecho el mal, nos arrepentiremos, ni aquí, ni después de esta Puerta…

– Dicen que he probado muchas cosas, pero no saben, que cómo en todas se me cerraban los portillos y el campo, pues me decía, sin darme cuenta, empecemos otra actividad, y, al final, aquí también se rompían los vasos y botijos y bombillas…

– Temes que algo malo te suceda, en un campo, a ti o a los cercanos, temes, e intentas evitarlo, sin saber muy bien cómo…

http://twitter.com/jmmcaminero        © jmm caminero (31 agosto-30 diciembre 2020 cr).

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Translate »