jue. Sep 19th, 2019

Cristina Cifuentes renuncia también a la presidencia del PP de Madrid

  • La ex presidenta regional comunica a la secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, su renuncia
  • La dimisión se produce dos días después de abandonar la jefatura del Ejecutivo autonómico tras el escándalo de su máster
  • Cifuentes tiene previsto dejar su escaño en la Asamblea, pero no de manera inmediata

Lo deja. Dos días después de abandonar la presidencia de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes renuncia a seguir al frente del PP madrileño,  según ha adelantado Infolibre y ha podido confirmar eldiario.es con fuentes próximas a la expresidenta madrileña. Cifuentes también tiene previsto dejar su escaño en la Asamblea pero no de manera inmediata. Fuentes cercanas aseguran que «de momento continuará». Lo hará como diputada rasa y sin exigir, sostienen las fuentes.

«Se trata de una decisión muy dolorosa para mí porque llevo militando en este partido más de la mitad de mi vida», empieza la carta dirigida a Cospedal, a quien le pide que dé «traslado» de su decisión al presidente Mariano Rajoy. Cifuentes justifica que se ha visto «obligada» a hacer una doble renuncia, como presidenta del Gobierno y del partido regional, para «no perjudicar a los madrileños, poniendo en riesgo la Presidencia de la Comunidad, ni a nuestro querido partido, que necesita estabilidad para continuar un proyecto político de centro».

Durante el último mes, ha ido perdiendo todos los apoyos del partido. La secretaria general, María Dolores de Cospedal, la que más se empleó durante semanas en defenderla, acudió personalmente el miércoles a la sede de la Comunidad a la Puerta del Sol para transmitirle el ultimátum de Mariano Rajoy: su tiempo al frente del Gobierno regional se había acabado y debía estar fuera antes de las 12 de la mañana, con tiempo a que el presidente acudiese al Congreso al Pleno de presupuestos. De la ovación que sus compañeros le depararon hace cuatro semanas en la convención del PP en Andalucía no queda nada.  El propio Rafael Hernando, portavoz parlamentario del PP, había asegurado horas antes que Cifuentes «debería ir dejando su presencia en la política».

Como había publicado eldiario.es, Rajoy lo tenía decidido: Cifuentes debía caer al frente del PP de Madrid. El presidente del Gobierno había dado la orden para que Génova tomara el control en la estructura regional y pusiera fin a la pretensión de la expresidenta de seguir como baronesa. Fuentes de la cúpula del PP aseguraron que «la decisión estaba tomada» contra el criterio de María Dolores de Cospedal, principal apoyo de Cifuentes y a quien sus compañeros en  la cúpula del partido recriminan la gestión del escándalo.

Mariano Rajoy le ha encargado la tarea al coordinador del PP, Fernando Martínez Maillo. En Génova confiaban en que fuera la propia Cifuentes quien de un paso atrás y permita la reconstrucción del PP madrileño. Si no pone las cosas fáciles, Génova nombrará una gestora.

«Tomaremos el control del PP de Madrid», aseguraba un destacado dirigente de la formación conservadora. «Podemos hacerlo con una gestora o con otras fórmulas parecidas a una gestora», aseguraban las mismas fuentes. Según los estatutos de la formación conservadora, corresponde a la dirección del partido la atribución de disolver una agrupación cuando lo consideren oportuno.

Además, Rajoy debe elegir a la persona que sustituya a Cifuentes en la presidencia hasta las próximas elecciones. El entorno de la expresidenta quiere imponer a Ángel Garrido con la amenaza de que no nombrarle supondría iniciar una guerra con el PP de Madrid.

La dirección del PP no ve en Garrido a la persona más idónea para la presidencia pero no descartan su nombramiento si colabora en la refundación del aparato orgánico en Madrid. Según fuentes de Génova, la presidencia de la Comunidad y la del partido estarán en manos distintas. Garrido no cuenta para el equipo de Rajoy en el diseño futuro del partido ni en la configuración de las listas para las elecciones de 2019.

Con respecto al cargo parlamentario de la expresidenta, Génova no tiene previsto hacer nada. Se le permitirá seguir representando al PP en la Asamblea desde una posición discreta y sin exigirle la entrega de su acta de diputada. El derecho al escaño es personal de cada diputado y si el PP quisiera echarla del parlamento, Cifuentes podría agarrarse a la ley y acabar aislada en el grupo mixto. Rajoy prefiere evitarse ese escándalo.

La propia expresidenta todavía tiene que decidir si «continuará  o no como diputada». Así lo ha expresado este viernes el presidente en funciones, Ángel Garrido, que ha concretado que tomará la determinación «en los próximos días». Cifuentes renunció a su cargo de jefa del Ejecutivo pero mantiene su escaño con dedicación exclusiva, según comunicó el miércoles a la presidenta de la Asamblea de Madrid.

Puedes dejar tu comentario con Facebook

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Translate »