jue. Mar 21st, 2019

Sánchez pasa a la ofensiva en Catalunya: tres ministros advierten por carta a la Generalitat sobre la dejación de los Mossos

  • Los responsables de Interior y Fomento y la vicepresidenta Carmen Calvo piden explicaciones al gabinete de Torra sobre la inacción del fin de semana
  • El Gobierno anuncia medidas para garantizar la seguridad en Catalunya tras el corte de la AP-7 y la apertura de los peajes sin que los mossos recibieran ninguna orden
  • “Habrá consecuencias por parte del Gobierno”, avisa el PSOE, que califica la situación de “irrespirable”
  • El presidente va un paso más allá a la hora de marcar distancias con los independentistas tras el hundimiento de los socialistas en Andalucía y el auge de Vox

Tres cartas al Govern de todos los ministerios implicados. El de Fomento, que dirige José Luis Ábalos, responsable de las infraestructuras, el del Interior, Fernando Grande Marlaska, y la vicepresidenta, Carmen Calvo, encargada de la coordinación del Gobierno, se han dirigido por escrito a la Generalitat con tono admonitorio para que explique la dejación de funciones de los Mossos durante las protestas de los CDR el fin de semana que mantuvieron cortada la AP-7, una de las principales arterias de Catalunya.

Las misivas, según ha adelantado  El País, no amenazan con acciones concretas pero destilan un tono de advertencia al Govern de Quim Torra.  “Me dirijo a ti para trasladarte nuestra inquietud”, avisa la vicepresidenta al número dos de la Generalitat,  Pere Aragonés.  “Aparentemente ha existido una dejación de las funciones que tiene atribuidas ese Gobierno, con consecuencias para la seguridad pública”.

La misiva de Calvo esgrime una de las razones que facultarían al Gobierno para tomar el control de los mossos en Catalunya.  El artículo 38.2 de la Ley de Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado en su artículo 28 abre la puerta a la intervención “de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, cuando bien a requerimiento de las autoridades de una Comunidad Autónoma, o bien por decisión propia, lo estimen necesario las Autoridades estatales competentes para vigilar los espacios públicos, proteger las manifestaciones y mantener el orden en grandes concentraciones humanas”.

Aunque nadie del Gobierno ha invocado directamente este artículo de la ley, Calvo ya había lanzado ese aviso la mañana del martes, desde Andalucía, donde dijo que “habrá consecuencias” si la policía catalana repite la inacción del fin de semana.

Fuentes del ejecutivo consultadas por eldiario.es aseguran que el ministro de Interior será el encargado de marcar mañana la hoja de ruta del Gobierno para corregir la inacción de los mossos d´escuadra durante el fin de semana. Fernando Grande Marlasca tiene previsto asistir a la sesión de control al Gobierno en el Senado y en el Gobierno esperan que en ese momento se de un paso más en la amenaza ante Torra.

Fuentes del Govern han confirmado a eldiario.es que han recibido las cartas y que responderán mañana a las advertencias del Ejecutivo de Pedro Sánchez. Se repite la liturgia aplicada por Rajoy de comunicarse por escrito con el Govern antes de actuar sobre sus competencias. Rajoy lo hizo poco antes de aplicar el 155 y ahora Sánchez parece estar haciendo lo mismo pero sin haber previsto una reacción posterior tan rotunda.

El conflicto no se circunscribe solo a los cortes en la autopista.  El president de la Generalitat reclamó una purga en los mossos por las cargas contra los Comités de Defensa de la República (CDR) y su llamamiento a la “vía eslovena” para lograr la independencia han llevado a Pedro Sánchez a decir basta. El PSOE cree que la situación en Catalunya es “irrespirable” y el Gobierno ha endurecido el tono: se dispone a incrementar la presión sobre el Govern de Quim Torra. El Gobierno ha encontrado la excusa para ese cambio de estrategia en la inacción de los mossos durante la jornada del sábado en la que la AP-7 en Tarragona estuvo cortada quince horas o ante la apertura de los peajes este domingo.

“Habrá consecuencias”, advierten los socialistas. La vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo,  ha anunciado que se tomarán medidas para que las situaciones que se han vivido este fin de semana no se vuelvan a producir. En Moncloa ponen el foco en la policía autonómica ante la orden de no actuar contra los CDR y consideran que la posición de la Generalitat frente a esas células es “antidemocrática”. Los socialistas quieren evitar el vacío de poder frente a los CDR.

“La inhibición de los cuerpos de seguridad autonómicos es una demostración de irresponsabilidad”, señalan fuentes de Moncloa. El PSOE carga también contra Quim Torra por cuestionar la actuación policial contra los CDR en una movilización la pasada semana. La beligerancia choca con la respuesta que dio el viernes la portavoz del Consejo de Ministras, Isabel Celaá, que evitó pronunciarse sobre los protocolos de actuación por no ser la administración correspondiente, aunque sí censuró las manifestaciones violentas.

