jue. Mar 21st, 2019

La Audiencia de Navarra mantiene la libertad provisional para ‘la manada’

  • La Sección Segunda desestima la solicitud de ingreso en prisión de los cinco miembros de ´la manada’, realizada por la Fiscalía, acusación particular y acusaciones populares
  • Toma esta decisión por mayoría de dos magistrados y con el voto en contra del presidente de la Sección, que aboga por el ingreso en prisión de los cinco condenados
  • Los acusados esperarán la resolución en firme del Tribunal Supremo en libertad
 

De nuevo con sus magistrados divididos por dos a uno y de nuevo con un voto particular contrario, la Sección Segunda de la Audiencia Provincial de Navarra ha acordado mantener en libertad a los cinco condenados a 9 años de prisión por un delito continuado de abuso sexual con prevalimiento perpetrado en Pamplona el 7 de julio de 2016.

En una ajustada decisión de dos votos contra uno, los jueces desestiman la prisión provisional solicitada por la Fiscalía, la acusación particular ejercida por la víctima y las dos acciones populares, el Ayuntamiento de Pamplona y el Gobierno de Navarra. La petición se realizó después de que la Sala de lo Civil y Penal del Tribunal Superior de Justicia de Navarra confirmara -también con dos votos particulares- el pasado diciembre la condena impuesta en abril por la Sección Segunda de la Audiencia.

En esta ocasión, uno de los tres jueces, el presidente de la Sección Segunda, José Francisco Cobo, ha sido el autor del voto particular en el que aboga por decretar la prisión provisional sin fianza de los encausados.

El riesgo de fuga y la posible reiteración delictiva han sido las claves sobre las que han tomado la decisión los magistrados, que finalmente han considerado que las circunstancias del caso no han cambiado lo suficiente como para considerar la prisión provisional.

La sentencia revisada por el TSJN, que puede ser recurrida ante el Tribunal Supremo, se conoció el pasado 5 de diciembre y poco después, el 7 de diciembre, el Ministerio fiscal presentó un escrito ante la Audiencia de Navarra solicitando el ingreso en prisión de los cinco condenados, al que siguieron las acusaciones particular y populares.

La fiscal insistía en pedir el ingreso en prisión al entender que “una vez confirmada la condena de nueve años de prisión, la no modificación de los llamados ‘hechos probados’ por el Tribunal Superior de Justicia al resolver el recurso de apelación, y las especiales características del recurso de casación hacen necesario asegurar el cumplimiento de dicha condena de nueve años de prisión”.

Se trata, añadía, de “evitar la posibilidad de que los penados se sustraigan a la acción de la Justicia, haciendo ilusoria dicha condena”.

Tribunales divididos y votos particulares

La división de los magistrados y los votos particulares han sido una constante en el recorrido judicial de la manada, que deberá afrontar en última instancia el Tribunal Supremo, ante el que todas las partes recurrirán: la defensa para solicitar la absolución y las acusaciones para que los jueces consideren agresión y no solo abuso los hechos.

José Francisco Cobo, presidente de la Sección Segunda que hoy ha emitido su voto particular por el reingreso en prisión de los condenados, se une así al mismo procedimiento utilizado por dos magistrados para expresar su opinión personal cuando el Tribunal Superior de Justicia de Navarra corroboró la pena de 9 años por abuso y no la elevó a agresión sexual el pasado mes de diciembre.

Entonces, tanto el presidente del TSJN, Joaquín Galve como el también miembro del pleno del TSJN Miguel Ángel Abárzuza se desmarcaron de sus otros tres compañeros al considerar que los hechos juzgados sí constituyen un delito de agresión sexual, lo que habría elevado las penas hasta los 14 años de cárcel. Ambos aprecian intimidación y no solo prevalimiento en la conducta de los acusados con la víctima durante los hechos.

En la revisión de la condena, el TSJN también pidió a la Sección Segunda que abordar de nuevo el delito contra la intimidad por el que fueron absueltos en primera instancia.

Pero ya desde la sentencia original dictada en el mes de abril se contó con el desmarque de uno de los tres magistrados de la Sección Segunda, Ricardo González, pero en sentido contrario, en el de querer absolver a los acusados al apreciar sexo consentido en los vídeos aportados.

Los cinco condenados quedaron en libertad el 22 de junio del pasado año tras abonar cada uno una fianza de 6.000 euros.

Puedes dejar tu comentario con Facebook

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Translate »