dom. Mar 24th, 2019

Autoentrevista Filosófica, XXV

Es imposible abarcar la inmensa cantidad de temas, que existen en el mundo social, en el mundo de la naturaleza, en el mundo mental del ser humano. Pero tenemos la obligación de intentar entrar en el máximo número de preguntas posibles.

P. ¿Dicen que en cuestiones sociopolíticas la población bien informada no llega al veinticinco por ciento en Occidente?

R. Es una vuelta al mismo tema que ya Ortega planteaba, o dicen que lo hacía, “que si él, él tenía solo un voto igual que el carbonero”.

Y a Ortega hay que decirle, que su bisabuelo, quizás también era carbonero en cuestiones de política. Y que el carbonero y su hijo, si la cosa se complica, lo llevan a los frentes y a los campos de concentración, que los no-carboneros han diseñado o creado o incentivado o planteado. Y que el carbonero si se le enseña, y ahora hay medios suficientes, pueden entender, cientos de cuestiones de política, economía, sociología, y temas conexos. Pero la gran pregunta, no es esa, es la siguiente, aunque existe enseñanza oficial y pública y gratuita, a toda persona, al menos a nivel primario y secundario, ¿de verdad se quiere enseñar al pueblo, que sepa suficiente economía y política y demás cuestiones…? ¿O se le tiene al pueblo, al menos por parte de muchos grupos, en una situación de duermevela, de semisueño, que saben algo y al mismo tiempo, no saben nada…? ¿Es decir, no sabemos nada o casi nada…?

P. ¿Por otro lado, es el pueblo tan ignorante como pensamos, sin negar que seamos ignorantes…?

R. A veces, da la sensación, que en el fondo, para muchos colectivos e ideologías, el pueblo es algo que sobra, o que podría ser prescindible.

Pero el pueblo trabaja todos los días, la inmensa mayoría de ellos, el pueblo tiene nuevos hijos, la inmensa mayoría de ellos, el pueblo tiene sufrimientos y angustias penas, e intentan vivir y sobrevivir con los huracanes de la historia y de las sociedades, el pueblo y cada individuo del pueblo, muchos colectivos, piensan que tienen alma inmortal, y en refrán castellano, al tener alma inmortal, el rey y el último del pueblo, son iguales, tienen la misma dignidad.

P. ¿Hay errores en la democracia, en la práctica de la democracia, en los votantes…?

R. Si hay muchos errores, y muchos aciertos, muchas verdades y muchas no-verdades, y mucho de todo. Pero quizás uno, uno que no se aborda, es la pregunta: ¿por qué seriamente, usted cree ser de un color o ser de otro?

P. ¿Explíquese?

R. Por qué usted cree que es lo mejor para usted y para su sociedad, esa solución o programa político o sociopolítico.

O planteado de otra manera, dentro de sus limitaciones, es usted totalmente racional en sus aportaciones conceptuales o en sus preferencias. O qué motivos le han llevado a usted ser de un color o ser de otro.

P. ¿Por qué….?

R. De verdad usted piensa en el bien propio y de su familia, y, o al mismo tiempo en el bien de su sociedad, en estos momentos.

O por el contrario es usted del color A, porque está en contra del color B, o viceversa, pero no está de acuerdo con el color A, porque cree que es el mal menor, o el bien mayor, sino por endoculturación o por herencia familiar ideológica, usted está en contra de los otros, y por tanto se pone al lado de los suyos.

P. ¿Qué quiere decir…?

R. ¿Qué y por qué, una cosa nos parece real y evidente y verdadera?

¿Por qué una solución y opción sociopolítica nos parece la más verdadera y la más conveniente, para nosotros como individuos, como familia, como sociedad, como región, como Estado?

P. ¿Cuál es el grave problema de las personas en relación a la política…?

R. Creo que uno de los mayores problemas y es la fuente de casi todos los conflictos, es no darle al otro, a la otra persona, la posibilidad de que aunque piense contario a ti, puede que lleve algo de razón. Creo que ese es el principio del mal en sociopolítica. Uno, tiene derecho a defender sus opiniones o ideas o sistema social y político, pero también el otro tiene el derecho. Dicho de otro modo, el mal, es intentar obligar al otro, por la fuerza de la ley, a que crea en lo que tú crees, y no darle la posibilidad, de que él, pueda rectificar o matizar esa obligación o esa ley.

P. ¿Entonces…?

R. Una democracia funciona porque hay posibilidades realidades de alternancia, o dicho de otro modo, que un sistema ideológico equis, sea de un color o sea de otro, no está en un territorio equis, región o sociedad o Estado, más de diez años en el poder, más de dos o tres legislaturas…?

P. ¿Por qué…?

R. Porque cuando un sistema ideológico equis, en democracia, aún más en no-democracia, está más de diez o doce años, tres o cuatro legislaturas, el mismo sistema democrático, empieza a adquirir errores estructurales y coyunturales muy graves.

Diríamos que la historia lo muestra y lo demuestra hasta la saciedad…

P. ¿Entonces que hacer…?

R. Educar al pueblo, de verdad educar al pueblo, en cuestiones básicas y mínimas de economía, de política, etc., que lo hagan no partidos políticos, sino catedráticos de todas esas materias, programas de televisión a horas de gran audiencia, que en cinco o diez minutos, un gran experto en tal materia o en otra, nos explique aspectos mínimos y esenciales de todas esas materias…

http://twitter.com/jmmcaminero © jmm caminero (07-25 diciembre 2018 cr).

Puedes dejar tu comentario con Facebook

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Translate »