19/09/2020

Cuestiones sobre la crisis del cristianismo y, XI

Una de las razones de la crisis del cristianismo, es que por ejemplo, una gran masa de cristianos, por ejemplo, en el seno del catolicismo, no conocen y no han leído, no solo los Cuatro Evangelios, sino el Catecismo de 1992.

Hay personas que dentro del mismo catolicismo, están insertos en movimientos parroquiales o incluso eclesiales, a veces, diríamos pertenecientes a diversos movimientos religiosos cristianos, diversos carismas. Y es cierto que conocen los Evangelios, pero no conocen lo suficiente el Catecismo de 1992, conocen diversos libros de espiritualidad y religiosidad de sus propios movimientos, pero no conocen el Catecismo de 1992 con suficiente profundidad, cada uno según sus circunstancias y realidades personales…

– Aunque sea una gota en la mar, una pequeña piedrecita en la totalidad del edificio, los cristianos, sean de una confesión o sean de otra, que disponen de actividades culturales de todo tipo. Por ejemplo museos que recogen obras de siglos anteriores, deberían tener una sección en cada museo eclesiástico o diocesano de una sección de arte actual religioso o cristiano. Aunque sean obras de segunda o quita categoría, tampoco, debemos ignorar, que cientos de miles de obras, están colgadas en cientos de miles de templos cristianos y son obras de quinta o segunda categoría.

Entendemos que una gran parte del arte actual religioso o cristiano, no puede ser litúrgico, para los templos, pero si podría ser para otras estancias de los edificios religiosos, para patios, salones, pasillos. Servirían como obras o imágenes para difusión pastoral, para evangelización, etc.

Creo que el cristianismo debería señalar más la evangelización a través de la gran cultura, no solo de la filosofía, sino también de las artes, de la literatura, de la pintura, de la música, etc.

– Aunque existan movimientos diversos dentro del catolicismo, y existan personas que según la oportunidad y la realidades concretas y carismas y vocaciones personales se encuentren en esas organizaciones su forma de ser y estar en el cristianismo católico, hay que pensar que existen personas que solo desean estar en lo esencial del cristianismo, las normas esenciales dogmáticas y morales, y no añadir a esas, otras específicas de movimientos u organizaciones concretas. Es decir, estar en movimientos parroquiales genéricos y normativos para todo el cristianismo y no, además de esas normas, añadir o sumar otras con carismas específicos, aunque estén dentro de la ortodoxia católica.

De ahí, la enorme importancia que las parroquias, cada parroquia o varias se unan para ofrecer todas las posibilidades, de movimientos de jóvenes parroquiales, para que se conozcan entre ellos, de adultos, etc. De tal modo, que no tengan, si no desean entrar dentro de organizaciones más concretas de un tipo o de otro.

– Las parroquias en sus senos, o uniendo varias de ellas, deben tener movimientos de jóvenes, para conocer mejor el cristianismo y para conocerse entre ellos. Esto en general, hasta donde sé, lo hacen bastante bien las iglesias evangélicas, no tan bien, las católicas… Porque éstas últimas depende mucho de la personalidad de los presbíteros de dichas parroquias y cómo van cambiando y modificándose sus mentalidades…

– En el seno del catolicismo están surgiendo en este último siglo, movimientos cristianos católicos, que sus miembros viviendo en el mundo, tienen normas específicas. No estoy en contra de ello. Están surgiendo muchos o lo han hecho en este último siglo, especialmente, antes y después del Concilio Vaticano II. Ciertamente, aportan nuevas realidades y entidades, pero quizás, también no habría que olvidar, que existen personas que solo quieren pertenecer al cristianismo general, y no añadir más normas y prácticas a lo normal. No hay que infravalorar, ni supervalorar, ni una cosa, ni otra…

– Las crisis de cualquier ideología, sea secular o no secular o religiosa o combinación entre religiosa y secular, siempre, me parece, a lo largo de la historia ha tenido las mismas raíces y causas y fundamentos, primero, la teorización de esa ideología no está suficientemente acorde con la realidad, y con otros saberes que ya dispone el ser humano, otros saberes racionales; segundo, la moralidad y la práctica ética, de sus integrantes, de los que creen en esa ideología, tanto de los niveles altos o medios, no está acorde no solo con el anterior punto, sino con su propia moralidad o una moralidad mínima universal, tanto a nivel teórico, como a nivel práctico.

En el caso del cristianismo, quizás, las dos anteriores tipos o conjuntos de razones, al menos, ahora, y en muchos periodos no se produce, es decir, el cristianismo, por su influencia de confrontación o dialéctica o diálogo con la razón grecorromana, tuvieron desde el principio combinar razón y fe, y por tanto, siempre han estado en una constante búsqueda de esa integración. Quizás, sea la macrovisión religiosa que tenga más claro este aspecto.

En cuanto a la moralidad y eticidad de sus altos responsables, al menos ahora, en estos últimos siglos, es de un nivel moral muy alto. Pero el cristianismo siempre ha necesitado santos y santas, santos y santas de altar. Han existido muchas personas, pero se necesitan más, la crisis del cristianismo es crisis de santos y santas…

http://twitter.com/jmmcaminero © jmm caminero (04 enero-09 septiembre 2020 cr).

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Translate »