mar. Sep 17th, 2019

El PP es absuelto por la destrucción de los ordenadores de Bárcenas

Sede del PP en Calle Genova, Madrid

Sede del PP en Calle Genova, Madrid

  • El juez Moreno Baena considera que no se ha podido demostrar que el borrado de las memorias tuviera como fin destruir pruebas de la caja B del Partido Popular
  • Asegura que uno de los ordenadores era del PP y que no hay pruebas de que el otro, cuya propiedad no está clara, guardara pruebas de la financiación irregular
  • El magistrado aplica la doctrina Botín al PP, a su asesor jurídico, la extesorera y el antiguo jefe informático por el delito de daños informáticos y no por encubrimiento

 

 

El Partido Popular y los otros tres procesados en el juicio por los ordenadores de Bárcenas han sido absueltos. El juez exonera al partido por falta de pruebas del delito de daños informáticos que le atribuía la acusación popular porque, escribe en la sentencia, ha quedado probado que uno de los ordenadores pertenecía a la formación política y sobre el otro se desconoce si era del PP o de Luis Bárcenas ni que en los discos duros destruidos hubiera almacenado algún dato o archivo en el momento del borrado. Este es el motivo por el que descarta el delito de daños informáticos.

El juez Eduardo Moreno Baena tampoco considera probado que cuando se produjo el proceso de borrado se haya demostrado que los acusados conocía que, de haber existido archivos relevantes en el disco duro, éstos tuvieran un valor económico significativo y no estuvieran a salvo en el pendrive entregado en el Juzgado Central de Instrucción nº 5 o en otro soporte de almacenamiento, bien conservado por Luis Bárcenas, bien incluido en los servidores de correo corporativo del PP. Por este motivo, en cuanto al delito de encubrimiento, el juzgador aplica el principio ‘in dubio pro reo’.

El juzgador aplica la doctrina Botín únicamente por el delito de daños informáticos y no por el de encubrimiento, pero ha celebrado todo el juicio para que la Audiencia Provincial resuelva en un único acto todo el procedimiento penal si lo estima oportuno, asegura en la resolución. La Audiencia Provincial es la instancia ante la que es recurrible la sentencia del juez Moreno Baena.

La Fiscalía reiteró en la vista su oposición a que el Partido Popular sea juzgado por la destrucción de los ordenadores de Bárcenas en aplicación de la doctrina Botín. En la primera sesión de la vista, la fiscal Carmen Luciáñez aseguró que las acusaciones populares no están legitimadas para acusar al PP porque el delito de daños informáticos no afecta al interés general. Luciáñez defendió la aplicación de la doctrina Botín porque el perjudicado, Luis Bárcenas, retiró la acusación y según la citada jurisprudencia no cabe sentar en el banquillo con solo la acción popular.

Contra ello, las acusaciones populares alegaron que el delito de daños informáticos que se atribuía al PP se cometió en concurso medial con el de encubrimiento, o lo que es lo mismo, que se destruyeron los discos duros para sabotear la investigación judicial de Pablo Ruz. Y ese encubrimiento supone una obstrucción de la acción de la justicia que sí afecta al interés general, por lo que la acusación popular estaba legitimada en el proceso. El delito de encubrimiento no se puede atribuir a una persona jurídica, como es el PP, pero sí a las físicas, caso de los otros tres acusados, quienes también responden por el de daños informáticos.

Además se sentaron en el banquillo el asesor jurídico del partido, Alberto Durán;la que fuera su tesorera Carmen Navarro –ambos personas de la confianza de María Dolores de Cospedal y todavía con puestos de responsabilidad en el partido–; y del que fuera responsable de informática, José Manuel Moreno.

Puedes dejar tu comentario con Facebook

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Translate »