“Baby suiting”

0 0
Tiempo de lectura:5 Minutos, 31 Segundos

0. Son algunos casos, no es ni siquiera una moda, de vestir a bebés o niños o niñas con ropa de adultos y después publicarlos o subirlos a internet. Esto es un fenómeno microestadístico, hasta donde sabemos no hay nada más que unas docenas, pero si es suficiente, al ser un hecho tan marginal, entre cientos de millones de bebés y de niños existiendo en el mundo, solo se producen unos cientos de casos, pero quizás debamos reflexionar un poco sobre este fenómeno tan esporádico, que nos sirvan para analizar quizás otros hechos no tan minoritarios.

1. ¿Qué puede llevar a unos padres a poner un traje de adulto a su bebé, y qué puede llevarles a subir la foto en internet?

Me recuerda aquello de hace unas décadas, que era costumbre en algunas familias vestir a los niños varones de ropa de niña. Siempre me he preguntado si ciertos problemas que Hemingway sufría tendría un origen en esta práctica. Pero es obvio que nunca he encontrado respuesta a esta cuestión que llevo lustros haciéndomela, cuándo reflexiono sobre el Premio Nóbel y otros casos.

¿Quizás los padres buscan una originalidad o una creatividad, o desarrollarles una personalidad o una diferencia o singularidad más fuerte a sus vástagos, ya desde el principio?

Es cierto que nos encontramos actualmente ante un fenómeno, que quizás en siglos nunca se había producido, es decir, alguien puede, sin apenas precio económico publicar algo en internet, sea de una forma o sea de otra. Por tanto, la originalidad puede nacer a borbotones, las singularidades, las excepciones sean positivas o menos positivas. Hasta ahora durante siglos lo “público o publicado tenía que pasar unas barreras, sean editoriales o periodísticas o incuso censuras de un tipo o de otro”.

Aunque un escribidor o escritor de artículos periodísticos tiene que estar abierto a todos los temas, debo confesar que este tema no me agrada, pero debo también ser fiel al oficio, y por tanto reflexionar sobre multitud de temas o cuestiones, para que nos sirvan como modelo para tomar posturas conceptuales o emocionales… Aquí no está solo la moda o el vestido o las costumbres a niños y adultos, sino diríamos el problema de hasta qué punto es o se debe vestir o realizar determinadas prácticas con los niños. Que pueden no ser negativas para su salud, que pueden ser no inmorales, pero que rayan en una línea o borde de la excentricidad sin sentido y sin conocer las consecuencias. Recordemos el dicho popular “experimentos solo con gaseosa…”.

2. Comprendemos que entre siete mil millones de seres humanos, y comprendemos que en sociedades abiertas como las occidentales, y entendemos que en culturas con mucha libertad como las europeas, y entendemos que civilizaciones con suficiente tiempo y recursos económicos, pues se pueden dar originalidades, que sin nadie se ofenda, me parecen excentricidades, no sé si habría que decir que es una especie de agresión, cómo cuando de alguna manera algunas cortes en siglos pasados, tenían a bufones, y algunos después les hacían cuadros, como Velazquez.

Hay que plantearse que un niño o bebé, no solo hay que darle de comer, no solo hay que darle vestido, no solo hay que darle cariño, sino que hay que darle seguridad. No sabemos cuánto capta un niño de todo ello, de esos trajes o chaquetas de los padres puestos en un bebé, pero pueden ustedes encontrar fotos en internet, pero si sabemos que las reacciones de los adultos ante esos niños pueden ser muy diferentes, y quizás, con los enigmas y misterios del cerebro, quién sabe cómo pueden afectarles a esos bebés o a esos niños…

Desarrollar la autoestima y el amor propio correcto de cada ser hacia si mismo, quizás sea una asignatura que no nos la enseñan en ningún lugar de curriculo académico de ningún país o sociedad, pero quizás sea esencial y determinante para el crecimiento de todo ser humano, de forma higiénica, higiénica a nivel psicológico y mental y cerebral…

3. Existe una variante de lo anterior, que no es solo vestir a bebés, sino a niños o niñas de pocos años como adultos, es decir, con ropa de “mayores”, trajes o chaquetas o incluso zapatos de charol, e incluso dándoles un aire “de estrellas televisivas o del cine o de la moda”.

Quizás se olvida el desarrollo psicológico según edades y etapas, y de alguna forma, se incentiva, consciente o inconscientemente el crecimiento, es decir, no pasar por etapas. Y el ser humano va evolucionando por fases hasta alcanzar la edad adulta. Al menos con el vestido… Quizás, sea de forma inconsciente o consciente una gran carga para un niño o una niña, ir vestido igual o casi igual que su padre o su madre, en algunas prendas. Es evidente una pregunta, que no podrá ser resuelta hasta que los especialistas en ciencias sociales nos entreguen sus respuestas, sus argumentos y sus experimentos…

Aquí habría un doble problema, si los niños o niñas ya exigen a sus padres ropa de adultos, parecerse a sus padres, o si es al revés, son los padres que van imponiendo esa ropa, sin consultar o sin que los niños o niñas la pidan o exijan, y al final, se produzca una combinación de ambos fenómenos… Pero sea lo que sea, la manera o la forma, la cuestión es “si el niño o niña de adulto que ya ha tenido demasiada originalidad, demasiada igualdad, demasiadas exigencias, va a ser capaz de soportar las frustraciones y sacrificios que la vida exige”.

4. Algo de lo que hemos reflexionado en este artículo poniendo como ejemplo el baby suiting, podría aplicarse a otros ejemplos, como poner nombres muy raros, dentro de su tradición cultural u otros fenómenos.

Bueno, si usted va leyendo este artículo en el metro o en el autobús o en la oficina o en su estudio o antes de dormir en la noche ya tiene un motivo más para reflexionar durante unos minutos u horas… Pero no olvide que se reflexiona con datos y argumentos…

En definitiva, aunque no sé si usted es consciente estamos tratando entre otros temas, el problema de la educación y el tema de la endoculturación y la cuestión de la sociabilidad, etc. He preferido no citar en este artículo a psicólogos que han tratado esta cuestión, para abrir digamos las posibilidades de que usted reflexione y usted añada mentalmente sus comentarios. Porque creo, quizás error personal, en el método socrático, que es invitar a pensar y no dar las respuestas ya degustadas y bien cocinadas. Usted tiene la palabra…

http://twitter.com/jmmcaminero © jmm caminero (01-23 septiembre 2016 cr).

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Translate »