Sáb. Dic 7th, 2019

El Supremo paraliza la exhumación de Franco del Valle de los Caídos

Fecha: 23/09/2018 Valle de los Caídos. Madrid. EFE/Fernando Villar

  • Los magistrados admiten detener el proceso cautelarmente hasta que tomen una decisión definitiva sobre el traslado de los restos del dictador 

  • Desde que el presidente Pedro Sánchez anunciara que sacaría a Franco en julio de 2018, el proyecto se ha visto ralentizado por la acción legal de la familia
  • La decisión, tomada por unanimidad, dice que trata de «evitar el perjuicio que se causaría a los recurrentes y, especialmente, a los intereses públicos encarnados en el Estado»
 
 

El recurso de la familia del dictador ha surtido efecto. Al menos de momento. Los magistrados del Tribunal Supremo han decidido que se detenga el proceso de exhumación de Francisco Franco del Valle de los Caídos hasta que haya una decisión firme. Los trabajos para sacar la momia de Franco de la basílica estaban previstos para el próximo 10 de junio una vez que el Gobierno dio por cerrado el expediente administrativo para trasladar los restos a un cementerio de El Pardo (Madrid).

La sala III del Tribunal Supremo ha tomado la decisión por unanimidad. Entre las justificaciones, se aduce que «la razón en que descansa esa decisión es la de evitar el perjuicio que, de otro modo, se causaría a los recurrentes y, especialmente, a los intereses públicos encarnados en el Estado y en sus instituciones constitucionales, los cuales se verían gravemente afectados si, exhumados esos restos, se estimara el recurso y fuera preciso devolverlos al lugar en que se hallan», ha informado el Tribunal nada más conocerse la paralización.

Esta decisión es un nuevo tropiezo en el periplo para intentar que Francisco Franco no permanezca más tiempo en el Valle, donde fue enterrado en 1975. La primera intención del Gobierno socialista de Pedro Sánchez fue que esta operación se realizara rápidamente, pocos meses después de su triunfo en la moción de censura. Enseguida se comprobó que la primera fecha indicada por el presidente, julio de 2018, no iba a ser posible. La negativa de la familia y los procesos judiciales han sido una freno constante. La segunda estación marcada por el Ejecutivo fue después del verano del año pasado y, en todo caso, se repetía en Moncloa: «Cuánto antes».

Ante el alargamiento, el 12 de octubre de 2018, Pedro Sánchez se escudaba en que «no depende de nosotros. No podemos decidir a dónde van los restos» para justificar el paso del tiempo sin que Francisco Franco fuera exhumado. Finalmente, el decreto se firmó el 15 de marzo de este año. No era el golpe definitivo. La familia estiró la vía judicial y, por el camino, un juez madrileño intervino en las concesiones de licencias municipales para impedir que las maquinas pudieran hacer su trabajo. Ahora, los magistrados del Supremo consideran que trasladar la momia del dictador sería un daño irreparable si, más adelante, deciden que debe anularse la orden del Gobierno.

A pesar de que el Ejecutivo ya tiene preparada la «unidad de enterramiento» (la tumba) para Franco de Mingorrubio en El Pardo, el dictador se queda en la sepultura de la sierra madrileña.

Puedes dejar tu comentario con Facebook

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Translate »