sáb. Oct 19th, 2019

Contra la tergiversación de la historia, El “experimento Stuka” y la verdad imposible

Domingo Sanz: Nacido 1951, Madrid, Ciencias Políticas. Cárcel y todo eso, 1970-71. Licenciado en 1973. Director comercial empresa privada industrial hasta de 1975 a 1979. Traslado a Mallorca. de 1980 a 1996 gerente y finanzas en CC.OO. de Baleares. Actualmente jubilado pero implicado, escribiendo desde verano de 2015. _____________________________

Acabo de ver en la 2 de TVE el documental “Experimento Stuka” sobre el bombardeo llevado a cabo por la Legión Condor contra cuatro pueblos de Castellón en 1938. Murieron 38 personas y hubo mucha destrucción.

El franquismo divulgó que los aviones eran republicanos. Y que a nadie se le ocurriera decir lo contrario.

Durante la monarquía, aún vigente, los dos partidos gobernantes, PSOE y PP, instalaron la desmemoria, se supone que para que el poder que compartían no se desestabilizara con los trapos sucios de sangre antigua que a tantos políticos de ambos partidos podría manchar. Ahí siguen las cunetas, y lo que no son las cunetas, como los secretos oficiales guardados bajo siete llaves. Destapar eso sí que ayudaría a resolver muchos misterios todavía envenenados.

Hoy, 81 años después, el relator, o narrador para no molestar, del documental nos cuenta que, por fin, y gracias a que se ha demostrado que fueron los alemanes, se han conseguido reconciliar los habitantes de los pueblos bombardeados. Ni republicanos ni franquistas. Incluso se saca una orden de Franco contra el bombardeo de núcleos urbanos. Lo que nos faltaba. Como si el dictador no firmara unas cosas por conveniencia y acto seguido ordenara crímenes contra la humanidad sin mover una ceja.

La tesis de la implicación nazi contra la Segunda República, desde antes del 18 de julio del 36, queda reforzada con el caso de Hans Hellermann, que Himmler envió a Catalunya a principios de los años 30.

Deduzco que, tras 40 años de silencio a la fuerza y otros 40 de olvido cómplice, nos esperan ahora 40 más en los que se buscarán culpables no españoles hasta para el golpe de estado del 18 de julio de 1936. Si se es capaz de insinuar que los alemanes habrían bombardeado una España que no estuviera sufriendo la guerra iniciada por Franco, a continuación, cualquier patraña vale. Como sigamos así, dentro de doscientos años habrá libros que digan que Franco era un portugués que intentó conquistar España. Por ejemplo.

Sánchez y Casado podrían irse de excursión hasta Alemania para exigirle a Merkel que repare los daños ocasionados en España por los nazis de su pasado, y que también nos pague la factura de la División Azul. De lo contrario, pensaré que esta nuestra pareja del bipartidismo añorado, y muchos de los suyos, son bastante más franquistas de lo que lo disimulan.

Puedes dejar tu comentario con Facebook

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Translate »