Asuntos de la Gomera: Él desembarcadero de «Taguluche» es necesario (1935)

0 0
Tiempo de lectura:3 Minutos, 32 Segundos

Pese al informa que sobre el desembarcadero de Taguluche, en esta isla, emitió el señor ingeniero jefe de la Junta Administrativa de Obras Públicas, y por el cual desestimóse en Madrid la instancia del Ayuntamiento de Arure recabando la construcción de dicho desembarcadero, nosotros seguiremos afirmando rotundamente la absoluta necesidad de esta obra, al mismo tiempo que decimos que el informe a que estamos haciendo alusión carece de la objetividad e indispensable precisión requerida en tales casos.

Se rechaza la construcción del desembarcadero de Taguluche, según comunican al Ayuntamiento de Arure desde el Ministerio de Obras Públicas, basados en la circunstancia alegada en su informe por el señor ingeniero aludido, de encontrarse Taguluche a tres kilómetros de distancia del desembarcadero que se proyecta en Alojera y a cinco del muelle en construcción de «Vuelta», en Valle Gran Rey.

Indudablemente que si no existieran fundados motivos para cohonestar la veracidad de tales afirmaciones, todos tendríamos que convenir en considerar una gollería la pretensión del Ayuntamiento de Arure, puesto que al estar situado Taguluche entre Alojera y Valle Gran Rey, y a la distancia que se ha señalado, los puertos de uno y otro lugar deban ser utilizados por el primero.

Pero se han silenciado las causas y motivos que imponen la necesidad de construir en Taguluche un desembarcadero económico manteniendo, sin embargo, con toda firmeza y como argumento apodíctico, la razón de distancia existente entre Taguluche y los otros dos puertos. ¿Qué importa que Taguluche esté tan cerca del muelle de Valle Gran Rey y del desembarcadero de Alojera si por motivos orográficos se halla de todo punto imposibilitando para ut1lizarlos? Estuvieran esos puertos a menor distancia, a quinientos metros, por ejemplo y nada se habría remediado en beneficio de Taguluche.

Pensando detenidamente sobre esta cuestión, tenemos que suponer a Taguluche sometido y padeciendo el suplicio de Tántalo: morirse de hambre y sed y no obstante tañer tan cerca el alimento y el agua.

Y, en efecto: la situación geográfica de Taguluche, desriscado en una hondonada formada por la depresión enorme de las vertientes y montañas que lo circundan sin caminos de herradura siquiera que puedan permitir fácilmente el tráfico comercial de exportación e importación que necesita, de tal forma es circunstancia que lo coloca en un estado de estancamiento e inacción, que forzosamente tenemos que reconocer, que anular o suprimir su desembarcadero es segar despiadadamente y de un solo golpe la esperanza de progreso económico de aquel barrio, asestándole a su vez a la Gomera un desaire más en sus pretensiones  de conjunto sobre el bienestar insular.

No existe otra posibilidad viable e inmediatamente efectiva para contribuir al progreso material del barrio tan fértil y productivo como es Taguluche, que la construcción del desembarcadero que tiene solicitado, porque del dilema que nace en torno de este asunto o carretera o desembarcadero, la primera proposición es poco menos que impracticable por lo difícil y dispendiosa, quedando toda la razón a favor de la segunda.

Si se pretende un avalamiento mayor en pro di mi aserto, tenemos que pensar que Taguluche es de los sitios de la Gomera más abundantes en agua, y que los propietarios de aquellas tierras se ven en la necesidad y el dolor de dejarlas ir al mar, solo por no poder exportar sus productos con la regularidad y seguridad necesaria, reconociendo todo ello solo una legítima causa: la carencia de un desembarcadero que contrarreste las dificultades originadas por la bravura de aquel mar. No se olvide además, que hace aproximadamente cuatro años,- en aquel mismo lugar, tres marineros del vapor «Isora» perdieron sus vidas, no obstante las precauciones adoptadas, cuando se dedicaban a la faena de embarcar los productos de la tierra.

Por cuanto dejo expuesto, no solo pregono la conveniencia del desembarcadero de Taguluche, sino que hablo de su necesidad. El Ayuntamiento de Arure debe insistir sobre esta petición tomándola con el cariño e interés de las cosas decisivas; teniendo en cuenta además que las causas justas tienen siempre que salir triunfantes, y que el desembarcadero de Taguluche es de justicia.

Nicanor MELIAN – Isla de la Gomera, Mayo de 1935. Gaceta Fundado en el año 1910. N.° 8023

SANTA CRUZ DE TENERIFE (CANARIAS) – SÁBADO 1 DE JUNIO DE 1935 – San Francisco, 7 — Teléfono 157.

gaceta-tenerife-1910

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Translate »