jue. Mar 21st, 2019

Encuaderna tu libro: abriga tu prosa

Habrá mucha gente que se pregunte qué sentido tienen los libros de papel en pleno siglo XXI, casi entrando en su tercera década, cuando estamos rodeados por todos lados de diferentes aparatos en las que podemos leer cualquier texto que queramos con solo hacer click en un ratón o apretando en una pantalla. Pues por la misma razón que seguimos viendo cara a cara a la gente que amamos en vez de conformarnos con wasapearlos o mandarles mensajes por Facebook o por Skype. Porque el tacto del papel, su textura, su peso, su olor y sobre todo su encuadernación añaden un plus a la experiencia del libro.

Por eso te recomendamos encuadernar libros: cuando vayas regalarlo a alguien especial, cuando anheles que algo que escribiste vea la luz, o cuando quieras que una obra sea especialmente valorada por la organización a la que se la vas a enviar. Puedes ordenar que te lo encuaderne alguna de las empresas que en Internet se dedican a ello, o puedes hacerlo tú mismo. Le dará un toque único y personal que aumentará el valor y el impacto del texto.

La encuadernación es el proceso por el que se unen las hojas de papel de un libro (por distintos métodos como el pegado, el grapado o el cosido) y se le añade una cubierta (de distintos materiales de los cuales los más frecuentes son la tela, la piel, el cartón o el papel) para identificar el libro y preservar el contenido de las caídas, de la humedad o de otras inclemencias que puedan afectarlo. A continuación, te vamos a describir las formas más populares de encuadernación para que tú mismo decidas en función del tipo de obra, del uso del volumen o del presupuesto del que dispongas.

Encuadernación fresada

También conocida como encuadernación rústica fresada. Es un tipo de encuadernación económica de las de tapa blanda que recurre al pegado como método para fijar las hojas entre ellas, y entre las hojas y el lomo. Las cuartillas de papel del libro se imprimen individualmente y después se agrupan en un taco respetando el orden numérico de la publicación. Las páginas se unen tal cual con el lomo como mencionábamos, pero para que la cola haga mejor su efecto se fresan las páginas por el lado en que se unirán al lomo. Fresar significa que se raspan, para que la superficie sea un área rugosa en donde la cola pueda penetrar con más facilidad y sea más efectivo el pegado de las hojas. Esta es la forma de encuadernación ideal cuando disponemos de poco dinero; por el contrario, al ir las páginas pegadas, el riesgo de que se desencole con el tiempo es mayor que con otros métodos. La cubierta es de cartulina u otro material blando del mismo estilo. Hay otra clase de encuadernación fresada que utiliza pegamentos de alta densidad que garantizan una mayor duración del libro, y que se denomina rústica fresada PUR.

Rústica cosida

Es el otro tipo de encuadernación de tapa blanda, aunque como su nombre indica el método de fijación es el cosido y no el encolado. Al contrario que en la fresada, aquí las páginas no van sueltas sino en cuadernillos. Los distintos pliegos van cosidos los unos a los otros y esto es lo que hace a esta encuadernación más resistente y duradera que la anterior. Sin embargo, el conjunto de todos los cuadernillos no se cose al lomo, sino que se pega con cola caliente. Si tu presupuesto te permitirte pagar algo más que por una rústica pegada, ésta es tu elección.

Tapa dura

También llamada cartoné, es la tercera gran forma de encuadernar los libros en la actualidad. Si lo que queremos es algo duradero y con prestancia, deberemos optar por la tapa dura. Claro está, el precio y el tiempo de elaboración son mayores que con los métodos anteriores. La base de la cubierta la compone un tipo de cartón rígido de bastante espesor (unos 2 mm). Este cartón se recubre por dentro y por fuera para protegerlo y embellecerlo. La parte exterior se denomina forro y puede ser de papel o de algún material plástico o satinado. La parte interior se llama guarda. Con el libro abierto por ambos lados (formando una T), las guardas, vistas de forma transversal, tendrían la forma de la letra griega gamma (Γ), yendo una parte pegada a la cubierta y la otra a la primera o última página del libro. Hay ediciones de tapa dura tanto cosidas como pegadas (también llamadas a la americana).

Por supuesto, hay más formas de encuadernar: con anillas, con espirales, con fásteners, con grapas y con distintas formas de cosidos. Todas ellas tienen un propósito y se ajustan mejor a unas publicaciones que a otras. Cada libro requiere una cubierta y una encuadernación propia de la misma manera que cada libro tiene un título distinto. La encuadernación acerca el libro al lector y, al mismo tiempo, lo protege del medio. Es el colofón de la obra y lo primero que se ve, es el abrigo y la cremallera que abre el libro a su lectura. Elige con cuidado la encuadernación de tu libro para que tu libro sea elegido por los lectores.

 

 

Puedes dejar tu comentario con Facebook

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Translate »