mié. Sep 18th, 2019

Canarias remite al Ministerio sus resultados y criterios de evaluación de la EBAU

  • Con la total convicción de que el formato autonómico de la prueba de acceso no genera diferencias significativas entre los resultados que se obtienen en las distintas comunidades autónomas, la Consejería de Educación en Canarias remitirá al Estado toda la información necesaria para que pueda comparar la EBAU canaria con el resto de comunidades autónomas
  • El Gobierno de Canarias afirma que la realización de una EBAU única en todo el Estado perjudicaría al sistema educativo español en su conjunto

La Consejería de Educación y Universidades del Gobierno de Canarias ha iniciado ya la recopilación de todos los resultados obtenidos en las pruebas de acceso a las universidades de La Laguna y Las Palmas de Gran Canaria, para remitirlos al Ministerio de Educación y Formación Profesional. La Consejería, que invita a todas las Comunidades Autónomas a remitir también sus datos, exige además al Estado que agilice al máximo la realización del estudio comparativo entre las diferentes comunidades anunciado por la ministra la semana pasada.

De esta manera, el Gobierno de Canarias está convencido de que se podrá zanjar definitivamente la polémica “forzada” por la que aseguran que superar la EBAU es sistemáticamente más fácil en unas universidades que en otras y permitirá demostrar que “la realización de las pruebas adaptadas a cada comunidad autónoma funciona, es completamente válida y no supone discriminación o competencia desleal alguna entre Comunidades Autónomas”.

La Dirección General de Universidades del Gobierno de Canarias está trabajando desde primera hora de la mañana de hoy con los vicerrectorados responsables del Acceso en ambas universidades para recopilar, ordenar y clasificar no solo los resultados, sino también los criterios aplicados para la corrección y evaluación de las pruebas y que se hallan publicados desde el comienzo del curso para todas las áreas. El director general del área, Ciro Gutiérrez, recuerda que “la dificultad de una prueba académica no está tanto en el formato que se plantea -sea una pregunta abierta, varias más concretas o incluso Tipo Test-, sino en el grado de exigencia en la corrección y que, en el caso de la EBAU, es público desde muchos meses antes de hacer el examen.”

Cabe recordar que la Conferencia de Rectores de Universidades de España, es decir el organismo que agrupa a todas las entidad es de derecho responsables de estas pruebas, ha defendido el modelo autonómico y señalado que no existe un solo estudio que certifique que la EBAU es más fácil de superar en unas comunidades autónomas que en otras.

La Consejería de Educación y Universidades, que viene expresando el mismo argumento desde el curso pasado, incluso en artículos de opinión, puesto que la polémica se produce de forma cíclica, ha decidido contribuir a zanjar definitivamente el asunto, no solo impulsando que todas las comunidades envíen sus datos al Estado, sino planteando a los vicerrectorados de admisión y de alumnado de la ULPGC y la ULL la posibilidad de suscribir un acuerdo, para que realicen el seguimiento de todos los trabajos que se puedan realizar al respecto, así como generar estudios propios.

Datos burdos

Entre estas posibilidades de colaboración, el director general señala que podría realizarse un primer trabajo detallado sobre los argumentos que se han empleado y que, a priori, “son absolutamente burdos”. Además de al hecho de considerar la dificultad del examen solo por su redacción, y no por la exigencia de los criterios que se utilizan en la corrección, Ciro Gutiérrez se refirió a la “disparatada” comparación entre los resultados de PISA y los de la EBAU.

A su juicio, cualquiera con un poco de rigor académico y sin un sesgado interés político, sabría que ambas pruebas son completamente incomparables, porque miden conceptos distintos y en diferentes momentos. Mientras la EBAU es una evaluación curricular, PISA es competencial; mientras la EBAU está basada en la legislación española y autonómica, PISA no tiene en cuenta las características curriculares del sistema educativo del país; y, mientras en PISA participa el alumnado según su edad (entre 15 años y 3 meses, y 16 años y 2 meses), independientemente del curso en el que esté matriculado, en la EBAU participa, voluntariamente, solo aquel que ha superado el Bachillerato previamente, por lo que factores como el alumnado que opta por la FP o el abandono escolar de cada autonomía inciden directamente en que no se pueda comparar ambas pruebas.

“Es la valoración inicial de la Consejería” -apuntó Gutiérrez- “que tal vez sea conveniente respaldar con algún documento más detallado y científico, si queremos evitar esta ‘noticia Guadiana’ que aparece y desaparece cada verano”.

