jue. Mar 21st, 2019

“Amo a España”, dijo Junqueras

Domingo Sanz

“Y por eso defiendo la independencia de Catalunya”, siguió diciendo, mientras prestaba declaración en su juicio supremo tras cientos de días en prisión preventiva. Respondía así a preguntas de su abogado sobre el referéndum que nunca se celebraría, según el gobierno de la misma España.

En aquel octubre de 2017 ocurrieron muchas cosas para llegar hasta este banquillo de acusados distintos. Mientras el rey comenzaba su discurso con “Buenas noches. Estamos viviendo momentos muy graves”, y no se refería a la incompetencia del gobierno del PP para hacer política de categoría en momentos complejos, proliferaban en las redes chistes en los que policías nacionales aporreaban votantes catalanes al grito de “No (porrazo) queremos (porrazo) que (porrazo) os (porrazo) vayáis (porrazo). Os (porrazo) amamos” (porrazo).

Tras la declaración de Junqueras millones de mentes españolas disfrutan con las ironías envenenadas que desde las atalayas lanzan sin piedad nuestros creadores de odios, tan patriotas. Mientras tanto, nadie destaca que la declaración entre rejas de Oriol hace más por la paz en un país de guerras civiles que todas las derechas de España juntas. Y también regala más votos a Pedro Sánchez que la mitad de sus barones.

 

Puedes dejar tu comentario con Facebook

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Translate »