Cumpleaños

0 0
Tiempo de lectura:6 Minutos, 12 Segundos

0. Ante toda realidad, objeto, cosa, persona, idea, concepto, entidad, realidad, los humanos nos enfrentamos de diverso modo y manera. Es decir, tenemos aptitudes y actitudes diferentes, incluso el mismo individuo, cambia su aptitud-actitud según la época-tiempo-edad-circunstancias. Diríamos que somos como un volcán que va moviéndose y cambiando, y por tanto, las posibilidades son ilimitadas.

1. De todos los temas que un articulista debe tratar, unos son más agradables, otros menos, unos es más experto o conocedor o sabio, otros menos. Pero lo que es obvio, es que de todos sabe algo, y de todos desconoce algo, de todos tiene una postura o diez puntos de vista, conceptuales y emociones y, por consecuencia, la cristalización-materialización en unas cientos de palabras, diríamos que es una “situación de estado”, “una posición mental”, “una perspectiva posible”, “un conglomerado conceptual-mental-afectivo-emocional”. En definitiva una posibilidad entre muchas. Por lo cual, intentaremos fijar algunos puntos de vista y perspectivas y límites sobre este tema:

– De niños, adolescente por lo general, el cumpleaños es una fiesta, alegría. Evidentemente si esa persona está en una situación normal, su país y su sociedad también. Pero cuándo se van pasando los años, diríamos que los cumpleaños, no es lo mismo a los diez años que a los veinte, que a los cuarenta, que a los sesenta, que a los noventa.

Frente al cumpleaños, en el cumpleaños, de alguna manera, nos enfrentamos a nosotros mismos, nos enfrentamos al mundo. Calculamos diríamos la “posibilidad y posibilidades”, que nos queda por hacer, qué hemos hecho. Cambiando, evidentemente, esta perspectiva, no es lo mismo a los siete años que a los treinta, que a las seis décadas que a los ochenta años.

– De alguna manera, todo ser humano, a partir de ciertas edades, se confronta, con sus planes de existencia y dónde ha llegado, sus éxitos y sus fracasos. Por lo cual, los cumpleaños, es una revisión de existencia-vida, del pasado o del futuro posible, de lo que se anheló y de lo que se tiene y de lo que aún se desea. Evidentemente, si todavía sigue pensando-creyendo que tiene futuro, sea afectivo o emocional o vital o existencial o conceptual o laboral o… O por lo contrario, ya piensa, que en gran parte su existencia, se ha terminado, y de una manera u otra, solo le queda esperar el último Tránsito. Y plantearse si existe Algo después o no.

– Los cumpleaños como las fiestas de navidades, y otras fiestas, proyectan aptitudes y actitudes controvertidas y diferentes. O dicho de otro modo, para unos les atrae mucho, para otros, las rechazan visceralmente. Generalmente, porque en casi todos los lugares existen problemas familiares, porque ya no viven algunos familiares, quizás, porque siempre algún miembro de la familia falta o no está presente o no viene a la fiesta, quizás por otras razones similares y diferentes.

– Quizás, la única solución más racional y razonable, consista en vivir-existir ese día, los días anteriores y posteriores, con normalidad. Cada persona, ha llegado a un tiempo, años de existencia, ha tenido más éxitos o más fracasos en su desarrollo. Saber que nadie es el hombre o la mujer cien, que unos tienen unas cosas, que otros tienen otras. Que todos se han equivocado en unas cosas, y otros en otras. Que todos han tenido unos éxitos y otros han tenido otros fracasos. Que quizás, no exista un método para calcular quién ha acertado o desacertado completamente. Que quizás, lo mejor es haber intentado siempre, y si no lo ha hecho, empezar ahora, a tener una voluntad-deseo-corazón-mente, que ha intentado buscar la verdad-bien-bondad, y que lo ha alcanzado en la medida de lo posible. Que una persona ha intentado no pisar a nadie, intentar que no le pisen a uno, no hacer mal, que no te hagan mal, siempre con racionalidad-prudencia-sentido común-legalidad-moralidad correcta.

– No todo el mundo que nace llega a los diez años, a los treinta, a los sesenta, a los ochenta. Quizás, el que haya ido pasando por esas etapas, debe ser para ellos o ellas, un momento de alegría. La vida la han vivido, con más alegrías o con más tristezas, con más aliento o más desaliento.

Quizás, cada uno, desde su posición-situación múltiple, tiene que intentar, hacerlo al menos, desde este cumpleaños, a vivir-existir-entender-comprender el mundo, intentando no dejar más mal o maldad en el mundo, sino intentar sembrar bien y bondad. Cada uno, con su modestia de sus posibilidades, cada uno, con su posición social o laboral o afectiva o conceptual o cultural o psicológica o.., sea alta o mediana o baja. Quizás, nuestros nombres, nadie los conocerá dentro de cien años, pero quizás, algunas de nuestras acciones-actos continúen existiendo, en unos individuos o en otros. Quizás, los que hicieron el puente de Alcántara, algunos, esclavos o soldados romanos, no querían haberlo hecho. Pero sus actos, individuales y colectivos, han influido a cientos de millones de seres humanos a lo largo de siglos. Cientos de millones de personas, han podido pasar por el, ahorrarse horas de viaje, vivir una vida normal más fácil, evadir sufrimientos, transportar mercancías de forma más eficiente, etc.

No somos conscientes que una sonrisa, puede alegrar a un ser humano. A otro ser humano, conocido o desconocido, porque ha ido a tu oficina a preguntarte algo. Sin entrar en los laberintos de los escrúpulos, con la normalidad de la rutina, nuestras palabras-deseos-emociones-actos-gestos pueden influir en otros seres humanos. Intentemos que sean verdaderos-racionales-morales-bondadosos…

– Ciertamente, casi todo el mundo teme la muerte, no en sí la muerte, sino que exista o no exista Después Algo.

Solo hay una receta, viva usted con el mayor grado de bondad-verdad-honestidad-respeto-honorabilidad, y quizás no tema la muerte, porque si existe Algo, ese Algo le valorará su bondad-bien-bonhomía, si no existe nada después, habrá vivido, de forma honesta, o lo mejor posible, intentando no haber sido avasallado por sus propios pasiones-deseos-pulsiones, sino haber puesto una medida y una norma, habiéndolos organizado de forma correcta y moral y racional.

También se teme a la enfermedad de los últimos años, a la decrepitud-vejez-problemas físicos-psicológicos-económicos-afectivos-familiares…

¿Qué le puedo decir, que quizás, consejos doy, que quizás no sigo? ¡Pues que existe la tormenta, el invierno, la noche, el huracán, pero después viene la primavera, el día, el verano, el sosiego. Si no viniese después, recordar que lo hemos tenido antes. Si la pierna ha fallado y ya renquea y se va deslizando con enorme trabajo por la acera, recuerde, cuántos años esa pierna le hizo buena función y usted corría maratones, saltaba obstáculos, reía con ella.

2. Para terminar, debo confesarle que no sé cómo concluir este artículo, salvo que hay cumpleaños que son dichosos, que hay cumpleaños que son dolorosos, que hay cumpleaños que la mente-cuerpo están en sitios jocosos, y que hay otros, que uno está en lugares de sufrimiento, que hay cumpleaños que parece está todo y todos, y otros, que siempre falta algo o alguien. Solo espero que no se desespere en los momentos de negrura, y cuándo existan momentos de dulzura-claridad, pues los vivas, con sosiego y prudencia y armonía. Paz y salud, paz y bien, paz y mesura.

http://soliloquios.blogia.com © jmm caminero (29 abril-30 junio 2017 cr).

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Translate »