La tensión resurge en Catalunya y el Gobierno es consciente de que puede venírsele en contra. Los socialistas ya endurecieron su discurso este fin de semana cuando Torra apeló a la  vía eslovena como forma para llegar a la independencia. En Eslovenia murieron decenas de personas y cientos resultaron heridos en un enfrentamiento con el ejército serbio tras la declaración unilateral de independencia.

Aún así, para el Ejecutivo esas declaraciones no pasan del plano “especulativo”, según lo ha considerado la vicepresidenta. “Parece llamar a una insurrección, pero lo que cuentan son los hechos”, ha declarado el ministro de Exteriores, Josep Borrell. Durante todo este tiempo, el Gobierno ha sostenido que el Govern no ha cometido ninguna ilegalidad que conlleve la aplicación del 155. “Rajoy lo activó cuando se había producido una declaración unilateral de independencia”, recuerdan fuentes socialistas.

Aunque la portavoz del Comité Electoral, Esther Peña, no lo ha descartado y ha asegurado que al PSOE “no le temblará la mano” para aplicar ese precepto constitucional que conlleva la intervención de una autonomía, la vicepresidenta ha asegurado que el 155 es “excepcional” y “la última medida a la que hay que llegar”. Desde Moncloa aseguran que se trata de una solución extraordinaria: “No es una medida prevista para cada rueda de prensa de PP, Ciudadanos y Vox”, dicen fuentes monclovitas.

No obstante, la presión sobre Sánchez también ha crecido por el flanco derecho desde las elecciones andaluzas. Aunque en Moncloa aseguran que la situación en Catalunya no ha sido el principal factor del hundimiento del PSOE en Andalucía, en una parte importante del partido sí creen que la estrategia con respecto a los independentistas sí ha pasado factura.

De hecho, Sánchez ha cambiado su estrategia tras las elecciones regionales al decidir llevar los Presupuestos Generales del Estado al Congreso para que ERC y PDeCAT se retraten. Aunque en el Gobierno celebrarían su aprobación porque les permitiría agotar la legislatura, los socialistas  buscan también marcar distancias con los que fueron sus aliados en la moción de censura. El hombre fuerte de Sánchez en el Gobierno, José Luis Ábalos, también reconoció que hasta cierto punto la “propaganda” y la “mentira” sobre su alianza con los independentistas –que asegura es inexistente– sí pudo calar en una parte del electorado.

PP, Ciudadanos y también Vox llevan meses con un duro discurso hacia Catalunya. Pablo Casado y Albert Rivera han pedido la aplicación del 155 en numerosas ocasiones, incluida la huelga de médicos de hace un par de semanas. En esta ocasión, el PP ha reclamado al Gobierno que intervenga los mossos a través de la Ley de Seguridad Nacional.

Esa es una opción que tampoco ha descartado la portavoz del PSOE, que ha asegurado que se tomarán las medidas oportunas dentro del “marco competencial del Gobierno” para garantizar la seguridad en Catalunya. Antes de que se aplicara el 155 en 2017, Rajoy ya barajó la opción de esa normativa, que permite al Gobierno, a través de un real decreto del presidente, arrogarse las competencias en materia de seguridad en determinadas circunstancias. En Moncloa, donde este lunes se estudiaban las medidas legales junto a los servicios jurídicos, dicen que la declaración de una situación de interés para la Seguridad Nacional es una de “un amplio abanico”.

Los altercados protagonizados por los CDR también han provocado la reacción de la Asociación Profesional Independiente de Fiscales (APIF), que ha reclamado a la fiscala General del Estado, María José Segarra, que ordene “directamente” a los Mossos d’Esquadra que actúen contra los disturbios.

También los sindicatos de la Policía han pedido que la Fiscalía investigue las “órdenes políticas” para que los mossos no actuaran y, además, avisan del potencial riesgo que, en este contexto, puede suponer para la seguridad la llamada a la movilización para boicotear el Consejo de Ministras del 21 de diciembre en Barcelona, informa Europa Press. Corresponde a la Policía Nacional la seguridad de los miembros del Gobierno.

Los últimos acontecimientos han evidenciado, no obstante, los distintos criterios dentro de la Generalitat con respecto a los CDR y a la vía para lograr la independencia. Mientras Torra apelaba a la fórmula de Eslovenia y alienta a los CDR, ERC ha defendido la forma escocesa –a través de un referéndum pactado–: “La república no se construye con capuchas ni con la cara tapada”, ha reprochado el presidente del Parlament, Roger Torrent. De hecho, el president se ha visto obligado a dar marcha atrás en su intención inicial de cambiar a los mandos de los mossos por las cargas la semana pasada.

 
Puedes dejar tu comentario con Facebook

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Translate »