mié. Jun 26th, 2019

Canarias7 publica la noticia de que «La Guardia Civil sustenta las imputaciones contra Curbelo», Presidente del Cabildo de La Gomera

Cohecho, prevaricación, falsedad documental, información privilegiada, hombres de paja, intento de soborno a un ministro extranjero, fiestas familiares para fortalecer las relaciones de negocio…

No falta ningún ingrediente en la trama del caso telaraña, ni siquiera la figura omnipresente de un «papá» que sobrevuela todas las actuaciones.

El veto de la dirección federal del PSOE al presidente del Cabildo de La Gomera, Casimiro Curbelo, por las causas judiciales pendientes ha abierto una guerra de guerrillas en la Isla, pendientes no sólo de la resolución política del conflicto sino de la apertura de juicio oral por la operación telaraña, en la que el dirigente socialista está imputado por varios delitos.

En el informe final de la Guardia Civil se recogen las declaraciones y pinchazos telefónicos a empresarios y funcionarios públicos y al propio Curbelo que permiten concluir la comisión de delitos por parte de éste, según el Equipo de Delitos Urbanísticos de la Benemérita.

Quien pone sobre la pista de los presuntos delitos de Curbelo a la Guardia Civil y la Fiscalía Anticorrupción es su exsocio Antonio Pérez, con el que mantuvo desencuentros que acabaron en litigios judiciales, Para  alcanzar entre ambos acuerdos extrajudiciales, el dirigente socialista coloca, según señala el informe, a un «hombre de paja» -Fortunato Arteaga- que, además de permitir  cerrar diferentes negocios y  saldar asuntos pendientes, beneficiarían economicamente al presidente gomero.

Antonio Pérez aportó a la Guardia Civil grabaciones de conversaciones teléfonicas, entre ellas, algunas entre Curbelo y el expresidente del Cabildo palmero, Felipe Hernández, que ha pedido la nulidad de las mismas y cuya solicitud ha sido rechazada por el juez el pasado enero.

En los pinchazos telefónicos, figuran conversaciones entre empresarios de la Isla de las que se desprende que existe un acuerdo para repartirse las obras más importantes que salen a licitación. En concreto, en noviembre de 2010, uno de estos promotores menciona que un trabajo, el muro de La Lomada que cuesta 430.000 euros, le toca a él porque los otros empresarios tienen obras adjudicadas y él «no tiene nada»

En estas conversaciones, los empresarios hacen referencia a «papá» o «papi», supuestamente Casimiro Curbelo.

Fuente: www.canarias7.es

 

canarias 7 noticia de curbelo

Puedes dejar tu comentario con Facebook

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Translate »