Jue. Dic 12th, 2019

Ampliar el concepto de violencia machista y desmontar los discursos negacionistas: retos de España en la lucha contra esta lacra

  • Profesionales de todo el mundo se dan cita en el I Congreso Internacional de Violencia de Género, que se celebra esta semana en Agüimes. La ministra de Justicia en funciones aboga por desmentir a quienes niegan la violencia de género con estadísticas. En Canarias son 8 las mujeres asesinadas este año
  • En el Congreso se insiste en la importancia del consentimiento: “Sólo cuando una mujer dice sí, es sí” y se ha reflejado la preocupación que existe ante la violencia sexual, a la que se ven expuestas mujeres y niñas de todo el mundo
  • El 35% de las mujeres del planeta han sufrido algún tipo de agresión física o sexual, según datos de la ONU. Conceptos como feminicidio, que aún no tiene valor jurídico en España, han sido uno de los más debatidos en el Congreso

51 mujeres han sido asesinadas en lo que va de año en España. No es solo una cifra, son 51 vidas arrebatadas, según las estadísticas del Ministerio actualizados este mes de noviembre. El dato ya supera al de 2018. Es importante reflejarlo para combatir los discursos negacionistas que pretenden hacer retroceder a las mujeres en la conquista de sus derechos. Así lo ha recordado la ministra de Justicia en funciones, Dolores Delgado, en el I Congreso Internacional de Violencia de Género que se está celebrando esta semana en Agüimes (Gran Canaria) y donde se han dado cita profesionales de todo el mundo para compartir su experiencia y buscar soluciones para paralizar esta lacra.

En el Congreso, que comenzó este miércoles y durará hasta este viernes 15, se ha puesto de manifiesto que España logró estar a la vanguardia aprobando en el año 2004 la Ley de Violencia de Género, una de las pioneras en el mundo. La ministra en funciones, no obstante, ha recordado que a pesar de ello el sistema también falla y queda mucho por mejorar. Uno de los retos es adaptar el concepto de violencia machista de esta norma según lo que dice el convenio de Estambul, ratificado por España y por otros 46 países y que no solo recoge la violencia machista como la ejercida en el ámbito de la pareja o expareja sino que la amplía a toda la violencia que se ejerce a la mujer por el simple hecho de serlo. Se trata de una concepción que, aunque no fue recogida en este Congreso, sí que introduce la ley autonómica de Canarias en esta materia. 

Otro de los retos es revisar el Código Penal y aclarar la idea de consentimiento ya que “solo cuando una mujer dice sí es sí». Así lo ha recordado no solo la ministra sino que ha sido una referencia a la que han hecho alusión las expertas en distintos momentos del Congreso ante un Auditorio de Agüimes repleto de asistentes.

El concepto de feminicidio y la importancia de la perspectiva de género

El 35% de las mujeres del planeta han sufrido algún tipo de agresión física o sexual, según datos de la ONU. Conceptos como feminicidio, que aún no tiene valor jurídico en España, han sido uno de los más debatidos en el Congreso. Se trata de una palabra que hace referencia a los asesinatos de mujeres por el mero hecho de serlo, y según comentaba la letrada de la Corte Interamericana Marta Cabrera Martín, esta corte sí que utiliza este término. Lo empleó por primera vez en «el caso González y otras (campo algodonero)»: tres chicas (Claudia, Laura y Esmeralda) desaparecieron en México y cuando sus familias acudieron a la policía a denunciar no les hicieron caso en un primer momento. Finalmente, aparecieron muertas y con signos de haber sido sometidas a una dura violencia sexual. 

Por ello, tras este caso también se habló de «estereotipos de género» ya que aún hoy día se juzga a las mujeres por sus comportamientos. Además, en el contexto actual en el que existe tan elevado porcentaje de víctimas, la magistrada aludía a que si la Policía no pone los medios para localizar a las mujeres se convierte en una responsabilidad de Estado. 

Marta Cabrera Martín hizo alusión a que solo en 2018, 3.500 mujeres fueron asesinadas en Latinoamérica, según datos del CEPAL (que depende de la ONU). Por ello, esta parte del mundo ha sido considerada como «la más letal» para las mujeres en un territorio que además no está en guerra. En este sentido, mencionó la importancia de la Convención belem do para, es decir, la Convención Interamericana para prevenir, sancionar y erradicar la violencia contra las mujeres, de 1994 y ratificada por 32 Estados.

Así mismo, insistió en la importancia de emplear la perspectiva de género a la hora de analizar los casos, algo que se introdujo por primera vez en Latinoamérica en el caso del penal Miguel Castro, donde numerosas mujeres reclusas sufrieron violencia sexual. También reflejó la necesidad de realizar una reparación integral a la víctima y citó el ejemplo de una mujer de Guatemala que había sufrido violencia sexual por parte de los militares y cuyas hijas se tenían que quedar en casas de otras personas cercanas a la escuela para evitar ser violadas en el trayecto. Y es que, algo tan sencillo como podía ser ir a la escuela se convierte en todo un camino de violencia para niñas de todo el mundo. 

A pesar de estos casos citados, la violencia de género es común a todas las culturas, se da en todos los países y como principal causante se encuentra la desigualdad a la que han sido sometidas las mujeres en el mundo. A ello hizo referencia Magalys Arocha Domínguez, que insistió en las múltiples formas de violencia y en la necesidad de adoptar medidas especiales que permitan a las mujeres avanzar, teniendo en cuenta todos sus contextos, desde la mujer rural, la situación de las mujeres en los conflictos armados, el daño que hace el cambio climático a las mujeres o la discriminación que sufre en todos los ámbitos. 

La violencia machista es un problema para cuya erradicación es necesario que los gobiernos asuman que es un problema de Estado al que hay que atacar desde todas las esferas. Se trata de una máxima que la ministra de Justicia en funciones aseguró que tiene muy claro, y que recuerda que esta violencia ha costado la vida a 1.027 mujeres desde 2003. 

«Negar la violencia de género es una irresponsabilidad y supone negar el derecho de las víctimas a la Justicia y la reparación. Estamos ante un problema público y social: la mayor y más brutal manifestación de la desigualdad entre hombres y mujeres, que se da en todos los países y culturas», aseguró. Del mismo modo se expresó la vicepresidenta en funciones Carmen Calvo este jueves, que manifestó que: «No hay democracia si no se garantiza la seguridad de las mujeres». 

eldiario.es

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Translate »