mar. Sep 17th, 2019

El PSOE entierra el Gobierno de coalición e IU abre la puerta al acuerdo programático con Sánchez para evitar elecciones

  • La vicepresidenta del Gobierno ha dado por finiquitadas las negociaciones: «No hay vía en esa dirección»
  • Izquierda Unida, tras la investidura fallida, pone sobre la mesa la posibilidad de apoyar a Sánchez sólo con un acuerdo programático
  • Pablo Iglesias ha defendido el Gobierno de coalición para «dar estabilidad y garantizar políticas de progreso tras la experiencia de los últimos 12 meses»
 

La Gran Coalición alemana entre la CDU de Angela Merkel y el SPD de Martin Schulz se pactó después de 136 días de negociaciones, aceleradas en los últimos 12 para redactar un documento de 177 páginas y 14 capítulos. En España hubo elecciones el 28 de abril, pero las negociaciones propiamente dichas no empezaron hasta hace ocho días, cuando Pedro Sánchez vetó públicamente a Pablo Iglesias para un Gobierno y el líder de Podemos aceptó dar un paso atrás.

Ese fue el primer episodio de la negociación. Pedro Sánchez pedía la cabeza del líder de Unidas Podemos, y éste se hacía el harakiri. Pero no podía ser gratis.

A partir de ahí, se convirtió en un elemento clave de la negociación, junto con la asunción del liderazgo socialista en la crisis catalana y la renuncia a aspirar a ministerios de Estado. Pero lo que es más relevante, incluso: como fue la condición impuesta por Sánchez, despejada esa exigencia, el PSOE no tenía otra salida que sentarse a negociar, aunque fuera su última opción y quedaran 48 horas para el comienzo del debate de investidura.

El PSOE nunca ha dejado, desde la noche electoral hasta este mismo viernes, de tender la mano a su derecha –afectando al contexto negociador–. Y, mientras, ha ofrecido un Gobierno a la portuguesa –con acuerdo programático de legislatura, la vía que acaba de abrir Izquierda Unida–; la inclusión de miembros de Unidas Podemos en la administración; los ministros «técnicos» y, al final, una vicepresidencia social y tres ministerios, que Iglesias descartó por «carecer de competencias para realizar las políticas públicas» que defienden.

«Desde el PSOE nunca ha habido una oferta que nos permitiese desarrollar las políticas que estamos planteando: subir el SMI, acabar con la temporalidad, escuelas gratuitas de 0-3, bajar la factura de la luz, medidas para combatir la emergencia climática, etc… Nos han llegado a decir que no podemos tener la cartera de Trabajo porque «somos incómodos para la CEOE», afirmaban fuentes de Unidas Podemos.

La investidura de Sánchez cayó este jueves, y este viernes la vicepresidenta, Carmen Calvo, negociadora por parte del PSOE desde cuyo departamento se filtró un documento manipulado con la oferta de Podemos –donde se decía «propuestas» apareció «exigencias»–, ha dado por muertas las negociaciones: «No hay vía en esa dirección. Es una fórmula que Unidas Podemos ha rechazado y rechazada queda».

Por contra, Pablo Echenique, negociador de Unidas Podemos, decía este viernes en una entrevista en eldiario.es que su grupo apostaba por seguir intentándolo después de un plazo para «enfriar el ambiente». Y añadía: «No hay que dejarlo para septiembre; Pedro Sánchez debería no irse de vacaciones, la gente nos paga para llegar a acuerdos».

Pero tampoco hay unidad de criterios en el ecosistema Unidas Podemos. La dirección de Izquierda Unida lanzaba un comunicado este viernes por la tarde, después de la rueda de prensa de Carmen Calvo, en el que culpaba al PSOE de la ruptura de las negociaciones y pedía al grupo confederal «exigir un acuerdo en torno a las bases programáticas establecidas en el Acuerdo de los Presupuestos Generales del Estado de 2019, aun en el supuesto de que no existiera acuerdo para constituir un gobierno de coalición con el PSOE».

Es decir, un acuerdo programático con Sánchez, aun sin Gobierno de coalición: el Gobierno a la portuguesa. Esta hipótesis siempre estuvo presente entre dirigentes de IU, a diferencia de los de Podemos, quienes apostaban por el Gobierno de coalición, si bien defendieron públicamente la posición política del grupo confederal en torno al Gobierno de coalición como única posibilidad hasta este viernes.

Mientras, en Podemos, como hizo Pablo Iglesias en el debate de investidura, han argumentado su apuesta por las dificultades para influir cuando se está fuera del Consejo de Ministros y que 165 escaños asegurados pueden ayudar a dar más estabilidad que 123.

En Izquierda Unida, sin embargo, tienen malos recuerdos de experiencias de cogobierno, como la de Andalucía, y hay muchos dirigentes que consideran «que es viable y necesaria una investidura con acuerdo programático», explican las fuentes, antes de ir a una repetición electoral.

Hasta tal punto es así, que en el debate de la dirección del jueves por la mañana, ganó la abstención al sí por escaso margen: síntoma de la «incomodidad» de algunos dirigentes de IU con el proceso negociador, tanto críticos como coordinadores regionales e integrantes de la mayoría, que reclaman a Garzón abrir un cauce de diálogo propio con el PSOE que plantee la investidura.

Una presión desde abajo hacia la dirección federal que termina por cuestionar la estrategia emanada de la Asamblea de junio 2016 de confluir con Podemos –como pudo verse en Madrid en las últimas elecciones y en otros territorios donde no hubo confluencia o la confluencia se rompió después–.

El PSOE, por su parte, ha acogido con cautela la propuesta que le hace IU a su socio de coalición electoral. «Esperemos», señalan en el entorno del presidente. Los socialistas quieren esperar a ver cuál es la reacción de Iglesias antes de cualquier movimiento. No obstante, Sánchez ya presionaba en esa dirección, cuando en el debate parlamentario le dijo a Iglesias sobre la oferta que había planteado tres horas antes de la votación definitiva: «Todo lo que se le ocurre, señor Iglesias, para acallar el clamor de quienes desde dentro de su organización y desde fuera de su organización le piden un acuerdo, es hacer una propuesta en tiempo de descuento».

La presión que puedan hacer IU y las confluencias –el portavoz de En Comú, Jaume Asens, reconoció que todas las partes debían hacer «autocrítica»– es una esperanza para el PSOE.

«Ojalá», dice una destacada dirigente sobre la posibilidad de que Podemos siga la línea que ha marcado IU: «Queremos un Gobierno cuanto antes». No obstante, hay dirigentes socialistas que considera que Iglesias no va a dar ese paso.

Mientras tanto, el PSOE ha enterrado la idea del Gobierno de coalición, ha vuelto a tender la mano a su derecha, e IU ha abierto la puerta al acuerdo programático con Sánchez para evitar elecciones.

Puedes dejar tu comentario con Facebook

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Translate »