El Viaje Interior IV. El mar

0 0
Tiempo de lectura:2 Minutos, 44 Segundos

Suena el teléfono. Sí, ¿dígame?. A ver Benjamín ¿de qué vas a escribir esta semana? ¡Bufff! no sé, no sé. Quizás del mar.

¿Del mar? ¡Ohh! ¡El mar! ¡La mar!…Risitas…¡Qué romántico!¡Qué bucólico!…más risitas…Bueno, bueno… Puede que no esté mal. A ver, a ver. Mándame el texto con tiempo para buscar las fotos, tengo muchas que podrían ir bien. A ver, a ver.

Y ahí quedó la conversación y yo con el mar cuando fue una respuesta rápida, sin saber por qué lo había dicho ni cómo se me ocurrió. Pero esa respuesta automática tendrá una o muchas razones.

Ya lo hemos contado varias veces. Nuestros viajes interiores empezaron con el mar, los remeros, la aventura, el miedo y la esperanza sobre el mar. Estuvieron llenos de hombres y mujeres con salitre, de monstruos bajo los barcos, en las fosas oscuras del Atlántico y luces que brillaban al atardecer o al amanecer, de grandes olas y vientos y tremendas calmas que asfixiaban y paraban el mundo.

Así que tiene su razón que hablemos del mar y sí, ha tenido algo o mucho que ver con lo que hemos hecho en estos años.

Fuimos capaces de imaginar los más dramáticos sucesos en esa travesía, de contemplar y plasmar escenas de amor con el mar detrás, encima y debajo.

Y en este cuarto viaje. ¿Qué pasa?¿También está el mar?. También. En casi toda la obra, de una u otra manera, está.

Como lugar de búsqueda en las esperas, como creador de espuma en los rompientes, como hábitat de los barcos reconstruidos, de los rotos y abandonados, en las olas de madera, en muchas de las miradas, en los paisajes.

Les voy a hacer una confidencia. Cuando voy a escribir, cuando me enfrento al folio en blanco, cuando me nublan las dudas por no saber qué hacer, pienso en lo que sucede cuando estoy frente al mar. Lo miro y me dejo llevar, su movimiento infinito no me hace pensar en él, sobre todo al principio de la contemplación, se me va el pensamiento a otras cosas, de la memoria vivida, de la inventada o recreada y experimento un ejercicio de autocomplacencia y aparecen historias o sensaciones que calman mi alma, que me serenan el espíritu. Estar mirándolo es como acudir a una liturgia mágica en la que la luz, el movimiento, el aire, el olor y el sonido se convierten en medicina mágica, en droga perfecta que además, no anula, no envilece, no engaña.

Eso hago antes de escribir y no me va mal.

En este tiempo de incertidumbre, de angustia por el futuro y desasosiego, me atrevo a darles dos humildes, sencillos y fáciles consejos: quedan dos días para ver la exposición, el lunes 5 y el martes 6, vayan a verla, ya saben, por las mañanas de 8 a 15. Si solo pueden por la tarde pónganse en contacto con nosotros y les acompañaremos a una visita en las horas que puedan. El otro consejo es más sencillo todavía, más fácil.

Miren el mar…

Benjamín Trujillo.

FOTOS: Eduardo Castro.

btrujilloascanio@gmail.com

Estamos en redes sociales:

https://www.facebook.com/El-viaje-interior-111119467291640

https://twiter.com/interior_viaje

https://www.instagram.com/viaje_interior_oficial/

 

 

 

 

 

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Translate »