media

El Trofeo Conde de Godó, organizado por el Real Club de Tenis de Barcelona, es uno de los torneos de tenis con más solera del panorama internacional. Repasamos la historia y el funcionamiento de este mítico club de la mano de su coordinador del departamento de comunicación y relaciones públicas, Xavier Gonzàlvez-Amat.

El club fue fundado en abril de 1889 por un grupo de extranjeros afincados en España aficionados al tenis. Entre ellos destacan Hans Gamper y los hermanos Ernesto y Arthur Witty -fundadores también del Fútbol Club Barcelona-, John Parsons, Arturo Leask, Kendall Park, Udo Steinberg y Thomas Morrison.

Sus 120 años de vida han dado para muchas historias en sus pistas; desde ser considerado talismán de la Copa Davis, la creación del Conde de Godó, y formar a algunos de los mejores tenistas de la historia del país.

Para Xavier la historia y tradición que hay tras el club es lo que marca la diferencia respecto a otros clubes: «El archivo histórico de tenis que tiene el RCTB-1899 es el mayor y más completo que existe en todo el país. Ni siquiera la propia RFET tiene tanto material». La experiencia y tradición también es el factor diferencial respecto a la formación de tenistas: «No es cuestión de tener las mejores instalaciones, el principal valor añadido respecto a los demás clubes es llevar muchos años trabajando duro para ofrecer la mejor formación».

media

Esta tradición quizás sea la que haga posible que actualmente haya 12 jugadores del RCTB-1899 en el top 100 ATP; nada más y nada menos que el 12% de los mejores jugadores del mundo.

Pero no es nada fácil pertenecer a la escuela de tenis del club. «La condición indispensable para entrar en la escuela de tenis del club es ser socio o hijo/ nieto de socio. Para que entre un socio nuevo, primero tiene que salir otro. El número de socios está cerrado en unos 2.200. Para entrar hay que tener el aval de dos socios que ya lo sean desde hace varios años y abonar el coste de la acción de entrada además de las cuotas mensuales correspondientes».  La cuota de entrada ronda nada más y nada menos que los 33.000€.

Al margen de esto, los mayores talentos de cada categoría pueden tener las puertas abiertas del club sin tener que hacerse socios dependiendo del criterio de la Dirección Deportiva.

Ya en la escuela los niños y niñas pasan por dos fases; una principal que es igual para todos los alumnos a los que se le irá prestando una atención más especializada conforme vayan destacando, y una Escuela de Alta Competición enfocada a competir al máximo nivel a la que llegarán si tras pasar por todas las etapas de la escuela principal, tienen condiciones para ser profesionales.

El RCTB-1899 acogió 45 eliminatorias de Copa Davis y fue considerada la «pista talismán», siendo protagonista del «gran boom» del tenis español. Xavier también habla sobre esto: «Los mejores jugadores del país entrenaban aquí y las mejores instalaciones para jugar también estaban aquí. A esto hay que añadir que en Cataluña y en Barcelona, especialmente, estaba el gran núcleo de aficionados y practicantes de este deporte».

En 1953, el presidente del club, Carlos Godó, decidió crear un torneo para atraer a los jugadores de mejor nivel del mundo y cambiar la historia del club para siempre. Para Xavier la influencia del torneo ha sido vital: «Su idea fue todo un éxito y está claro que el club no sería lo que es hoy en día sin el impulso, tanto de prestigio como económico, que le ha dado este torneo».

Xavier apunta que el Conde de Godó tiene un aroma especial debido a que se organiza en un club de tenis: «La mayoría de torneos del circuito son en recintos fabricados para jugar al tenis solo la semana en cuestión. Además, esto significa que el torneo es propiedad del club y no de ningún empresario o particular como ocurre con el resto. Aquí los dueños del torneo son los 2.200 socios de la entidad y cada año se votan las decisiones más importantes en asamblea».

Esto se ve reflejado en la calidad de las pistas de tierra batida, consideradas por muchos tenistas como las mejores del circuito: «A diferencia de la mayoría de torneos, aquí se juega al tenis durante todo el año y las pistas reciben un trato permanente durante los 365 días. Además, hay que añadir que el perfil del socio de este club es de un poder adquisitivo muy elevado y su exigencia para que las condiciones de juego sean perfectas es constante».

La historia presente del torneo la ha escrito Rafa Nadal, 11 veces ganador en los últimos 13 años. Y es que el balear juega en casa: «Rafa pisó por primera vez estas pistas con 11 años. Es decir, lleva 21 años jugando aquí y es normal que se encuentre a la perfección. Las condiciones de las pistas no han variado nada en todos estos años y a él le van de maravilla. No es casualidad que haya conseguido 11 títulos en estos tres torneos. Otro valor añadido para él es que gran parte de su entorno es de este club y aquí guarda amigos de toda la vida. ¡Y la pista lleva su nombre! Sin duda, jugar aquí le despierta muchas emociones».

Para Xavier nadie va a arrebatarle el título este año a Rafa si llega en buenas condiciones: «Nadie conoce estas pistas tanto como él y es imposible batirle si no tiene un problema físico. Para sucederle en el trono, no me olvidaría de Nishikori, que ya sabe lo que es ganar dos veces aquí. Los jóvenes ‘NextGen’ también podrían dar algún susto: Tsitsipas, Shapovalov, Auger, Tiafoe, De Miñaur…».

El club, que este mes celebrará su 120 cumpleaños, quiere seguir siendo referente del tenis a nivel mundial. Y para ello cuenta con jóvenes de la talla de Jaume Munar, Andrey Rublev, Nicola Kuhn, Alejandro Davidovich, Nicolás Álvarez, Carlos Alcaraz, Paula Badosa o Aliona Bolsova. El futuro del RCTB-1899 está asegurado.

Aquí están las apuestas deportivas de tenis para los próximos torneos.