jue. Sep 19th, 2019

El Cacique

El que fuera Alcalde de Valle Gran Rey en la isla de la Gomera desde el pasado 3 de julio es un penado en la cárcel Tenerife II. Se ha cumplido que es el primer aforado de la Comunidad Autónoma de Canarias que ha sido condenado. Militante en sus principios políticos de Coalición Canaria y posterior militante del PSOE. Al señor Ruymán García se le consideró culpable de un delito continuado de malversación, con condena de cuatro años, seis meses y un día de prisión. Así como de ocho años de inhabilitación absoluta para ejercer cargos públicos. Según la Opinión de Tenerife, se le había dado un plazo de diez días el pasado 13 de junio, para que se presentara de forma voluntaria en prisión, plazo que había vencido, dictándose por la Sección Quinta de la Audiencia Provincial, la orden de búsqueda y captura, ejecutada por la Policía Canaria. Los hechos habían ocurrido en el año 2008, cuando el penado era primer teniente alcalde bajo las siglas de Coalición Canaria, al colocar a su hermana en el ayuntamiento, como monitora de ludoteca, sin procedimiento de selección (a dedo) y contraviniendo los procedimientos legales, cobrando un salario sin que ejerciera el trabajo para la que se le contrató según se ha dicho. El abogado de la defensa, señor Eligio Hernández, según Europa Press, espera que prospere el recurso de amparo ante el Tribunal Constitucional.

La figura del cacique persiste en todos los lugares del mundo. Se señala que en el año 1538, durante el periodo de la monarquía española, cualquier autoridad indígena fuera llamada cacique. En Venezuela y de forma coloquial se señala la expresión mucho cacique y poco indio, refiriéndose a que muchos dan ordenes mientras pocos las cumplen. Tenemos el caso del llamado y conocido «cacique bueno» el expresidente del PP y de la Diputación de Ourense que está imputado por la Audiencia de Ourense por prevaricación, al colocar supuestamente a dedo en la Diputación a 104 personas, casi todas vinculadas al PP, en un corto periodo de tiempo. Los denunciantes, el PSOE, solicitaba también el que se contemplara la malversación, cuestión no aceptada por la Audiencia. Pues bien, el padre del actual Presidente de la Diputación de Ourense, de 73 años, el llamado cacique bueno, señor José Luis Baltar, no irá a la cárcel por no aceptarse la denuncia de malversación, pero podría enfrentarse a diez años de inhabilitación de cargo público, cuestión esa que no le afectará dada su edad, aunque nunca se sabrá. Lo que sí es evidente que de confirmarse una sentencia condenatoria, la pena al caciquismo le trasformara de caique bueno a ser el escarnio público de toda la Comunidad Autónoma Gallega. Hay políticos y cargos públicos totalmente equivocados en el ejercicio de sus funciones. Sus puestos y sus territorios pensaron que eran su finca privada y que el dinero público era su cuenta corriente personal. La buena gente de este país está más que cansada de cualquier tipo de caciquismo y de que el sistema permita su existencia. Pero también es consciente de que ha habido una actitud de permisibilidad por los poderes públicos, por los partidos políticos, a que se coloque a un hermano o hermana en la Institución que depende del otro hermano. Lo que se ha señalado en los medios de comunicación recientemente que el Tribunal de Cuentas del Estado, está ocupado por un buen porcentaje de familiares de políticos, es una vergüenza. Que un representante de un Sindicato de prestigio, haya colocado a un número importante de familiares y entre ellos a su mujer y a su exmujer. Es para sentir vergüenza ajena. Tendremos que finalizar diciendo: no comment.

Puedes dejar tu comentario con Facebook

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Translate »