jue. Mar 21st, 2019

El certificado profesional, la puerta del empleo

  • El 60% de las personas que obtiene un certificado profesional accede a un puesto de trabajo antes del año

La formación y el empleo están estrechamente relacionados. La falta de cualificación, o no poder acreditar la formación o la experiencia laboral, son algunos de los principales obstáculos para acceder a un puesto de trabajo. Por este motivo, el Servicio Canario de Empleo (SCE) ha intensificado en los últimos años todas las acciones formativas conducentes a la obtención de un certificado de profesionalidad. De acuerdo a las últimas evaluaciones realizadas, el 60% de las personas que obtienen un certificado profesional consiguen acceder a un puesto de trabajo. Abandonar no es una alternativa; actualizar conocimientos, sí.

“Nunca hay que tirar la toalla”, asegura Angy Machín Brito, una de las mujeres que consiguió el certificado profesional en el Programa de Formación en Alternancia con el Empleo (PFAE) sobre Automoción, impartido por FEMEPA, y que en la actualidad está trabajando en un taller. Llevaba más de 6 años sin tener empleo. “Tengo 49 años y por la edad cada vez era más difícil encontrar un trabajo. Cuando me llamaron del Servicio Canario de Empleo para hacer el curso pensé que se habían equivocado, porque era de automoción, pero me explicaron de qué iba y me dije: venga, vamos a intentarlo”.

Angy cuenta que al día siguiente de terminar el PFAE firmó el contrato de trabajo en la misma empresa donde había hecho las prácticas. “Al principio estaba muy asustada, pero esto cada vez me gusta más”. “Además -cuenta-, aquí me tratan como si fueran familia, como una más; da igual que sea mujer, hago lo mismo que mis compañeros”.

En 2018, 15.981 personas consiguieron en las Islas un certificado tras recibir la formación gratuita que imparte el SCE o tras presentarse a las pruebas que periódicamente convoca el Instituto Canario de Cualificaciones para acreditar la experiencia laboral o formación profesional. Y muchas de ellas, además, que habían abandonado sus estudios de Primaria y Secundaria por circunstancias personales, también consiguieron aprobar los exámenes de competencias básicas y obtener, con la formación especializada recibida, un certificado de mayor nivel.

Es el caso de Juan José Ortega, que nunca había trabajado en la construcción – más allá de “algún trabajito” esporádico en la juventud -, carecía de cualificación y llevaba más de 10 años sin empleo. “Estaba cobrando una ayuda cuando me llamaron de la oficina del Servicio Canario de Empleo para hacer un curso de la Fundación Laboral de la Construcción”. “La verdad que ha sido muy buena experiencia -cuenta orgulloso-, nada más terminar las prácticas hice contactos con otras empresas y al mes y medio me contrataron en la empresa que estoy ahora”.

En el mes de marzo próximo, Juan José hará un año de trabajo en la empresa de reformas donde ahora pone en práctica toda la formación que recibió como ayudante de albañil. “Además del trabajo que tengo, recibí formación en otras materias como Seguridad Laboral, que ahora constan en el currículum y me abren más puertas”.

Según los datos facilitados por el Observatorio de Empleo de Canarias (OBECAN), en número absolutos el mayor número de personas certificadas que accedieron a un puesto de trabajo lo hicieron en las especialidades atención sociosanitaria a personas dependientes en instituciones sociales y a personas en domicilio; operaciones básicas de restaurante y bar; docencia de la formación profesional para el empleo; actividades de venta; cocina; peluquería; actividades auxiliares en viveros y jardinería; y servicios administrativos, entre otros.

Certificate, un incentivo de hasta 6.000 euros por contrato. La Consejería de Empleo del Gobierno de Canarias fomenta la contratación de los y las desempleadas que tengan formación obtenida a través del Servicio Canario de Empleo (SCE) con el programa Certifícate con hasta 6.000 euros por contrato. Certifícate busca favorecer la inserción sociolaboral y contribuir a la mejora de la productividad y la competitividad de las empresas, porque cuanto más formado esté el empleado, más garantías habrá de conseguir y mantener el empleo. Las ayudas van desde los 2.500 euros por contrato parcial hasta los 5.500 euros por contrato indefinido, a los que podrán sumarse otros 500 si la persona contratada ha realizado prácticas en la misma empresa.

Como explica el director del SCE, Sergio Alonso, “la buena formación de las plantillas beneficia tanto a los trabajadores como a las empresas que mejoran su competitividad”. “La empresa sabe que la herramienta más potente para obtener beneficios es el capital humano, sus propios empleados”.

A través de este programa se bonifica con hasta 6.000 euros por la contratación de desempleados que tengan un certificado de profesionalidad, la titulación que acredita el conjunto de competencias profesionales que permiten al desempleado que antes no tenía titulación alguna trabajar en el área en la que se ha formado, y tiene carácter oficial y validez en todo el territorio nacional.

Las empresas que se acogen a este programa de subvenciones tienen que cumplir además una serie de condiciones, como por ejemplo mantener el mismo nivel de plantilla que tenían tres meses antes de formalizar la contratación y durante todo el periodo de permanencia del trabajador subvencionado, entre otras.

Puedes dejar tu comentario con Facebook

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Translate »