El Gobierno ha confirmado que los ERTE se prolongarán hasta septiembre de este mismo año. Según ha confirmado el Ministerio de Trabajo a laSexta, la medida se aprobará mañana en el Consejo de Ministros y tendrá vigor el mismo día de su aprobación, si bien aún no se ha ultimado un acuerdo sobre esta medida desde final de verano hasta finales de año.

El acuerdo, sobre el que la patronal ha afirmado a laSexta estar «muy atado» se debatirá esta tarde en la mesa de diálogo social, donde la patronal no descarta que «pueda pasar de todo», y por lo que se han negado a comentar el acuerdo hasta que esté totalmente cerrado.

En el borrador del pacto de los ERTE al que ha tenido acceso laSexta y que podría ser rectificado esta tarde, se recoge que «no podrán efectuarse horas extraordinarias ni concertarse nuevas contrataciones si hay alguna persona afectada por el expediente temporal de empleo» y que «las empresas y entidades afectadas por estos expedientes deberán proceder a reincorporar a las personas trabajadoras afectadas por medidas de regulación temporal de empleo, primando los ajustes en términos de reducción de jornada«.

Además, en caso de que en un mes se alternen días de actividad y de inactividad, la empresa deberá comunicar a mes vencido los días trabajados el mes anterior. En caso de atenerse a la reducción de jornada, «las horas trabajadas se convertirán en días completos equivalentes de actividad».

Acuerdo entre la patronal, los sindicatos y Trabajo

La semana pasada laSexta ya pudo adelantar que el Gobierno, la patronal y los sindicatos ultimaban un acuerdo para prorrogar los ERTE hasta después de verano.

Anteriormente, Pedro Sánchez junto con los agentes sociales y la patronal acordaron otro pacto para prorrogar los expedientes de regulación temporal de empleo hasta el 30 de junio, aunque no continuase vigente el estado de alarma.

La agilización y flexibilización de los ERTE quedó recogida en el Real Decreto del 17 marzo, con el que el Gobierno aprobaba un paquete de medidas urgentes y extraordianarias para hacer frente a la crisis social y económica derivada de la crisis sanitaria.

No obstante, el Ejecutivo siempre ha señalado la medida como «temporal», y confían en que no sean utilizadas para introducir «medidas traumáticas en relación al empleo», tal y como expresaba en marzo la ministra de Trabajo, Yolanda Díaz.