jue. Sep 19th, 2019

¿Cuál es el papel de los medios de comunicación al hablar de inmigración?

Que vivimos en un mundo mediatizado, no cabe ninguna duda. Con narrativas transmedia y formas de comunicarnos cada vez más diversas en donde los mensajes van y vienen. Es en este mundo en el que se ve representada la realidad que ocurre a diario a través de los medios de comunicación, asistimos a una campaña electoral en España y vimos cómo los candidatos se tiraron los reproches que pudieron a la cabeza durante la misma. Todavía, entre tanto griterío, siguen retumbando, en esto que llamamos el imaginario colectivo, sus palabras, sus ideas y una cuestión que significa mucho para una sociedad como la española: “Inmigración”

Momentos como los debates donde se comparte la frase, el minuto… y después, en las noticias, las repeticiones de un mismo enunciado pronunciado por estos protagonistas para contextualizar lo que dicen los tertulianos. Todo un enlatado. Los recortes de prensa hacen lo suyo, alusión a conocidas frases: “No es posible que haya papeles para todos y que España pueda absorber millones de africanos” o “Hay muchos españoles en paro a los que no les llegan las ayudas sociales que sí alcanza la inmigración porque las instituciones públicas dice que ellos sí tienen arraigo” entre otras.

Y entonces viene la pregunta ¿De qué manera debe publicar estas palabras un medio de comunicación?

En un estudio realizado en 2016 se encontró que entre los años 2006 y 2013 se publicaron titulares como “Casi 5.000 inmigrantes colapsan los centros de internamiento de Canarias”, “Llegan 200 sin papeles más”, “Canarias recibe más de 1.400 inmigrantes indocumentados sólo durante el fin de semana”, “Canarias recibe una nueva oleada de inmigrantes” en la prensa española, haciendo referencia a las personas que llegaron en patera al país.

Sin embargo, no hablaron de otros aspectos que también tienen que ver con la inmigración dentro de esta sociedad. Describieron solamente una parte. De esta forma, la representación del inmigrante fue solamente esta. Fue la llamada “Crisis de los cayucos” de 2006. Al mismo tiempo, el CIS publicaba uno de sus barómetros donde reflejaba que la sociedad española consideraba “la inmigración” como el mayor problema que tenía el país.

¿Cómo nos cuentan los periódicos quien es el inmigrante?

Existe una representación mediática que se hace de los momentos y las circunstancias del presente, donde se relata mediante noticias los hechos, y los medios son un altavoz que nos cuenta lo que ocurre.

Está en el ADN mediático describir de manera pormenorizada lo que ve. Lo hace de forma continuada, por ello cada receptor de mensajes tiene definido un medio de cabecera, según sus preferencias, su ideología, sus gustos.

En la investigación sobre “la construcción de la categoría inmigrante en la prensa española” se tomaron en cuenta noticias publicadas en dos medios de comunicación (prensa) en España con líneas editoriales distintas, para determinar si las fuentes de las que estos se nutrían sobre determinados hechos influyeron en la percepción del inmigrante según su línea editorial.

Los hallazgos fueron curiosos, porque las noticias que tenían que ver con inmigración compartieron fuentes e incluso la manera de citar a la inmigración en titulares y cuerpo de la noticia fueron similares.

Esto nos lleva a una reflexión: La inmigración está vista como un fenómeno sobre el que resaltar las muertes, los delitos, la pobreza y, en resumen, aspectos negativos que ocasionan que el lector se haga una determinada idea sobre quienes son “ellos”.

¿Cómo se representa al inmigrante?

La mediatización del fenómeno genera una narrativa clara, que gracias a las imágenes, los relatos y las viñetas, hacen que el lector se haga una idea “redonda” sobre quien es el inmigrante.

El relato descrito con metáforas como las llamadas “olas migratorias”, “avalanchas”, “tsunamis” que comparan la llegada de la inmigración con la aparición de conflictos o con los diferentes acontecimientos político-normativos, no informan sobre una situación clara, sino que magnifican la cuestión con una descripción exagerada del asunto.

La inmigración se convirtió así en una parte importante de la agenda pública pero, por el otro lado, se ha transformado en fenómeno mediático y en un recurso discursivo recurrente, generando así una clara diferencia entre “ellos” y “nosotros”.

Como parte de las conclusiones del estudio se apuntó que, en aquél momento, el tratamiento de la inmigración fue el mismo por parte de ambos medios. Se carecía de corresponsales específicos cubriendo los hechos sobre los que había que publicar. La elaboración de las piezas partió de los datos proporcionados por las agencias de noticias y las fuentes oficiales de gobierno (Ministerios, Policía, Guardia Civil). Al hacerse eco todos los medios de las mismas fuentes, el tono y la referencia al inmigrante fue muy similar: “Inmigrantes ilegales que llegan en pateras” trasladando así el discurso político al social, legitimando la descripción por parte del aparato del Estado al inmigrante.

A pesar de la diferencia entre las líneas editoriales, llamó la atención en el estudio que no hubiera una diferencia ideológica en el momento de informar sobre el inmigrante, centrándolo solamente en las llegadas en patera a las costas.

Contextualización

La información continua que rodea la temática sobre inmigración está presente, de distintas formas y a diario, en un intenso debate social. La manera en la que los medios construyen categorías y encuadran la cuestión que tiene que ver con migrantes y refugiados merece un análisis en profundidad.

En este sentido, lo que falta en muchos casos es la contextualización de determinadas situaciones que haga comprender a la sociedad las causas de dichos movimientos y sus daños colaterales (guerras, persecuciones, muertes, hambrunas, violencia, ausencia de estado) así como el gran valor que estas personas añaden a nuestra sociedad.

Interpretando la realidad

Cuando hablamos de las noticias sobre inmigración, hablamos de la reproducción de los discursos lanzados desde las élites de poder, en este caso, los partidos políticos, muchas veces en estrecha sintonía ideológica con quienes emiten el mensaje. Son precisamente este tipo de mensajes los mismos que alzan a un líder, el cual enarbola en su discurso el sentir del partido en su conjunto y al mismo tiempo comunica, utilizando altavoces afines y de manera eficiente, el mensaje a sus votantes.

Para crecer en el discurso social, los medios de comunicación deben mantener un debate basado en los hechos, pero sin exagerar situaciones y sin enfatizar detalles que no sean relevantes para informar; sin embargo, no deben faltar a su cometido, informar con la verdad. Aunque esas noticias no vendan, crean una base social sobre la que se puede construir. Esta propuesta no tiene nada que ver con ocultar información, sino con plantearse la relevancia de la misma para el contexto de la noticia

Se debe trabajar para cambiar la nociva relación de fuerzas y “equilibrio” ideológico, y contextualizar la información que sea relevante sobre las personas de las que se habla en la noticia, generando así una pedagogía constante sobre las causas que originan la migración.

Los resultados del estudio demostraron la conexión que existe entre el contexto social que se vive con su manifestación en las noticias del periódico. Por último, hay que destacar que la inmigración y el inmigrante forman parte del imaginario social en España, y han sido precisamente los medios de comunicación quienes han ayudado a perfilar dicha categoría desde su descripción diaria en las noticias. ¿Lograremos describir la presencia del inmigrante como algo positivo?

theconversation.com

Puedes dejar tu comentario con Facebook

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Translate »