Teresa Ribera ha dejado claro que el Gobierno «no apoya» la propuesta del plan de contingencia planteado por Bruselas ante el cada vez más posible corte de suministro de gas por parte de Rusia.

La vicepresidenta tercera del Gobierno y ministra para la Transición Ecológica ha defendido que España es un país «europeísta y solidario», pero ha añadido que las familias españolas «no van a sufrir cortes de gas ni de luz» ante lo que considera «un sacrificio desproporcionado«.

«A diferencia que otros países, los españoles no hemos vivido por encima de nuestras posibilidades desde el punto de vista energético», ha asegurado Ribera, que insta a «defender la posición» de España en materia energética.

«España ha hecho los deberes en este ámbito, pagando más que muchos socios europeos«, ha agregado, añadiendo que el Gobierno «se resiste a la imposición de obligaciones por encima en términos de esfuerzo a lo que nos corresponde y se pide a otros socios comunitarios».

Así, Ribera ha anunciado que España acudirá al próximo Consejo Europeo de Energía (26 de julio) para «defender los intereses de todos los españoles con una propuesta solidaria, eficaz, eficiente y coordinada».

«Hay muchos socios europeos que lo están pasando mal y ven con enorme preocupación el otoño y el invierno», ha reconocido, para luego añadir: «Queremos un debate sólido y honesto, oyendo las propuestas de cada Estado y no imponiendo soluciones que no nos parecen ni justas ni eficaces«. Además, cuestiona que se han encontrado «con un menú del día ya diseñado«.