Ante Barberá nadie es neutral

Domingo Sanz: Nacido 1951, Madrid, Ciencias Políticas. Cárcel y todo eso, 1970-71. Licenciado en 1973. Director comercial empresa privada industrial hasta de 1975 a 1979. Traslado a Mallorca. de 1980 a 1996 gerente y finanzas en CC.OO. de Baleares. Actualmente jubilado pero implicado, escribiendo desde verano de 2015. _____________________________

0 0
Tiempo de lectura:1 Minutos, 31 Segundos

Alertamos en primer lugar contra el vídeo titulado EL BAILE DE LA RITA BARBERÁ, que no debe abrirse porque lo destruye todo, y esto no es una broma macabra.

El ministro de Justicia ha dicho, textualmente, que “Cada uno tendrá sobre su conciencia las barbaridades que ha dicho sobre Barberá”. Preguntamos al ministro si sabría estimar cuánto tiempo van a tardar muchos del PP en decir sobre Barberá bárbaras verdades y bárbaras mentiras en los juzgados, para cargarle a la muerta los “muertos” bien vivos y suculentos de una corrupción que ahora les acusa solo a ellos. ¿Cinco minutos, quizás, después de guardar ese minuto de silencio durante el que estarán pensando que les ha tocado la lotería, señor Catalá?

Unidos Podemos ha conseguido cuota de pantalla arriesgándose a parecer incorrectos, por lo que a los demás les conviene callar si no quieren hacerles aún más publicidad. Quizás han perdido un millón de votos de bien pensantes, pero podrían ganar dos o más de electores hartos de teatro. Además, les avalan dos argumentos imbatibles: que cuando murió Labordeta los del PP le negaron el mismo respeto y que hace una semana se quejaron de los minutos de silencio por las mujeres que mueren victimas del machismo, mientras el gobierno reduce los recursos destinados a combatir esa lacra. Y cuanta distancia separa a la fallecida de hoy de aquel diputado, o de tantas inocentes como sufren en silencio cada día.

El Ayuntamiento de Valencia ha decretado tres días de luto, pero dudo que en los próximos siglos se atreva a conceder el nombre de Rita Barberá a cualquiera de sus calles, ni siquiera en los arrabales. Construimos un futuro en el que seremos manipulados gracias al olvido y la ignorancia, desde un presente lleno de delincuencia que ocultamos bajo montañas de hipocresía. Como siempre.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Translate »