Lun. Ene 20th, 2020

Arengas I de Juan de Portoplano

El de Portoplano, el de la mirada fija y momentánea, el que quería captar la realidad con pequeñas frases e ideas como fórmulas matemáticas con palabras. Utilizaba todos los géneros, al fin de cuentas, que no hay tanta diferencia entre unos y otros, solo concatenaciones de pequeñas frases y fragmentos. Así pensaba mientras caminaba.

– Pensamos que nos queremos y amamos de forma correcta a nosotros mismos, pero posiblemente no lo hagamos.

– Un matemático, no intenta descubrir lo que ya está descubierto, ni piensa que miles de personas entenderás sus planteamientos, sino encontrar nuevas realidades matemáticas, aunque solo las comprendan diez.

Esta es la misma idea y concepto de literatura. No reniegas de las grandes poblaciones lectoras, pero solo buscas realidad y verdad y bondad y belleza y racionalidad. ¿Cuántos están dispuestos a beber de esta agua…?

– No es ésta solo literatura sapiencial, tan antigua como las pirámides de Egipto, o aún más, porque las frases cortas sobre la realidad, pueden tener miles y docenas de miles de años. Es la manera de entender y comprender la realidad. Es además de todo ello, un intento de captar lo real, con palabras e imágenes. Algo de lo real.

– Tantos seres humanos, saben y conocen tanto de fútbol o de sus vehículos, y tan poco de su estructura de su ser, de su cuerpo, de su mente-psique y de su alma-espíritu.

La vida es armonizar y conocer de todo lo suficiente, aunque se sea especialista en algo, para ganarse la vida, para tener un oficio o una profesión.

– En demasiados ambientes, y demasiadas personas, toman la bondad y la mansedumbre como debilidad.

Este es uno de los grandes males de nuestro tiempo. Pocos o muchos aspiran al bien y a la bondad y a la perfección moral y espiritual, pero los que lo hacen, quizás no sean valorados ese esfuerzo por los demás. Sería igual que un gran deportista no se le valorase sus esfuerzos por ganar un ranking deportivo.

– ¿No caer en ningún charco de cieno y barro, de inmoralidad hoy, que hay tantos, y están tan cercanos, es muy difícil? ¿Más si cada vez, se nos prepara menos a esas luchas, más si nosotros y no queremos lidiar con esos toros…? ¿Unos caerán, caeremos, en un charco de barro y el otro, en otro cieno…?

– Necesito observar y percibir y sentir y pensar y caminar sosegadamente. No puedo hacer todo eso, si a cualquiera y a cualquier minuto alguien puede entrar en mi cerebro, haciéndome una llamada o informándome de lo último que haya acontecido.

– Tu exterior, tus obras son el reflejo de tu interior. Cuida adecuadamente tu interior, para que tu exterior se parezca a tu exterior correcto, cuida de forma adecuada tus obras y exterior, para que tu interior tenga el mayor grado de verdad y bondad y belleza y racionalidad y prudencia.

– Del corazón-interior-irracionalidad-ser surgen y resurgen muchos deseos-pasiones-emociones-ideas-percepciones. Unas son buenas y verdaderas, otras son menos buenas y menos verdaderas. Tu racionalidad-conciencia-pensamiento-entendimiento-libertad-voluntad debe intentar que lo negativo-malo-falso-inmoral no acabe convenciendo a tu dimensión racional-entendimiento-pensamiento, para que así no realices lo malo, no lleves a práctica y aceptación de lo malo, sino lo bueno que surge de dentro o que viene de fuera y acepta el interior…

Cuadernos de la Mancha es una especie de En Busca del tiempo perdido o de Mahabharata pero de otra manera. O mejor dicho, hecho hoy.

– Dicen que el ochenta por ciento de los manuscritos no tienen valor. Suponemos que la proporción será similar en las diversas artes. ¿Pero cuánto daríamos hoy, por tener unas cientos de obras del siglo dieciséis de ese ochenta por ciento, de su momento, que no tenía valor entonces…?

– La Europa cultural va desde Lisboa a Vladivostok. Del Polo Norte a Jerusalén.

– En una guerra y en la guerra un ser humano, uno, aún más muchos, tienen un valor ilimitado, casi infinito.

– Somos recuerdo y futuro posible materializado en el presente.

– Si despertamos a los muertos, los muertos pueden comernos de nuevo o comernos nosotros los vivos en nombre de los muertos, pero también a los muertos hay que recitarles un poema de justicia y de equidad y de verdad. Pero quizás, no soportarán los muertos, ni los vivos, la verdad de la realidad, ni de los vivos, ni de los muertos.

– Un derecho equis, basado en la verdad y bondad, es idéntico o igual o similar a hombres y mujeres. Los mismos derechos y los mismos deberes, salvo algunas matizaciones, para hombres y mujeres, porque ambos son seres humanos, con cuerpo y mente y alma.

El de Portoplano, en esa mezcla de todos los géneros, para intentar combinar el saber y la realidad, para intentar encontrar una pequeña luz en el mundo del mundo, se marchó hacia su hogar.

            http://twitter.com/jmmcaminero        © jmm caminero (15 octubre-30 noviembre 2019 cr).

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Translate »