Además, entre los datos empleados para insinuar que en Canarias se estaría regalando la nota, también se establecen relaciones directas entre la EBAU y la tasa de abandono de los estudios universitarios, “sin tener en cuenta las especificidades de cada lugar”, señala el director general. Gutiérrez apunta que, por ejemplo, la insularidad o el nivel económico pueden ser factores de mayor peso sobre la tasa de abandono que la nota de acceso “porque el alumnado canario que no entra en su carrera vocacional en las islas y no tiene dinero para irse a mil quinientos, dos mil, o tres mil kilómetros de aquí para estudiar, acaba por inscribirse en otros estudios que no le llenan y muchas veces abandona, bien porque no sigue estudiando, o bien porque entra más tarde en su primera opción”. En su opinión, estos otros factores serían otra de las áreas que podrían llevarse a estudio.

“Sea como fuere” -continuó- “la propia CRUE constata que no existe estudio alguno con algo de rigor que evidencie esa disparidad, por lo que lo único que cabe pensar de estas noticias cíclicas es que detrás subyace un interés centralista, con el que no estamos en absoluto de acuerdo”

Autonomías especializadas

Ciro Gutiérrez expuso que la Consejería canaria lleva trabajando toda la Legislatura junto con las Universidades públicas en un modelo de financiación con una parte basada en gastos corrientes, como la plantilla, la infraestructura, etc., y que incluye una financiación por objetivos, de acuerdo a las líneas de desarrollo estratégicas de las universidades, pero también de la Comunidad Autónoma. “Es decir”, -arguyó- “como ocurre en buena parte de las universidades, sus departamentos, estructuras, titulaciones y planes de estudio en general se articulan para, dentro de un marco común a todo el Estado, desarrollar aquellos aspectos que pueden ayudar más al progreso de la Comunidad Autónoma en la que están ubicadas, a su desarrollo cultural e incluso identitario”.

Ese principio de especialización está también presente en los planes de estudio desde la Enseñanza Secundaria Obligatoria y el Bachillerato, en los que, además de las asignaturas de opción autonómicas, se adapta el currículo de todas las demás al contexto de la autonomía, hasta en un treinta por ciento.

“De esta manera, el esfuerzo inversor que cada autonomía hace en su sistema educativo, se orienta lógicamente a la especialización en las áreas donde más carencias de mano de obra tiene, donde cuenta con mayores nichos de mercado y de crecimiento económico o donde más puede contribuir a la preservación y reconocimiento de sus señas de identidad culturales, etnogáficas, medioambientales y de todo tipo” -apuntó del director general, antes de concluir que, si se aplicase una EBAU unificada, tendería a unificarse después el contenido del Bachillerato y así sucesivamente, por lo que España, “perdería la riqueza” que le aporta esa posibilidad de especialización de las diferentes economías autonómicas, ya desde el Bachillerato.

Resultados 2019

En este curso 2019, el 95,48% del alumnado que se presentó a la EBAU en la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria ha superado la prueba de acceso, cifra muy similar a la del curso pasado, con un 95,5% de los estudiantes aprobados. En total se han presentado a esta fase general en 2019, 4.666 estudiantes, de los que resultaron aptos 4.455, según informa la propia ULPGC.

En la Universidad de La Laguna, el resultado ha sido de un 94,26% de estudiantes que han superado la prueba. De 4.280 inscripciones, 4.006 superaron la EBAU y 30 no se presentaron al examen. Por ámbitos de conocimiento, en la modalidad de Ciencias superó la EBAU el 96,98%; en el itinerario de Humanidades, el 94,6%; en la modalidad de Arte, el 94,55%; y, en el itinerario de Ciencias Sociales, el 89,67%.

Por otro lado, ya ha comenzado a haber algunos reconocimientos a los alumnos y alumnas canarias que han obtenido mejores calificaciones. Ciro Gutiérrez felicitó a todo el alumnado de Canarias que superó la prueba y, en especial, a quienes han logrado notas casi perfectas en Bachillerato y la EBAU.

Además, les animó a esforzarse al máximo en los estudios escogidos y afirmó estar convencido de que “quienes deban salir de las Islas, por no tener aquí los estudios deseados o por no superar el numerus clausus de estos, dejarán el listón de las Islas muy alto, porque cuentan con formación sobrada para competir con cualquier otro sistema educativo autonómico”.

 

 

 

Puedes dejar tu comentario con Facebook

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Translate »