Cuestiones sobre Dios, XIII

0 0
Tiempo de lectura:5 Minutos, 10 Segundos

Nuestro tiempo, en general, reflexiona sobre cientos de temas y cuestiones, cuándo no sobre miles, y muy poco sobre la cuestión Dios o Ser Supremo. Es un error de nuestra época este grave defecto, especialmente en Occidente.

– Si aumentase la cantidad y calidad de la fe en Dios, creo que disminuiría ostensiblemente muchos males y sufrimientos en el mundo, muchas angustias, penas, tristezas, depresiones, especialmente en Occidente.

– Dios ha sido, creer en Dios ha sido durante siglos un seguro para soportar y superar las penalidades y sufrimientos y angustias de la vida. Ha sido un seguro para no caer en grandes y graves desesperaciones. Dios ha sido un seguro para no caer en formas de autodestrucción humana, psicológica o moral o social, ha sido una razón muy potente para no caer en autolisis o en suicidios. A menos Dios en una sociedad hay directamente más sufrimientos. A menos Dios se potencia el sufrimiento a y en todos los sentidos…

– ¿A menos Dios, a menos adoración y amar al Buen Dios, más sufrimiento para el ser humano, la humanidad, cada persona y, todas las entidades que forman y conforman la realidad humana…?

– Hay tantos, que no desean o quieren amar al Buen Dios y aman cualquier cosa, a veces, buena, a veces, menos buena, a veces, no-buena…

– En un siglo actual, cuándo existe tanto ateísmo y agnosticismo y escepticismo, al menos, en una parte de la población, por prudencia y racionalidad, las diversas religiones y metafísicas religiosas existentes, deberían buscar modos de encontrar la paz entre ellas. O, dicho de otro modo, que ninguno de sus fieles, grupos, colectivos utilicen la religión, su propia religión para ir en contra de otros seres humanos, que creen en otras religiones o que no creen en ninguna. Si existe Dios, Dios juzgará a cada uno, dejemos ese papel a ese Buen Dios…

– Al existir cuatro mil religiones, actualmente en el mundo, sin entrar en las cientos o miles que hayan existido y hayan desaparecido. Ciertamente, una veintena son demográficamente las más importantes. Existen entre ellas, similitudes y diferencias, conexiones e interrelaciones, puntos en común y diferencias.

Pero es obvio, que en el concepto de Dios, en la dogmática, en la moralidad pueden existir diferencias apreciables, sin negar puntos en común.

Por lo cual, como una religiosidad-espiritualidad influye mucho en muchos individuos, éstas tienen en sus jerarquías ser lo más racionales posibles, lo más morales posibles, y no caer en errores psicológicos y morales. Y, por parte de cada persona, potencialmente creyente, tiene la obligación de comparar entre religiones, analizar el concepto de Dios, su dogmática o creencias básicas, su moralidad práctica y teórica.

Sin caer en exageraciones radicales de ningún tipo, toda persona tiene derecho y deber de analizar su propia religión y otras, no caer en errores morales o religiosos o espirituales o de comportamiento. Porque la religión al ser un conjunto de creencias y prácticas tan importante, condicionan y limitan al ser humano, a y en muchos sentidos. El ser humano con prudencia y racionalidad, sin soberbia y sin vanidad, tiene el deber y el derecho de analizar la religión y religiones. Porque también hemos visto, sabemos de muchos errores. Existen muchos planteamientos religiosos de muchas religiones no adecuados, sin contar las sectas o grupos minoritarios encerrados en sí mismos…

– Sería deseable, quizás soñar despierto, que las grandes religiones, creasen sistemas permanentes de comunicación entre ellas, para ir limando puntos de vista, poniéndose de acuerdo en temáticas comunes, examinar y analizar quizás conceptos que el tiempo ha ido añadiéndose a las revelaciones originales, un esfuerzo teológico a la luz de los saberes ortodoxos actuales, etc.

Si de verdad los grandes y medianos representantes de las religiones, sus jerarquías de verdad creen en Dios y en el hombre en Nombre de Dios, deben intentar quitar todos los sistemas teóricos y prácticos que durante siglos han enfrentado a unas religiones con otras, todas las normativas y prácticas que impiden esa cohesión o tolerancia, pero en todos los lugares del mundo.

Si un ser humano cree en otra religión, que no es la de un grupo o individuo, o no cree en ninguna, hay que dejar a esa persona piense-sienta lo que quiera, y si existe Dios, ya lo juzgará Dios, pero no los hombres…

Pienso que esta simple norma, haría el mundo mucho mejor, y las luchas inspiradas en las religiones irían desapareciendo a y en todos los sentidos…

La humanidad está en una situación grave y límite y radical, la humanidad ha alcanzado un nivel demográfico enorme, un poder tecnológico inmenso, por lo cual, el ser humano puede extinguirse con su poder a y en todos los sentidos. Por tanto, las religiones deben contribuir, en la medida que puedan en la paz mundial, no a agravar los conflictos existentes en cada región o en cada zona del mundo o en el mundo.

Cada religión, si basada en ella, existen, grupos o teologías que potencian la confrontación con otras religiones, o la obligación que otros se conviertan o cosas similares, deben las propias teologías y jerarquías religiosas y religiones bloquear esas tendencias en sus propias religiones. Si tienen principios que abogan por esas interpretaciones teológicas, cada una, debe en la medida de lo posible, crear nuevas interpretaciones teológicas que puedan estar más acordes con el respeto a todo ser humano, y, alejarnos de la tentación de un conflicto gravísimo, en el mundo o en regiones concretas.

Pueden que algunos principios teóricos o, y prácticos, sean consubstanciales en algunas religiones, en sus tradiciones culturales y religiosas, en sus princpios, pero hay que crear una interpretación, que esas formas solo eran convenientes al principio y no ahora, cuando eran minorías y no cuándo ya son grandes mayorías, cuándo… No se puede caer en la tentación de utilizar la religión para controlar el mundo o zonas del planeta, hoy en el siglo veintiuno, con todo el poder demográfico, económico, tecnológico que disponemos, que ahora nosotros los humanos podemos terminar con el mismo ser humano. No creo que Dios, que ninguna concepción sana y moral de Dios, quiera que la humanidad se extinga…  ¡Paz y bien…!

http://twitter.com/jmmcaminero   © jmm caminero (02 enero 2020-25 agosto 2021 cr).

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Translate »