¿Apruebo o rechazo? Chile define su dilema constitucional con un plebiscito marcado por la polarización

Más de 15 millones de chilenos asisten este domingo a votar en el denominado plebiscito de salida para decidir si aprueban o rechazan el proyecto de Constitución, que fue elaborado en el último año por una convención de 154 miembros electos por votación popular.

La pregunta que los votantes encontrarán en la papeleta es: «¿Aprueba usted el texto de Nueva Constitución propuesto por la Convención Constitucional?». Si la mayoría vota por darle luz verde al texto, concluirá así el ciclo de la Carta Magna vigente, que fue redactada en 1980, durante la dictadura de Augusto Pinochet.

De ganar la opción del ‘Rechazo’, el presidente de Chile, Gabriel Boric, reveló que su Gobierno impulsará otro proceso constituyente a partir de cero, incluida la elección de 155 convencionales.

Sin embargo, la derecha y la ultraderecha –principales promotoras del ‘Rechazo’– han planteado que, de ganar su opción, se mantenga la Constitución de Pinochet pero con algunos ajustes o se designe a un «comité de expertos» para que elabore un nuevo texto.

Cuándo, cómo y dónde votar

Las urnas abrirán a partir de las 8:00 de la mañana y cerrarán a las 6:00 de la tarde del domingo, no obstante, los centro permanecerán abiertos si todavía hay gente en las filas al momento que finalice la jornada. El requisito obligatorio para sufragar es tener la cédula o el pasaporte vigente.

Del mismo modo, los ciudadanos que tengan documentos vencidos desde el 2019 podrán acudir a ejercer su derecho al voto. Con miras a que la participación sea masiva, el Gobierno recalcó esta semana que quienes se abstengan podrían ser multados con hasta 180.000 pesos (equivalente a unos 200,70 dólares), ya que esta elección es de carácter obligatorio.

En esta ocasión, gracias a la Ley N°21.385, la ciudadanía podrá votar cerca de su domicilio, por lo que la ubicación de algunas de las mesas y centros electorales podrían cambiar. Los chilenos podrán consultar el sitio que les toca a través del sitio web del Servicio Electoral de Chile (Servel).

El Metro De Santiago, así como los servicios de EFE (la red que conecta a La Calera con Puerto Montt) y Biotren ofrecerán transporte gratuito durante toda la jornada.

Los resultados se definirán por mayoría simple y, una vez que cierren todas las mesas de votación, el Servel estará a cargo de los boletines, que se difundirán el mismo día. No obstante, el escrutinio final será responsabilidad del Tribunal Calificador de Elecciones, que deberá divulgarlo dentro de un plazo máximo de 30 días.

Campaña y polarización

La polarización y el clima de tensiones fue creciendo en las últimas semanas en torno al texto que se someterá a consulta y que, por primera vez, contempla el reconocimiento de los derechos de las mujeres, plantea la existencia de un Estado plurinacional y le otorga un lugar preponderante a la ecología.

Los adherentes de las dos opciones en disputa protagonizaron una dura campaña que estuvo signada por manifestaciones, debates públicos, ‘fake news’ y posiciones ambiguas por parte del presidente chileno, Gabriel Boric, quien dejó entrever que había un «plan B» en caso de que el ‘Apruebo’ no obtenga la mayoría.

El clima de confrontación era de esperarse, ya que la consulta es el resultado directo del llamado ‘estallido social’ de 2019, que derivó en protestas contra el anterior Gobierno de Sebastián Piñera, la solicitud de una nueva Constitución, la elección de una convención –conformada por una mayoría de independientes y progresistas– y el mismo triunfo del actual presidente.

Pero a pesar de los consecutivos logros electorales y políticos de la izquierda en Chile desde 2019, el Gobierno de Boric se prepara para afrontar dos escenarios posibles: el primero, si gana el apruebo, es que haya modificaciones en el texto sometido a consulta. Si, por el contrario, se impone el ‘rechazo’, su apuesta es convocar otra convención constituyente para elaborar una nueva propuesta.

Para plantear ese segundo escenario, el presidente insiste en el hecho de que la sociedad chilena quiere una nueva Constitución, ya que esta fue la opción que eligió el 78 % de los ciudadanos en el ‘plebiscito de entrada’ que se realizó el 25 de octubre del 2020.

El jueves, los promotores del ‘Apruebo’ y ‘Rechazo’ cerraron sus campañas con actos masivos en Santiago, epicentro político del país. Los de la primera opción se congregaron en la intersección de la avenida Santa Rosa y Alameda, donde se montó un escenario.

Mientras que los detractores de la propuesta de nueva constitución se reunieron en el Anfiteatro Pablo Neruda del Parque Metropolitano, lugar al que llegaron ondeando banderas chilenas.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Translate »