Aunque nadie lo confirma en el entorno del Gobierno, y todos mantienen que la decisión aún no está tomada, todo indica que Pedro Sánchez estudia volver a anunciar una sexta y última prórroga del estado de alarma de 15 días más, concretamente, hasta las 00.00 horas del 21 de junio.

En esta ocasión no será el sábado, como ha sido lo habitual hasta ahora para anunciar la continuidad del estado de alarma, y posiblemente el anunció de Pedro Sánchez se posponga hasta el domingo, tras la reunión de la Conferencia de Presidentes que ya ha sido convocada.

Los presidentes autonómicos se han quejado en reiteradas ocasiones que conocen estas decisiones por la prensa y, ahora, el presidente del Gobierno parece que consultará o informará antes de su decisión a los dirigentes regionales.

El Ejecutivo, y en particular el Grupo Socialista, han estado negociando con casi todos los grupos a lo largo de la semana, para tantear el camino de cara a la votación de esta nueva prórroga. Y, si al principio de la semana se veía muy difícil, parece que en últimos días se han acercado posiciones.

El Gobierno y el Grupo Socialista han seguido negociando en la última semana

Distintos grupos aseguran a Público que los socialistas, y en menor medida sus socios de Unidas Podemos, han seguido los mismos pasos que en las últimas semanas, y los mismos ministros que participaron en anteriores negociaciones han vuelto a tomar parte en los contactos. Aparentemente, mantienen esta voluntad.

Los planes del Gobierno, además, pasan por conseguir de nuevo el apoyo de Ciudadanos y el PNV, que sumando sus votos a PSOE y Unidas Podemos ya serviría para lograr 170 votos a favor. Y sólo bastaría con que repitieran su apoyo Más País (2), Teruel Existe, Partido Regionalista Cántabro o Coalición Canaria para llegar a la mayoría absoluta.

La transferencia al PNV de la gestión de la renta mínima ha limado el malestar que había en el nacionalismo vasco tras el pacto con Bildu -sobre la derogación de la reforma laboral en la votación de la última prórroga. Y Ciudadanos, de momento, se ha abierto a negociar su voto favorable, aunque sin garantizar todavía su apoyo.

Desde la formación naranja reconocen estar en interlocución permanente «desde que condicionamos a ello» al Ejecutivo, afirman, en las primeras negociaciones. En sus últimos contactos, apuntan, Sánchez no aclaró qué hará con la prórroga.

No obstante, se sigue hablando con otros partidos y, en especial, el Gobierno quiere volver a tender puentes a ERC para conseguir, al menos, su abstención. También se busca contar con Compromís, habitual aliado del Ejecutivo, que votó en contra en la última prórroga, y hoy por hoy no ha visto cambios sustantivos como para modificar su voto.

El Ejecutivo sigue buscando el entendimiento con ERC y Compromís, pero ya tiene un «plan b»

Además, en esta ocasión, el Gobierno quiere plantear un estado de alarma muy concreto, que se limite a restringir la movilidad en determinados territorios, y que ceda la gestión y las decisiones de la desescalada en sus últimas fases a las comunidades autónomas.

La diferencia es que, en esta ocasión, el Gobierno tiene un «plan b» por si, finalmente, se tuercen los planes previstos y no logra aprobar el estado de alarma en el Congreso.

Como explicó la vicepresidenta primera Carmen Calvo en la comisión de reconstrucción de la Cámara Baja esta semana, y por si no logran los votos, están estudiando «ordenar la legislación vigente que a la luz del decreto de alarma se ha generado en las órdenes ministeriales, con un paraguas de decreto ley, para dejar las mínimas normas posibles que ordenen la reacción y respuesta sanitaria hasta el final de la desescalada de los territorios que más problemas tienen para desescalar».

La vía del decreto ley, además, daría la ventaja al Gobierno de que entraría en vigor de forma inmediata y, además, seguiría en vigor aunque no fuese convalidado por el Congreso.

Estado de alarma parcial

Inicialmente, según fuentes del Gobierno, no se quiere recurrir a esta vía porque son conscientes de la complejidad jurídica que puede representar. En opinión de los expertos, los criterios de salud y de seguridad sólo se garantizan con restricciones de movilidad.

Estas fuentes indicaron que, aunque los datos de esta última semana han sido muy positivos, creen que hay que seguir extremando la prudencia, y que hay todavía importantes territorios en los que no se pueden levantar todas las restricciones.

Por ello, también cabe la posibilidad de pedir una prórroga parcial  del estado de alarma que no se aplique en todo el país, y que distintos territorios donde la pandemia evoluciona de forma muy favorable queden fuera del estado de alarma, como ya apuntó el propio Sánchez en su última reunión con los presidentes autonómicos.