Trump no fue tan decisivo en las elecciones como cree: solo el 28% de los candidatos a los que apoyó han ganado

  • “A aquellos que han trabajado conmigo en estas increíbles elecciones, abrazando determinadas políticas y principios, les ha ido muy bien. Aquellos que no, ¡adiós!”, publicó el presidente tras perder el control del Congreso
  • Trump apoyó a candidatos en distritos republicanos y su índice de éxito es el más bajo respecto a otras grandes figuras nacionales como Mike Pence, Bernie Sanders, Barack Obama y Joe Biden, que también apoyaron a otros candidatos

“A aquellos que han trabajado conmigo en estas increíbles elecciones de mitad de mandato, abrazando determinadas políticas y principios, les ha ido muy bien. Aquellos que no, ¡adiós!”. Ese fue el primer tuit de Donald Trump tras levantarse el miércoles. Se fue a la cama sabiendo que iba a perder la Cámara de Representantes, pero tras unas pocas horas de sueño ya tenía todo su discurso pensado.

Horas después de aquel tuit, el presidente dio una rueda de prensa en la que aprovechó para mofarse de candidatos republicanos moderados que no se habían hecho la foto con él y que habían perdido. Lo cierto es que el Partido Republicano que sale de estas elecciones se parece más a Trump –es más nacionalista y radical–, pero su discurso no es verdadero. Trump no fue tan decisivo como cree.

El prestigioso  think tank estadounidense Brookings ha analizado aquellos distritos donde hizo campaña Trump, así como los resultados de los candidatos a los que apoyó públicamente. El resultado contradice el discurso del presidente como sinónimo de éxito. En primer lugar, Trump apoyó a candidatos en distritos principalmente republicanos –con una media de 7,6 puntos a favor del Partido Republicano, según el Partisan Voter Index (PVI), que compara la tendencia política de cada distrito respecto a la media nacional–. Trump apoyó a 75 candidatos y solo ganaron 21, con una ‘efectividad’ del 28%, el índice de éxito más bajo comparado con otras grandes figuras nacionales como Mike Pence, Bernie Sanders, Barack Obama y Joe Biden.

El vicepresidente Mike Pence, por ejemplo, apoyó a candidatos en distritos mucho menos republicanos –con tan solo 1,7 puntos a favor de los conservadores en el PVI– y tuvo un índice de éxito de casi el 50%. De los 61 candidatos a los que apoyó, 27 ganaron.

Por su parte, Barack Obama y Joe Biden tuvieron un índice de éxito superior al 50%. El expresidente apoyó a 74 candidatos, de los cuales ganaron 39. Por su parte, Biden apoyó a 57 y 35 se hicieron con la mayoría. Por último, Bernie Sanders parece ser el político más influyente: de los 24 candidatos a los que apoyó, 16 consiguieron la victoria.

Hay un paso más allá del apoyo, y es hacer campaña por ellos. De nuevo, las cifras contradicen al presidente. Según el think tank estadounidense, para quien hacer campaña implica tener apariciones públicas con el candidato presente, el 58% de los candidatos para los que Trump hizo campaña han conseguido entrar en el Congreso. Pero, una vez más, el presidente solo hizo campaña en distritos fuertemente republicanos (+7,8 puntos). Obama, sin embargo, hizo campaña en distritos disputados y Biden lo hizo en distritos de tendencia republicana (+3,33 a favor del Partido Republicano) y obtuvieron un éxito del 54% y 61% respectivamente.

En cualquier caso, Trump parece contento de haberse deshecho de políticos republicanos moderados que no están próximos a su discurso nacionalista y de seguir dando forma a su imagen y semejanza al Grand Old Party.

eldiario.es

Puedes dejar tu comentario con Facebook

Otros artículos relacionados