vie. Mar 22nd, 2019

Medio Ambiente inicia los trámites para considerar al guincho como especie en peligro de extinción

1. Águila pescadora. Foto, B. Rodríguez

● En Canarias solo quedan siete parejas de este ave rapaz cuya supervivencia se encuentra actualmente en riesgo

● Las molestias ocasionadas por embarcaciones de recreo y motos acuáticas están entre sus principales amenazas

La Consejería de Política Territorial, Sostenibilidad y Seguridad, a través de la Viceconsejería de Medioambiente, ha iniciado el procedimiento para incluir al guincho (Pandion haliaetus) en la categoría ‘en peligro de extinción’ dentro del Catálogo Canario de Especies Protegidas.

Actualmente, el guincho tiene la calificación de especie ‘vulnerable’, por lo que se ha iniciado el trámite de consulta pública, a través del portal www.canariasparticipa.com, como paso previo a la modificación del decreto que regulará su nueva clasificación.

Los últimos seguimientos efectuados sobre la población del águila pescadora, como también se denomina a este ave rapaz, apuntan a que actualmente solo quedan en Canarias siete parejas distribuidas entre La Gomera, Tenerife y el islote de Alegranza, de las que únicamente en un par de ellas se ha constatado nidificación.

Un equipo de ornitólogos perteneciente al Grupo de Ornitología e Historia Natural de las Islas Canarias (GOHNIC) ha realizado, por encargo de la Viceconsejería de Medio Ambiente, un estudio sobre el número de parejas, distribución, reproducción, amenazas y conservación de esta especie en las Islas durante la temporada de cría de 2018 (marzo-julio). Este trabajo, que ha sido cofinanciado por el Programa Operativo FEDER Canarias (2014-2020) de la UE, ha permitido actualizar la información sobre la situación de esta emblemática rapaz en el Archipiélago y será una herramienta fundamental que será empleada como base de partida a su futuro plan de conservación.

Según constata el citado estudio, los principales amenazas a las que se enfrenta esta especie en Canarias están relacionadas con las molestias en las zonas de cría, principalmente producidas por embarcaciones de recreo y motos acuáticas, la práctica de la pesca desde la orilla en enclaves próximos a los nidos o por excursionistas.

También suponen un factor de riesgo para su supervivencia los tendidos eléctricos y los aerogeneradores, el enmallamiento en redes abandonadas y en instalaciones de acuicultura, o la sobrepesca que experimentan algunas zonas del Archipiélago.

Una vez finalice el procedimiento para incluir al guincho en la categoría ‘en peligro de extinción’, y en cumplimiento de la Ley del Patrimonio Natural y de la Biodiversidad, se deberá adoptar un plan de recuperación en un plazo máximo de tres años, dentro del cual se designarán áreas críticas con el objetivo de regular las actividades que presionan y afectan negativamente a esta especie.

Asimismo, en las áreas críticas y en las áreas de potencial expansión del guincho se deberán fijar medidas de conservación e instrumentos de gestión específicos que eviten las afecciones negativas.

El guincho es una rapaz especialista en la captura de peces y su población se encuentra ligada a hábitats acuáticos con abundancia de presas. En Canarias, sitúa sus nidos en acantilados costeros y roques cercanos a tierra, en áreas a sotavento, a una altura generalmente considerable.

Puedes dejar tu comentario con Facebook

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Translate »