Fracasa la creación de la mayor reserva marina protegida del mundo en el Antártico

  • La Comisión del Antártico pospone la propuesta, al menos, hasta la siguiente convención que se celebrará dentro de un año
  • La declaración requería unanimidad de los estados y no se ha conseguido. China, Rusia y Noruega votaron en contra, según Greenpeace
  • El proyecto pretendía proteger ambientalmente 1,8 millones de km2 en el Mar de Weddell, que limita con una de las zonas de pesca industrial de krill

Los planes para crear el  mayor santuario marino del mundo en la Antártida han fracasado. La Comisión del Antártico ha sido incapaz de aprobar la declaración de reserva para el Mar de Weddell durante su convención en la ciudad australiana de Hobart. La decisión requería unanimidad y no la ha habido.

“La propuesta ha sido objeto de mucha discusión. Los miembros de la Comisión seguirán trabajando en ella antes de ser considerada de nuevo en la reunión del próximo año”, ha explicado el organismo al acabar sus sesiones este viernes. La organización Greenpeace ha concretado más el proceso y asegurado que China, Rusia y Noruega “han votado en contra”. Bastaba con que un estado de los 25 implicados se opusiera para impedir el blindaje medioambiental de  1,8 millones de km2  del mar de Weddell.

La propuesta de santuario había partido de Alemania y el Gobierno español había apoyado explícitamente el proyecto mediante la ministra de Transición Ecológica, Teresa Rivera. Las mayores dudas que flotaban encima se referían al aprovechamiento comercial de las aguas antárticas, en especial, la pesca de krill (un pequeño crustáceo que multiplica su demanda para la producción de productos a base de aceite rico en omega 3).

La flota pesquera de esta especie en estas latitudes está compuesta sobre todo de buques rusos, chinos, noruegos o surocoreanos. La asesora política de Greenpeace, Laura Mellers ha analizado los votos negativos que han truncado la reserva: sobre Noruega ha dicho que “a pesar de estar de acuerdo en que este propuesta recogía la mejor ciencia posible, presentó su propio proyecto que dividía la zona en dos”. En el caso de China, explica que “ha obstruido todas las oportunidades para cooperar y crear la mayor área marina protegida del mundo” y acerca de Rusia no ha duda en afirmar que “solo persigue los intereses de la pesca industrial al tiempo que impide a la comisión cumplir con su mandato de crear una red de santuarios en el océano Antártico”.

eldiario.es

Puedes dejar tu comentario con Facebook

Otros artículos relacionados