22/10/2020

29/04/2020: La cifra diaria de fallecidos con coronavirus en España repunta hasta los 325 con más de 2.100 nuevos contagios

 

En el último día se han registrado 325 fallecimientos con coronavirus en España, frente a los 301 decesos notificados este martes y los 331 del lunes. Según el último balance del Ministerio de Sanidad, desde que comenzó la emergencia sanitaria se han producido 24.275 muertes con COVID-19. Galicia ha notificado 128 defunciones en centros sociosanitarios que no corresponden a fallecimientos actuales, por lo que no se incluyen dentro de los 325.

Se ha dado de alta a 108.947 personas desde el inicio de la pandemia. Son 6.399 recuperaciones más que el día anterior, pero se produce porque Galicia ha consolidado sus datos de altas domiciliarias y ha sumado de golpe 3.552 personas curadas, frente a las 1.841 que comunicaba este martes.

Además, se han confirmado 2.144 nuevos contagios en pruebas PCR y los casos totales se han elevado a 212.917. Los nuevos positivos contabilizados por Sanidad se corresponden a positivos que se han diagnosticados por PCR, tras decidir que la periodicidad de la información sobre las pruebas serológicas se va a espaciar en el tiempo.

El Ministerio de Sanidad ha conseguido homogeneizar los datos de las comunidades en el balance de este miércoles. Galicia era la única que no aportaba los casos acumulados de UCI, pero hoy ha validado esta cifra, además de sus hospitalizaciones, fallecimientos y altas. Por este motivo se ha producido un descuadre en los decesos, recuperaciones y no se ha podido calcular los casos nuevos e incrementos correspondientes. En total, los casos que han requerido hospitalización han sido 115.845, con la suma de todas las comunidades, y 10.721 pacientes han ingresado en UCI.

«La transición no se basará en indicadores únicos»

Fernando Simón, responsable del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias, ha indicado que la transición hacia la desescalada en las provincias «no se va a basar en indicadores únicos y umbrales prefijados» porque depende de «muchos factores», entre los que ha citado la situación epidemiológica, las capacidades asistenciales disponibles por si se produce un rebrote o los mecanismos para garantizar que las medidas de control alrededor de los territorios que se vayan reabriendo se pueden cumplir.

El experto ha calificado como «temerario» plantear un único indicador y plan para avanzar entre las fases del plan hacia la llamada «nueva normalidad». «Estamos estableciendo las relaciones entre los diferentes indicadores. Sí que tenemos que valorar algún máximo y mínimo como orientación, se está trabajando», ha explicado. Simón no ha querido dar ninguna fecha porque la evolución será «diferente» en cada territorio, ni tampoco profundizar en el número de personas que podrán, por ejemplo, acudir a ver familiares o sentarse juntos en una mesa de un restaurante. «Todo se irá definiendo. Estamos haciendo en horas o días lo que se haría en años», ha argumentado.

Sánchez dio a conocer este martes por la tarde los primeros pasos de la desescalada del confinamiento. El proceso aprobado por el Consejo de Ministros será asimétrico y se establecerán cuatro fases (0, 1, 2 y 3), en las que irán entrando los diferentes territorios, según su nivel de cumplimiento con los indicadores de evolución de la COVID-19.

Cada fase durará dos semanas y se avanzará a la siguiente etapa si los indicadores sanitarios apuntan que es posible continuar, siempre con medidas de control y el uso de material preventivo. El presidente ha dicho que el desconfinamiento durará entre seis y ocho semanas. El Ejecutivo pedirá una nueva prórroga del estado de alarma por 15 días en el Congreso cuando concluya la actual el próximo 10 de mayo, sin aclarar si solicitará más hasta finales de junio.

Mejor lavarse bien las manos que guantes

Simón ha explicado las razones por las que Sanidad no está obligando a la ciudadanía a utilizar guantes como método de prevención del contagio del coronavirus. «Los guantes son una medida más de protección pero hay que tener cuidado. Es preferible un correcto lavado de manos que utilizar guantes», ha asegurado.

El guante «sirve cuando tenemos una mínima certeza de que después no vamos a tocarnos», ha advertido, antes de señalar que «es complicado que se toque una superficie infectada y luego no se toque la cara o los ojos»: «El guante no aporta gran cosa. Lo que aportan son las medidas de higiene».

Con respecto al uso de mascarillas y su obligatoriedad, ha admitido que «es un debate que es importante que no está cerrado». El responsable técnico del Ministerio de Sanidad ha recordado, no obstante, que en el documento aprobado por el Ejecutivo «se habla de la obligatoriedad del uso de las mascarillas en el transporte público cuando haya aglomeraciones». Pero ha explicado que «no todo el mundo puede usar una mascarilla», bien por «problemas respiratorios» por ser «personas que pueden padecer crisis de ansiedad» o en el caso de ciudadanos cuyas profesiones requieren un «alto nivel de ejercicio físico». «Una norma sobre el uso de mascarillas obligatorio con todas estas excepciones es complicada», ha remarcado.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Translate »